Consejo de Familia: Un puente necesario

145

El origen de buena parte de los problemas que se atribuyen a las empresas familiares esta relacionado con el poder. En la empresa familiar los conflictos muchas veces giran alrededor del poder o la falta de éste, y se ven acentuados por el hecho de que en las familias empresarias conviven familiares que son empleados o gerentes, socios, o directores de la empresa con otros que no tienen ninguna de esas condiciones, aunque influyan de alguna u otra forma en la marcha de la empresa. Minimizar esas tensiones, aunar las sensibilidades de unos y otros y definir los grandes temas que afectan a la familia y empresa es el objetivo del consejo de familia, un órgano de gobierno de las empresas familiares que los expertos consideran clave para su éxito.

La función más importante del consejo es la de información. En las familias empresarias hay diferentes caros y el nivel de información entre todos ellos es heterogéneo. Un consejo de familia actúa como un órgano que genera transparencia.

El consejo de familia es el foro donde los familiares discuten los temas que afectan a la familia y la empresa, tales como el relevo generacional, la política general de la empresa o la formación y retribución de los familiares que trabajan en la empresa. Muchas veces se encuentran diferencias entre lo que debería ser este órgano de gobierno y lo que es en realidad. Aunque en la práctica muchas empresas se limitan a leer el balance y comentar los resultados, el consejo de familia debería ser una especie de senado para la empresa. Su tarea es definir las grandes líneas que después se implantarán en el día a día de la empresa a través de su directorio o comité ejecutivo. Pese a que el consejo de familia figura como recomendación en la propuesta de código de buen gobierno de las empresas familiares que elaboró el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) de España, la mayoría de las empresas familiares saben por experiencia que no se trata de una figura nueva. Formal o informalmente muchas las empresas familiares tienen un consejo de familia, aunque se trate simplemente de una reunión familiar en la que se habla de los temas que afectan a la familia y la empresa.

La función más importante del consejo es la de información. En las familias empresarias hay accionistas y no accionistas, gerentes y no gerentes, directores y no directores. El nivel de información entre todos ellos es heterogéneo y un consejo de familia actúa como un órgano que genera transparencia. Pero esta no es la única razón de su existencia. Impulsar la elaboración y aplicación del protocolo familiar, apuntalar el compromiso de la familia con la empresa o decidir los criterios generales para la formación de los miembros de la familia, no sólo como directivos, sino como directores o accionistas, son algunas de ellas.

El arte de un buen diseño organizativo en este tipo de empresas está en saber conjugar bien los órganos familiares y los de la empresa. Y eso no siempre es fácil, porque en las empresas familiares se tiende a confundir estos dos ámbitos.

El Orden del Día del Consejo de Familia
Información
: Una de las quejas habituales de los miembros de la familia que no trabajan en la empresa familiar es “A mí nadie me cuenta nada”. Informar a los familiares sobre la marcha de la empresa y sus resultados, sus operaciones más importantes, los nombramientos o cualquier otra incidencia importante, es una de las principales funciones del consejo de familia.

Sucesión: El momento en el que se hace necesario el consejo de familia es cuando los hijos de los fundadores llegan a la edad en la que comienzan a plantearse su entrada en la empresa. Así, plantear y definir las grandes líneas del relevo generacional es una de las principales funciones de éste órgano de gobierno.

Formación: Cuáles son los requisitos para desarrollar una carrera en la empresa, qué clase de formación deben recibir los miembros de la familia que quieran trabajar en la empresa y cual será su retribución, son cuestiones que deben figurar también en el orden del día.

Patrimonio: En general el patrimonio de las familias empresarias está constituido en buena medida por la empresa familiar, pero a menudo no se limita únicamente a éste. Informar y decidir aspectos relacionados con el patrimonio de la familia, tanto empresarial como el ajeno al negocio, es otro de los asuntos que debe tratar el consejo de familia.

Cultura: Los expertos aseguran que una de las claves de supervivencia de las empresas familiares es la transmisión intergeneracional de su cultura empresarial, siendo ésta otras de las importantes responsabilidades del consejo.

También te pueden interesar…

Artículo anteriorIsrael: Casos de Éxito en innovación
Artículo siguienteUn músico comprometido