¿Por qué las mujeres líderes están cambiando de trabajo?

Se trata de un fenómeno que está ocurriendo en Estados Unidos, pero que podría migrar a otros países. La información proviene del último informe "Mujeres en el lugar de trabajo" realizado por McKinsey, en asociación con LeanIn.Org.

 

Las mujeres líderes están cambiando de trabajo al ritmo más alto que jamás se haya visto, según indica el informe «Mujeres en el lugar de trabajo» realizado por McKinsey and Company, en asociación con LeanIn.Org.

Este informe es el resultado del estudio más grande de mujeres en las empresas estadounidenses y es el octavo año que se realiza. Reúne información de 333 organizaciones participantes que emplean a más de 12 millones de personas. Se realizaron encuestas a más de 40.000 empleados y entrevistas a mujeres de diversas identidades, incluidas mujeres de color, mujeres de la comunidad LGBTQ+ y mujeres con discapacidades, con el objetivo de obtener una mirada interseccional de los prejuicios y las barreras.

La investigación reveló que estamos en medio de una “Gran Ruptura”, donde las mujeres están exigiendo más del trabajo y están dejando sus empresas en cantidades sin precedentes para conseguirlo.

Las mujeres líderes están cambiando de trabajo a las tasas más altas que jamás hayamos visto, y a tasas más altas que los hombres en el liderazgo.

Según indica el informe, esto podría tener serias implicaciones para las empresas. Las mujeres ya están significativamente subrepresentadas en el liderazgo. Durante años, menos mujeres han ascendido de rango debido al «peldaño roto» en el primer paso hacia la gerencia. Ahora, las empresas luchan por mantener a las relativamente pocas mujeres líderes que tienen. Y todas estas dinámicas son aún más pronunciadas para las mujeres de color.

Las razones por las que las mujeres líderes se están alejando de sus empresas son reveladoras. Ellas son tan ambiciosas como los hombres, pero en muchas empresas enfrentan vientos en contra que indican que será más difícil avanzar: es más probable que experimenten microagresiones de menosprecio, como que se cuestione su juicio o que se les confunda con alguien más joven.

Es cada vez más importante para las mujeres líderes trabajar para empresas que prioricen la flexibilidad, el bienestar de los empleados y la diversidad, equidad e inclusión (DEI), remarca el informe de McKinsey.

Si las empresas no toman medidas, corren el riesgo de perder no solo a sus mujeres líderes actuales, sino también a la próxima generación de mujeres líderes.

Las mujeres jóvenes son aún más ambiciosas y valoran más trabajar en un lugar de trabajo equitativo, solidario e inclusivo. Están viendo a las mujeres mayores irse en busca de mejores oportunidades y están preparadas para hacer lo mismo. Exigen más de sus empresas y están cada vez más dispuestas a cambiar de trabajo para conseguirlo.

Tres factores principales están impulsando sus decisiones de irse:

1. Las mujeres líderes quieren avanzar, pero enfrentan vientos en contra más fuertes que los hombres. 

Tienen la misma probabilidad que los hombres de su nivel de querer ser promovidas y aspirar a puestos de alto nivel. En muchas empresas, sin embargo, experimentan microagresiones que socavan su autoridad y señalan que les será más difícil avanzar. Por ejemplo, son mucho más propensas que los hombres en el liderazgo a que sus colegas insinúen que no están calificadas para sus trabajos.

Las mujeres también son más propensas a informar que las características personales, como su género o ser madre, han influido en que se les niegue o se les pase por alto un aumento de sueldo, un ascenso o la oportunidad de salir adelante.

2. Las mujeres líderes están sobrecargadas de trabajo y son poco reconocidas. 

En comparación con los hombres en su nivel, las mujeres líderes hacen más para apoyar el bienestar de los empleados y fomentar el DEI, trabajo que mejora drásticamente la retención y la satisfacción de los empleados, pero que no se recompensa formalmente en la mayoría de las empresas. De hecho, el 40 por ciento de las mujeres líderes dicen que su trabajo en DEI no se reconoce en absoluto en las evaluaciones de desempeño.

Dedicar tiempo y energía a un trabajo que no es reconocido podría dificultar el avance de las mujeres líderes. También significa que están más limitadas que los hombres en el liderazgo. No sorprende que el 43 por ciento de las mujeres líderes estén agotadas, en comparación con solo el 31 por ciento de los hombres en su nivel.

3. Las mujeres líderes buscan una cultura de trabajo diferente. 

Son significativamente más propensas que los hombres líderes a dejar sus trabajos porque quieren más flexibilidad o porque quieren trabajar para una empresa que está más comprometida con el bienestar de los empleados y la DEI. Y en los últimos dos años, estos factores se han vuelto más importantes para ellas: tienen más de 1,5 veces más probabilidades que los hombres de su nivel de haber dejado un trabajo anterior porque querían trabajar para una empresa que estaba más comprometida con DEI.

Los factores que impulsan a las mujeres líderes actuales a dejar sus empresas son aún más importantes para la próxima generación de mujeres líderes. Las mujeres jóvenes se preocupan profundamente por la oportunidad de avanzar: más de dos tercios de las mujeres menores de 30 años quieren ser líderes sénior. Las mujeres jóvenes también son más propensas que las mujeres líderes actuales a decir que priorizan cada vez más la flexibilidad y el compromiso de la empresa con el bienestar y la DEI. Las empresas que no toman medidas pueden tener dificultades para reclutar y retener a la próxima generación de mujeres líderes.

Inspiring Women Leaders in the Digital Era premiará a startups que superen los 90 millones de dólares en valor

Amelia Balsamo: «España tiene un gran porcentaje de mujeres en tecnología»

Artículo anterior3 razones por las que las personas introvertidas pueden ser grandes líderes
Artículo siguienteCómo transitar hacia el trabajo híbrido en cinco pasos