«No es lugar para mujeres», un libro que contradice su propio título

La crónica cuenta la historia de las doctoras Louisa Garrett Anderson y Flora Murray, médicas que auxiliaron soldados durante la Primera Guerra Mundial.

22
No es lugar para mujeres

«No es lugar para mujeres.» ¿Cuántas veces hemos escuchado esta muletilla exasperante? Aún cuando no sea proferida por un interlocutor directo, seguramente provoque en nosotras la misma reacción desafiante que, a principios del siglo XX, impulsó a las médicas británicas Flora Murray y Louisa Garrett Anderson.

A pesar de que en su país las mujeres no podían atender a hombres, las capacidades médicas y organizativas de Murray y Garret Anderson resultaron ser impresionantes.

Asimismo, la frasecilla ha tenido, al menos, un buen uso. La escritora Wendy Moore se ha valido de ella para narrar una historia inspiradora. En tiempos como los actuales, en los que la pandemia de la COVID 19 requiere de los esfuerzos titánicos de miles de médicas y enfermeras, esta crónica adquiere especial significación.

Vale destacar que las dos protagonistas de este libro lo dejaron todo cuando estalló la Primera Guerra Mundial. Incluso suspendieron su lucha activa por el derecho al voto de la mujer. El conflicto las llevó hasta Francia, donde crearon dos pequeños hospitales militares.

Un poderoso equipo de mujeres

A pesar de que en su país las mujeres no podían atender a hombres, las capacidades médicas y organizativas de Murray y Garret Anderson resultaron ser impresionantes.

Estas condiciones dieron sus frutos. En 1915, el Ministerio de la Guerra les pidió que regresaran a Londres y pusieran en marcha un nuevo hospital militar en un enorme y antiguo hospicio abandonado.

Dras. Louisa Garrett Anderson y Flora Murray

Allí consiguieron lo imposible: crearon y dirigieron un hospital de 573 camas cuyo personal estaba formado exclusivamente por mujeres: médicas, cirujanas y enfermeras.

Durante los siguientes cuatro años, recibieron a 26.000 heridos y desarrollaron técnicas completamente nuevas para lidiar con lesiones complejas.

El hospital de mujeres fue el más eficaz de la Gran Guerra” – Wendy Moore

Más adelante, cuando la guerra estaba acabando y apareció la gripe española, el hospital cerró sus puertas. En ese momento, Flora y Louisa volvieron a escuchar la fatídica sentencia: No es lugar para mujeres.

«No es lugar para mujeres» (Crítica, 2021) es un libro escrito para contradecir su propio título. De hecho, Wendy Moore, su autora, es periodista y ha publicado cuatro libros sobre historia médica y social.

Artículo anteriorSilvia Sanz Torre dirige este domingo el concierto ¡Viva la Zarzuela!
Artículo siguienteDos Top100 dialogan en el podcast «From Dirge to Dirge»
Perfil Oficial de Mujeres y Cia