Más autónomos en Europa, menos en España

257

Según datos de Eurostat, valorados por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), España lideró la pérdida de autónomos en toda Europa, con un descenso de 75.300 autónomos (-2.6%), durante el primer trimestre del año, lo que supone una pérdida de 836 autónomos diarios.

Los que tienen más autónomos

De los 32 países analizados por Eurostat, únicamente doce registraron aumentos en la afiliación de trabajadores por cuenta propia, destacando que entre éstos únicamente se encuentran dos de las grandes potencias económicas europeas: Alemania, que continúa con su ritmo estable de crecimiento y recuperación y cierra el trimestre con 133.200 nuevos emprendedores, lo que supone un crecimiento del +3,1%, e Italia, con 144.900 nuevos emprendedores (+2,7%).  Además de estas naciones, cabe destacar los aumentos en cuanto al número de autónomos que registraron Estonia (+4,9%), Suiza (+4,5%), Malta (+3,6%) y Lituania (+2,9%).

"Desde ATA llevamos mucho tiempo reclamando: la necesitad diferenciar a nivel europeo el concepto de autónomo y microempresa del de PYME a efectos de diseñar políticas sociales, de empleo, fiscales o de formación eficaces." Los que tienen menos autónomos

Porcentualmente, los mayores descensos los registraron Islandia (-11%), Luxemburgo (-10,5%) y Bélgica (-7,7%). Además de España, que vio reducir el número de autónomos un -2,6%, el trimestre tampoco ha sido bueno para países como Dinamarca (-5,4%), Portugal (-4,4%), Noruega (-4,2%), Rumania (-3,8%), Suecia (-2,6%), Irlanda (-1%), Reino Unido (-0,6%), Grecia (-0,6%), Francia (-0,4%) u Holanda (-0,1%), que también vieron descender el número de iniciativas emprendedoras y registraron descensos en el número de autónomos.

En España las personas físicas tienen más peso

El informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos analiza por primera vez la estructura empresarial española, atendiendo a la forma jurídica, y la compara con el resto de Europa.

Las cifras ponen de manifiesto como España es un país de pequeñas empresas, de autónomos: el 61,1% del total de actividades y negocios profesionales que hay en España están a nombre de una persona física, frente al 38,9% del total de actividades empresariales tienen una forma societaria (SL, SA…).

Este porcentaje muestra como en el tejido empresarial español prevalecen las personas físicas, los autónomos propiamente dicho, al igual que sucede en el total europeo, donde el tejido empresarial está conformado en un 54,9% por personas físicas y en un 45,1% por sociedades. Por lo tanto, en España las actividades empresariales regentadas por una persona física (el 61,1% del total) tienen mayor peso que en el resto de Europa (el 54,9%).

Sobre los empleadores

Finalmente, el análisis llevado a cabo por ATA analiza de entre el total de autónomos de cada país, cuántos son empleadores, es decir, tienen trabajadores contratados a su cargo, y cuántos son los no empleadores, es decir, trabajan en solitario sin personal a su cargo.

Los resultados no dejan de ser sorprendentes: el 71,9% de los autónomos europeos no tienen ningún trabajador a su cargo, frente a únicamente el 28,1% de los autónomos que sí tienen trabajadores.

En España, se sigue el mismo esquema: el 66,1% de los autónomos españoles – dos de cada tres -, según constata Eurostat, no tienen trabajadores a su cargo, frente a únicamente uno de cada tres, el 33.9% que sí es un autónomo empleador.

"Estos datos -señala Lorenzo Amor, Presidente de ATA demuestran y justifican lo que desde ATA llevamos mucho tiempo reclamando: la necesitad diferenciar a nivel europeo el concepto de autónomo y microempresa del de PYME a efectos de diseñar políticas sociales, de empleo, fiscales o de formación eficaces, y de que las organizaciones que representan a los autónomos deben de participar de forma activa en el diálogo social entre gobiernos, organizaciones sindicales y patronales representativas a nivel europeo, en aquellos temas o cuestiones prelegislativas que afecten a los trabajadores autónomos y no sólo en una fase posterior meramente consultiva, porque además de representar una parte del tejido empresarial europeo importantísima, la realidad es que los problemas y necesidades de este colectivo nada tienen que ver con los de las empresas de mayor dimensión".

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorVacaciones en familia
Artículo siguienteInvestigación: El ascenso de las mujeres según ellas mismas