Lorena Galeotti: “Yo hiper-ponderaba los valores masculinos”

699

La formación de base de Lorena Galeotti es la reumatología pediátrica y actualmente es la Jefa de Asesoría Médica en un laboratorio argentino, subsidiario de una empresa multinacional de genéricos. Desde este cargo comenzó a percibir barreras de género en su desarrollo profesional, lo que ella llama la "híper ponderación de los valores masculinos". Tiene dos hijas, tuvo la oportunidad de hacer un fellowship en Suecia, Göteborg, en el Hospital Queen Silvia’s dependiente de la Universidad de Salgrenska. Atípica, audaz, creativa, desestructurada, rebelde y tenaz, se describe a si misma como cabeza dura y muy dispuesta a reformularse todo lo que sea necesario.

¿Cómo llegó a su cargo actual?
Me formé en Reumatología con el Doctor Cuttica, quién a través del P.R.I.N.T.O. me dio la oportunidad de hacer el fellowship en Suecia, así que partí con mis niñas de 2 y 4 años, con una beca para una persona y una niñera argentina. En Suecia, tuve que alquilar un Departamento que costaba la mitad de la beca. Fue una experiencia dura, pero que requería de una gran templanza, así que me dediqué a experimentar y transitarla todo lo que podía. En los últimos dos meses, junto a una investigadora rusa hicimos un trabajo de investigación básica. Con mucha ayuda llegué a terminarlo y publicarlo, y fue mi primer acercamiento a esta disciplina. Mientras tanto apliqué a cuanto curso podía y aproveché todos los recursos que estaban a mi alcance, bibliotecas.

¿Cómo fue la vuelta a la Argentina?
Luego de pasar por una CRO (Clinical Research Organization), donde hice la primera inmersión en una organización empresarial, llegué casualmente a mi cargo actual: Jefe de Asesoría Médica en un laboratorio.  Si bien el cargo detenta cierta autoridad, en realidad, en esta empresa, el puesto carece totalmente de autonomía.

Creo que las organizaciones deberían tender a humanizarse y que este principio debería alcanzar a hombres y mujeres.
Atravesé un largo duelo por haber renunciado a la atención de pacientes, y me di cuenta que lo que me gustaba y para lo que yo sentía que tenía talento era la gestión. Además descubrí que un asesor médico cuyo principal interés siga siendo beneficiar al paciente, puede ser muy útil y ético, aun colaborando con las áreas comerciales y de marketing en todo lo que atañe a educación y estrategia, siendo fiel a los preceptos científicos y liderando proyectos en los cuales se priorice la seguridad de pacientes, el equilibrio entre  riesgos/beneficios  y la  transparencia.

¿Cuál es la situación de las mujeres en la industria farmacéutica?
Mi visión por el tipo de empresa en la que estuve, es muy sesgado. En esta empresa en particular las mujeres acceden a mandos medios, realizan todo el trabajo de sostén, mientras  que él área de toma de decisiones está liderada por varones. Esto ocurre principalmente en el área de marketing y particularmente en Argentina, no en otras áreas como legales,  regulatorio o planta que siguen más fielmente las normativas de la empresa multinacional.

¿Atravesó muchos obstáculos para obtener su posición?
El mayor obstáculo se dio ejerciendo el puesto en si mismo. El Departamento Médico está integrado por tres hombres, todos contratados part-time, y yo que desarrollo mis tareas full time.  Hasta el momento yo no había tenido plena conciencia de cómo incidían los temas de género en el desarrollo de mi carrera, en el Hospital estaba totalmente naturalizado que los jefes fueran hombres y las mujeres subalternas o con cargos similares. En general, las mujeres que llegaban a jefes de Servicio, lo habían hecho con armas masculinas y ejercían el poder de manera autoritaria. Tampoco estaban predispuestas a mentorear a otras mujeres.

¿Y eso cómo se cambia?
Con el tiempo me fui dando cuenta hasta qué punto la valorización de lo masculino era diferente y se iniciaba en  el seno familiar, aún en una familia que se consideraba de avanzada. No entendía aún en lo personal,  por qué a pesar de tanto esfuerzo, nada alcanzaba. Si bien yo siempre sentí una gran afinidad por los valores  y sentires femeninos, yo misma realizaba una híper-ponderación de los valores masculinos por la forma en que me relacionaba con ellos. Cuando tuve conciencia de esto y avancé con el tema, ya no hubo vuelta atrás y  mi percepción y entendimiento del tema crecieron de manera indeclinable. Entender fue definitorio y encontrar mujeres en mi camino expertas en este tema, me sostuvo y me ayudó a contener y a ayudar a otras mujeres. Sin duda el primer obstáculo a derribar en las mujeres con las que me he cruzado es la propia híper ponderación de los valores masculinos que ellas mismas tienen interiorizado.

¿Cuáles son sus estrategias para conciliar la vida personal con la laboral?
No considero haber alcanzado aún la sintonía perfecta entre la vida personal y laboral, la búsqueda permanece vigente. Para mi fue importante aceptar los límites, entender que hay un tiempo para cada cosa, y que la energía y el tiempo son principios físicos, tan sencillo como eso…que hay etapas en la vida de toda persona hombre-mujer tanto en lo laboral como en lo familiar (que a mi pesar son muy distintos).
En esta empresa en particular las muje
res acceden a mandos medios, realizan todo el trabajo de sostén, mientras  que él área de toma de decisiones está liderada por varones.

En mi jornada laboral me ocupo del trabajo, pero priorizo algunas cuestiones de mis hijas que sean impostergables. Creo que las organizaciones deberían tender a humanizarse y que este principio debería alcanzar a hombres y mujeres.

¿Le parece necesaria una regulación de cuotas para garantizar la presencia de mujeres en cargos de dirección?
Creo que la regulación de cuotas podría implicar una discriminación al revés, no creo que sea la forma de solucionar el problema. Creo que falta educación, a mujeres y a hombres, concientizar acerca de esta diferencia en la valoración de lo masculino y femenino. Lo que hay que garantizar es igualdad de oportunidades.

¿Cuál es su próximo desafío?
Hacer carrera internacional y compatibilizarlo con mi vida familiar- personal. Seguir creando conciencia, educar a mis hijas con perspectiva de género. 

Pin pon

Fecha y lugar de nacimiento: 10/11/70, nací de paso en Caseros, según mi madre, muy a mi manera, cuando yo lo decidí.

Estado civil: Soy separada de hecho, mi familia son mis hijas y mis amigos. Sigo buscando-esperando  un par…

Una frase que utilice habitualmente: Lo perfecto es enemigo de lo bueno. Ponerse en el lugar del otro. No excluir.

Admira en la gente: La humildad, el equilibrio, la autenticidad, la capacidad de búsqueda.

Qué cosas la motivan en el trabajo y en la vida: En el trabajo los desafíos, en la vida el amor en todas sus formas.

Un libro: El último encuentro de Sandor Marai y El libro de los amores ridículos de Milan Kundera

Una película: El Club de la Buena Estrella (de Wayne Wang) , Stanno tutti bene (con Marcello Mastroiani), Babel.

Una música: La Bersuit, Andrés Calamaro, Charlie, Freddy Mercury.

Una artista: Lola Mora.

Su plato preferido: Cualquier pasta con salsa y queso

Un lugar al que volvería: El Sur argentino.

Un perfume: Cualquiera floral y fresco

 

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Profesión, ciencia y arte en nuestra ZONA MUJERES?   

 

 

Artículo anteriorXunta de Galicia: empleos eminentemente masculinos
Artículo siguienteCCOO: `El gobierno renunció a la Igualdad´