`La voz de las mujeres tiene que estar donde se toman las decisiones´

103

María Gabriela Hoch es la fundadora de MGH Comunication Management. Proactiva, entusiasta, dinámica, ansiosa y enérgica, sabe que puede resultar agotadora. Trabajó ocho años en relación de dependencia y a partir de la crisis de 2001 decidió renunciar y fundar su propia firma. Aquí  nos cuenta lo fundamental que es tener una mentora, los costos de atreverse a conciliar y cómo se inspiró en Hillary Clinton para llegar a asumir la presidencia de Vital Voices Argentina. 

"Fue muy difícil tomar la decisión de fundar mi empresa. Renuncié pensando en tomarme un año sabático y llegué a hacer un master en gestión de las comunicaciones. Pero al poco tiempo una de las cuentas que yo manejaba, American Express, me llamó porque venía el número uno a nivel mundial de la compañía”, recuerda. La firma terminó apadrinando la fundación de su propia empresa, que ya lleva ocho años creciendo.

Mi mentora era la presidente de iVillage.com, un sitio de internet visitado por 17 millones de mujeres al mes, (seis meses antes había sido comprado por NBC Universal). Me encontré con una mujer número uno. ¿Cómo decidiste fundar MGH Communication Management?
Por casualidad, a raíz de una crisis. En 2001 trabajaba como directora general de prensa y comunicación de Hill & Knowlton, pero la crisis paralizó a todo, los clientes no sabían si se iban a ir del País, habíamos reducido nuestros ingresos para no echar gente… A los cuatro meses me llamaron de American Express porque venía el presidente mundial. Estuve dos meses con ellos y me apadrinaron. Actualmente, soy parte de Iprex, una red internacional con más de 50 oficinas en todo el mundo.

¿Cómo cambió tu actividad cotidiana desde que empezaste a trabajar por tu cuenta?
Absolutamente, porque mi actividad depende del número de proyectos. Los viernes trato de hacer home office (puedo estar presente en los actos escolares solamente ordenando mi agenda). Trato de que mis vacaciones coincidan con las de mis hijos.  

En tu experiencia, conciliar la vida personal con la profesional, ¿tiene un costo?
Por supuesto. Mi prioridad es compartir las vacaciones con mis hijos. Como estoy conectada, aunque esté en Dubai, si cumplo con las exigencias del cliente, a él le da lo mismo. Además, cuento también con mi equipo. Claro, si tengo una reunión impostergable, viajo. 

¿Cómo es tu equipo de trabajo?
Según los proyectos, sin que necesariamente estén full time en mi empresa. Aunque tengo staff (secretaria, ejecutivos), con la gente más senior hacemos como Joint ventures. Ahora estoy desarrollando algo relacionado con One shot: solía trabajar con clientes permanentes; aunque eso sigue funcionando, estoy enfocándome más sobre proyectos que empiezan y terminan. 

¿Trabajas mayoritariamente con mujeres?
Lamentablemente, sí. Ahora está de moda la diversidad, y quedo muy mal porque nosotros decimos que tiene que haber un 50% de mujeres; yo hago lo mismo pero al revés. (Risas) Pero no me sale. 

¿Cuál es la situación de las mujeres en tu sector: comunicación, relaciones públicas y prensa?
Somos la mayoría. De todas maneras, siempre hay hombres que destacan. El Consejo Profesional de las Relaciones Públicas ahora lo preside un hombre. 

Hillary Clinton nos decía, “ustedes sean embajadoras en sus propios países, lleven la voz de la mujer, tiene que escucharse tanto en el ámbito político, social, como económico. Donde se toman las decisiones, ahí tiene que estar su voz. Traten de impactar sobre las mujeres de sus países y empodérenlas” La asociación
¿Cómo llegaste a Vital Voices?
Conocí Vital Voices de tres maneras. Primero en 2007 la Embajada de Estados Unidos en Argentina me seleccionó para hacer un programa internacional de mentoreo con ellos y fui la primera argentina que viajó a hacer este programa. Estuve 30 días viviendo en EE.UU. Mi mentora era la presidente de iVillage.com, un sitio de internet visitado por 17 millones de mujeres al mes, (seis meses antes había sido comprado por NBC Universal). Me encontré con una mujer número uno, presidenta de la compañía en un come arround. Verla en acción, cómo atendía el teléfono, cómo participaba de una entrevista… fue verdaderamente muy empoderador. Lo que más me gustó fue ver que ella era una compañía de RR.PP. en persona. Se manejaba con toda su gente y con el mundo externo haciendo acciones de relaciones públicas. Para mí supuso un antes y un después. 

¿Y después?
En 2008 ellos tenían previsto hacer un Summit regional en Argentina y necesitaban una contraparte local para desarrollarlo, así que pensaron en mi empresa. Organizamos todo lo relacionado con prensa, comunicación y RR.PP. El evento fue el más importante que tuve en toda mi carrera: vinieron 250 mujeres de diferentes nacionalidades. Desde que pusieron un pie en Ezeiza, estuvimos a cargo de todo: traslado, cena con la Presidenta, vino Michelle Bachelet, coctail en la Embajada… Fueron cinco días extremos. 

¿Y la tercera?
Todas las acciones de la Embajada esperan un paid forward. Cuando nos juntamos con Hillary Clinton, éramos 32 mujeres de distintas partes del mundo. Ella nos decía, “ustedes sean embajadoras en sus propios países, lleven la voz de la mujer, tiene que escucharse tanto en el ámbito político, social, como económico. Donde se toman las decisiones, ahí tiene que estar su voz. Traten de impactar sobre las mujeres de sus países y empodérenlas”. Con ese legado una empieza a preguntarse cómo lograrlo. Hoy por hoy ocho mujeres participamos de ese programa internacional; el año pasado lanzamos el capítulo local y capacitamos, mediante un programa de mentoreo, a más de 70 mujeres. Hicimos una jornada de liderazgo femenino donde fueron más de 300 mujeres, una caminata de mentoreo y un coctail de lanzamiento en la Embajada de EE.UU. Tuvimos un crecimiento exponencial porque había necesidad de una organización como ésta. 

Ping pong

Otras actividades que ocupen tu tiempo: Trato de hacer gimnasia y bicicleta, me gusta cultivar la relación con mis amigas y con mi marido llevo una vida social muy activa. Además del triple rol -madre, empresaria y activista- hay un cuarto rol que es ser mujer, pareja.
Una frase que utilices habitualmente: Cuando uno organiza un evento, llega agotado; cuando termina, se distiende, y yo le digo a mi equipo: “Esto recién empieza”.
Qué admiras en la gente: La proactividad. Me cuesta delegar, por eso admiro profundamente a la gente que se apropia de su trabajo, con responsabilidad, con tiempo, forma y resultados. Me permite relajarme.
Qué cosas te motivan en el trabajo y en la vida: Hacer las cosas bien. A veces llego a la cama con todo lo que faltó hacer, y me pregunto qué es lo importante: tener a mi marido al lado, a mis hijos durmiendo, sanos, felices… Eso me baja un poquito a tierra y mitigo esa exigencia terrible que le pongo a todo. Me dura hasta que me despierto.
Un libro: “Nuevas voces del liderazgo”, de Lidia Heller.
Un autor: Talane Miedaner, escribe sobre coaching para el éxito profesional y personal. Lo leí en 2001, cuando estaba pasando de la relación de dependencia a la independencia.
Una película: El documental que acabo de ver sobre Susana Trimarco, se llama “Fragmentos de una búsqueda”
Plato preferido: Sushi
Un lugar al que volverías: Hawaii
Un perfume: Anaïs anaïs

Mini bio
María Gabriela Hoch tiene 39 años y nació en Buenos Aires. Está casada y tiene 4 hijos: mellizos de 10, uno de 4 años, y otro de 1. Es fundadora y Directora General de MGH Communication Management, es Licenciada en Relaciones públicas de la UADE y tiene un Master en Gestión de Comunicación en las Organizaciones de la Universidad Austral. Es miembro de la Red Mundial de Vital Voices.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Directivas y Empresarias en nuestra ZONA MUJERES?