La familia como agente de salud

600

La doctora Rosa María Fernández, profesora titular del área de Psicobiología de la Universidad de La Coruña, ha publicado recientemente un artículo basado en la investigación realizada por el equipo del Dr. Gabriel Corfas, del Boston Children’s Hospital. El estudio ha conseguido demostrar que el abandono temprano en periodos críticos de la infancia influye en la maduración de las células responsables de la producción de mielina en el sistema nervioso central. Esto implica que el abandono en periodos críticos del desarrollo, provoca daños en áreas cerebrales necesarias para el aprendizaje.

Un cerebro con menos mielina, hace que las neuronas trabajen a otro ritmo. En el ámbito escolar, esto se ve claramente reflejado. Mientras los compañeros del aula compiten con un Ferrari (con el depósito lleno, por supuesto), nuestros hijos compiten en la misma carrera, pero con un `seiscientos´. Las mismas reglas, la misma salida, la misma meta, pero diferentes velocidades.

Un estudio demuestra que los recién nacidos que son abandonados sufren carencias en el desarrollo cognitivo y conductual cuando son adultosEl estudio realizado por Corfas y su equipo, expone que el aislamiento social temprano ocasiona disfunción cognitiva y conductual en los adultos, que se relaciona con alteraciones en la sustancia blanca.

Dicho estudio demostró que cuando los ratones de una camada eran aislados dos semanas justo después del destete (período crítico del desarrollo), en una caja con comida y bebida suficientes, pero en condiciones de aislamiento, las crías mostraban alteraciones de la mielinización en una zona concreta del cerebro llamada corteza prefrontal.

 La corteza prefrontal (situada detrás de lo que conocemos como frente) está involucrada en la planificación, en la expresión de la personalidad, en la toma de decisiones y en la adecuación del comportamiento social en cada momento. Es decir, es nuestro director de orquesta. También está relacionada con la atención y la memoria.

Resumiendo, podríamos decir que, la investigación del equipo de Corfas demuestra que el aislamiento social durante un ‘periodo crítico’ de dos semanas después del destete en ratones altera la morfología de los oligodendrocitos en el córtex medial prefrontal , la mielinización y el comportamiento mediado por esta región cerebral. Este efecto persiste incluso cuando los ratones aislados se reexponen a las interacciones sociales, es decir, cuando se vuelven a introducir a la camada.

La principal conclusión de este estudio es que podríamos decir que, es urgente y necesario aumentar la especialización de los profesionales -psiquiatras, psicólogos, pediatras, profesores y maestros- que atienden a los niños y niñas afectados por deprivación temprana o maltrato, para que sean capaces de identificar los comportamientos y las consecuencias provocadas por esta situación, con el fin de evitar diagnósticos erróneos.

Como punto de esperanza concluimos diciendo que actualmente el laboratorio de Corfas está desarrollando fármacos para estimular el crecimiento de mielina, apuntando al receptor ErbB3 o a las vías analizadas en el estudio.

Sobre The Family Watch
The Family Watch es un Instituto de estudios para la familia, que a partir del ana´lisis de la realidad social de la familia, y desde una perspectiva interdisciplinar, se dedica a la elaboracio´n de estudios, propuestas e iniciativas, para que la familia sea mejor conocida, y reciba el tratamiento y la atencio´n adecuados a las funciones que desarrolla en la sociedad.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?  

Artículo anteriorYolanda Marín, Hays España
Artículo siguienteLos que te rodean, de Neil Gordon