Empresas familiares: más longevas

141

La escuela de negocios IESE desmonta el mito de que las empresas familiares se desvanecen al llegar a la tercera generación. El estudio que llevaron a cabo revela que la empresa familiar en España tiene una longevidad superior a la empresa convencional. De hecho las empresas familiares que facturaban más de 50 millones en 2005 tenían una antigüedad media de 35 años, cuatro más que las no familiares.

Josep Tàpies, titular de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE, asegura que esta situación "desmonta muchos mitos". Y explica, "Hasta ahora había una verdad asumida por un estudio del economista John Ward de que muy pocas empresas llegaban a la tercera generación, cuando el trabajo en que se basaba esta afirmación partía de datos procedentes de empresas del estado de Illinois". El estudio señala no sólo que las empresas familiares son más, el 57% de las que facturaban más de 50 millones en 2005, sino que duran más en el tiempo.

El 14% de las empresas familiares ha tenido una vida empresarial superior a 60 años, frente al 11% de las empresas convencionales que han conseguido este hito.El informe destaca que el 14% de las empresas familiares ha tenido una vida empresarial superior a 60 años, frente al 11% de las empresas convencionales que han conseguido este hito. Las empresas no familiares facturan más, con un volumen de negocio medio de 519 millones, contra 215 millones de las firmas de carácter familiar, incluyendo en la muestra a Telefónica y Repsol.

Según el estudio, la empresa más antigua de España es Codorníu, que data de 1551, seguida de la papelera Miquel y Costas (1725), Goma Camps (1758) y el Grupo Osborne (1772). Curiosamente, el grupo familiar que cierra el ránking de antigüedad, El Corte Inglés, que data de 1935, encabeza el de facturación, con más de 15.000 millones de euros de volumen de negocio en el 2005; mientras que Codorníu ni siquiera aparece en el ránking. "Son sectores distintos y vender 300 millones en vino es mucho, por lo que no hay que precipitarse con la conclusiones al respecto", explica Tàpies.

El profesor del IESE detalla que "no hay que confundir los valores de la empresa con el tamaño, y en muchos casos en una empresa familiar la familia prima valores como la calidad o perdurar, y no el crecimiento".

En los últimos años el número de nuevas empresas familiares que facturan más de 50 millones ha caído, pero, según Tàpies, es el "efecto del apalancamiento, porque la empresas no convencionales se han endeudado más para crecer más rápido por las exigencias del capital riesgo, algo que espero que en los próximos años, y con la actual crisis, se corregirá y volverán a predominar en número las empresas familiares sobre las no familiares".

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Empresas/Familiares/Pymes en nuestra ZONA EMPRESAS?

Artículo anteriorForo RSE en Buenos Aires
Artículo siguienteMujeres: dormimos más y mejor