Por un hueso resistente

El incremento de las expectativas de vida en la población ha conllevado la aparición de una serie de trastornos óseos que tienen una importante repercusión clínica, como es el desarrollo de la osteoporosis. Tanto es así, que hoy en día esta patología es considerada una de las enfermedades más comunes en nuestro país. Se estima que en España afecta a 3,5 millones de personas, por lo que constituye un problema de salud pública de gran magnitud por su prevalencia, la morbimortalidad que ocasiona y el consumo de recursos sanitarios que conlleva.

Factores como el envejecimiento, la inactividad física y los cambios hormonales y dietéticos son algunos de los principales factores de riesgo que determinan una baja masa ósea y que, por tanto, están en el origen de gran parte de las fracturas osteoporóticas1,2.

Factores como el envejecimiento, la inactividad física y los cambios hormonales y dietéticos son algunos de los principales factores de riesgo que determinan una baja masa ósea

Para prevenir dichos factores, es importante que la población sea debidamente informada y concienciada. Para ello, la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO), en colaboración con MSD y Danone, organiza una campaña de concienciación, que bajo el lema “Por un hueso resistente”, pretende incrementar el conocimiento de la osteoporosis.

Uno de los objetivos fundamentales de la campaña de prevención “Por un hueso resistente” es indicar a los ciudadanos cuáles son los factores de riesgo de la enfermedad, cómo se puede prevenir y cómo se puede mejorar la resistencia de los mismos, haciendo énfasis en la importancia de tener un nivel adecuado de calcio y vitamina D. Para ello, se facilitará información sobre el papel que juegan la vitamina D y el calcio en las mujeres mayores de 50 años, así como la importancia de la pronta visita a la consulta del médico y del consecuente diagnóstico precoz.

En la actualidad, “sólo la mitad de los pacientes que padecen osteoporosis han sido diagnosticados, y de este porcentaje, únicamente un 19% ha sido correctamente tratado. Por ello, y para asegurar un diagnóstico adecuado, también es importante conocer los factores de riesgo de cada persona”, explica el Dr. Manuel Díaz-Curiel, presidente de FHOEMO.

Esta iniciativa está orientada principalmente a mujeres y hombres mayores de 50 y 60 años, respectivamente. “Uno de nuestros objetivos es detectar a todos aquellos pacientes que presenten riesgo de padecer osteoporosis, para transmitirles un mensaje en pro de la mejora de su salud ósea. En la actualidad, las personas mayores de 50 años son las que están más concienciadas en torno a la enfermedad, ya sea porque la padecen y por tanto deben tomar las medidas necesarias con un mayor énfasis, o porque presentan un riesgo elevado de padecerla, caso en el que la prevención cobra un especial protagonismo”, indica el especialista.

Niveles inadecuados de vitamina D y calcio pueden tener graves consecuencias, como la pérdida de hueso, dolor músculo-esquelético, debilidad muscular, caídas y fracturas Papel relevante y niveles inadecuados de la vitamina D y calcio
A fin de prevenir la aparición de esta patología y minimizar las complicaciones asociadas, es necesario adquirir un estilo de vida saludable y llevar a cabo unas adecuadas pautas dietéticas, teniendo en cuenta que los alimentos que se consumen habitualmente contienen una amplia variedad de vitaminas, minerales y de otros nutrientes importantes para la salud.

Para mejorar la resistencia de los huesos, junto con el tratamiento prescrito por el especialista, son dos los componentes esenciales en las estrategias de manejo de la osteoporosis: el calcio y la vitamina D, ya que un nivel inadecuado de estas dos sustancias puede tener graves consecuencias, como la pérdida de hueso, dolor músculo-esquelético, debilidad muscular, caídas y fracturas. Por ello, es esencial que “se instaure un tratamiento contra la osteoporosis”. Asimismo,  “es necesario suplementar la vitamina D a través de fármacos, ya que el calcio puede adquirirse con relativa facilidad mediante la dieta (fundamentalmente, a través de  productos lácteos –leche, queso y yogur- y otros como la margarina)”, señala el Dr. Díaz-Curiel.

Por otra parte, “hay que tener en cuenta que para que haya una buena absorción del calcio también es esencial una buena función gástrica, ya que sólo así es posible que se produzca la disociación del calcio de sus sales y que este calcio se absorba correctamente. Asimismo, para que se produzca una buena absorción, es necesario que existan niveles adecuados de vitamina D, lo cual es muy complicado de conseguir”, afirma el Dr. Díaz-Curiel.

Importante función de la vitamina D
Además, hemos conocido que la vitamina D es fundamental para el mantenimiento de la función muscular. En este sentido, “se ha demostrado que niveles adecuados de vitamina D y calcio reducen hasta en un 40% las posibilidades de aparición de osteoporosis”, afirma el Dr. Díaz-Curiel. Se sabe que la vitamina D es clave en la prevención de las fracturas por esta enfermedad. Es por ello, que hay que prestar especial atención a la población anciana, en la que existe un nivel inadecuado de esta hormona y que disminuye el riesgo de fractura asociada al calcio.

La vitamina D es fundamental para el mantenimiento de la función muscular. En este sentido, se ha demostrado que niveles adecuados de vitamina D y calcio reducen hasta en un 40% las posibilidades de aparición de osteoporosis.El principal problema reside en que la vitamina D presente en los alimentos es escasa, por lo que debe obtenerse a través de otras fuentes, como es la energía solar, ya que una vez que ésta entra en contacto con la piel, se inicia la formación de vitamina D. “En la actualidad se estima que prácticamente el 60% de la población mayor presenta un nivel inadecuado de esta vitamina", indica el especialista.

La importancia de concienciar a la población acerca de los niveles de vitamina D se debe a que “esta sustancia se concibe como una verdadera hormona, capaz de mejorar el metabolismo óseo y mineral, y es además, el gestor del calcio, manteniendo el hueso compacto y fuerte y reduciendo hasta en un 49% el riesgo de caída y mejorando el rendimiento neuromuscular”, concluye el Dr. Díaz-Curiel.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Mujer y Salud/Maternidad en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorÁgora de la Comunicación
Artículo siguienteÉxito de Relatos eróticos