Ocho ideas para afrontar la crisis

¿Cuánto vale una idea? Depende de quién sea y de sus resultados. En este caso un grupo de la empresa, la política y la consultoría –Pilar Gómez-Acebo,Ignacio Buqueras, Iñigo Sagardoy, Enrique Echegoyen, José Luis Casero, Antonio Morales, Carlos García-Mauriño y Marcos Huergo- se reunió para aportar 8 ideas que echen un poco de luz sobre el camino que el gobierno debería seguir.

En el Día del Trabajador expertos y profesionales de todos los ámbitos han enumerado 8 medidas para que el Gobierno encuentre salida a la actual coyuntura económica y refuerce el mercado laboral.

El ideario surgió del Foro "Ideas y propuestas para la Reforma del Mercado Laboral en España", organizado por Tempo Consultores, Profesionales Liberales y Sagardoy Abogados.
Los autores de estas propuestas son Pilar Gómez-Acebo,-Confederación Española de Directivos (CEDE) y consultora- Ignacio Buqueras, Empresario y Presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, Iñigo Sagardoy, -Sagardoy Abogados-, Enrique Echegoyen, -Comisión de Empleo y Portavoz Comisión de Presupuestos, Economía y Hacienda (PSOE Madrid), José Luis Casero, -Grupo Tempo Consultores-, Antonio Morales, -Grupo Bardera-, Carlos García-Mauriño, -Asefarma- y Marcos Huergo, -MOA BPI-




Empresarios, políticos y expertos señalan a Zapatero las medidas que debe adoptar

1. Los trabajadores, empresarios de sus puestos de trabajo
2. Motivación y horarios más flexibles
3. Legislación laboral específica para pymes
4. Aplicar medidas estructurales
5. Rebajas en el Impuesto de Sociedades y la Seguridad Social
6. Vincular el salario a la productividad
7. Eliminar costes a las empresas y ofrecerles recursos
8. El ICO debe asumir un papel protagonista ante la falta de crédito

Tengo una propuesta para usted, Señor Zapatero…
Si fueran Ministros de Economía o Trabajo del actual Gobierno, aplicarían los siguientes correctivos:

1.Los trabajadores, empresarios de su puesto de trabajo.

Tenemos que trasladar una cultura en la que los trabajadores se sientan empresarios de sus puestos de trabajo.

Pilar Gómez-Acebo:
"El elemento fundamental a modificar es la cultura formativa. Debe revisarse la manera de formar y apostar por el talento y por el crecimiento profesional. Tenemos que trasladar una cultura en la que los trabajadores se sientan empresarios de sus puestos de trabajo. Que se impliquen más en todo el proceso. Es verdad que la protección social es fundamental, y más en la coyuntura actual. Pero durante bastante tiempo muchas familias y personas han estado viviendo cómodas cobrando la prestación por desempleo. Y esto no es bueno incentivarlo. Desde el punto de vista empresarial conviene agilizar y mejorar los procesos judiciales. No es de recibo que se dilaten tanto los procesos judiciales en el tiempo. Con un tejido empresarial en el que predomina la pyme en España, se debe fomentar el espíritu emprendedor".

2.Motivación y horarios más flexibles

Ignacio Buqueras:
"Estamos en una situación grave, pero no hemos tocado fondo. Somos el peor país de nuestro entorno comunitario, en parte, debido a que cuando se debía actuar se miró para otro lado. No tenemos un Gobierno adecuado para salir de la crisis, sino que tenemos un Gobierno de mediocres.

Somos el país que más horas trabajamos y el que menos productividad general.Ahora lo que toca es ser serios; a grandes males, grandes remedios. Somos el país que más horas trabajamos y el que menos productividad genera.Es en estos momentos cuando tenemos que tender a lo contrario. Tenemos que abandonar el presentismo porque esto es puro feudalismo y tercermundismo.Necesitamos unos horarios más flexibles, adaptados a cada trabajo. El reto es mejorar el uso del tiempo, con unos horarios más racionales que nos permitan la conciliación y la igualdad, mejorar la productividad, disminuir la siniestralidad, favorecer la globalidad, etcétera. Hay que dar valor al tiempo y aprender a gestionarlo. Además, conviene eliminar malos hábitos: por ejemplo, sustituir almuerzos de trabajo por desayunos de trabajo, empezando por los políticos, que son los que tienen que dar ejemplo".

3.Legislación laboral específica para pequeñas y medianas empresas

Iñigo Sagardoy:

"Hay que facilitar la entrada de empresas privadas en el sistema de intermediación laboral. Si todos asumimos que hay que mejorar los procesos de intermediación, parece lógico permitir que empresas especializadas ayuden a mejorar el proceso de intermediación.

La solución no reside en la rebaja como tal del coste del despido. Lo que se debe hacer es unificar los contratos de trabajo.
Desde la óptica estrictamente laboral, la solución no reside en la rebaja como tal del coste del despido. Lo que se debe hacer es unificar los contratos de trabajo. Por otra parte, se debe distinguir entre pyme y gran empresa. No es de recibo que las pymes tengan que asumir la regulación laboral del Estatuto de los Trabajadores. Algunas pymes tienen problemas por este motivo, y terminan por realizar despidos. Habría que diseñar una legislación laboral específica para las pequeñas y medianas empresas".


4.Aplicar medidas estructurales

Enrique Echegoyen:
"Las medidas estructurales no son fáciles de adoptar. Requieren de un debate sereno y prolongado en el tiempo.Cabe recordar que España es el país que más apoya las deducciones fiscales en inversiones en I+D+i.

"No hagamos de la crisis un instrumento político para desgastar al Gobierno. No es responsable" Pero el concepto de innovación ha de ser asumido por el empresario. Existe una distancia muy grande entre la situación económica real de las familias y su visión pesimista sobre la situación económica. En general, existe la sensación de pensar que ‘no tengo
miedo a perder el puesto de trabajo, sino que tengo miedo a no encontrarlo.
Necesitamos la unidad de acción de todas las fuerzas políticas. No hagamos de la crisis un instrumento político para desgastar al Gobierno. No es responsable".

5.Rebajas en Sociedades y Seguridad Social

José Luis Casero:

"Confianza no es la palabra clave para estimular la economía y mantener el empleo. Los empresarios con los datos que tenemos a día de hoy, no tenemos confianza en la situación actual.

Rebajar el Impuesto de Sociedades es una medida que no puede esperar más si queremos ser competitivos en una economía globalizada.

Hace falta una mayor flexibilidad en materia laboral, con unificación de contratos y reducción de las cotizaciones a la seguridad social especialmente para las pymes.Rebajar el Impuesto de Sociedades a las pequeñas y medianas empresas es una medida que no puede esperar más si queremos ser competitivos en una economía globalizada. Hasta ahora no se ha apostado por la competitividad. El Ejecutivo inocentemente no pensaba que llegaríamos a cifras tan elevadas de desempleo. Las grandes reuniones internacionales no van a resolver los problemas a las pequeñas y medianas empresas".


6.Vincular el salario a la productividad

Antonio Morales:
"En materia laboral, abaratar el coste del despido es imprescindible para que las empresas sigan contratando. Ahora mismo las rigideces de los contratos de trabajo hacen muy difícil, incluso, despedir a una trabajador que objetivamente no cumple.

No tiene sentido que algunas empresas tengan que vender sus activos para poder hacer frente a indemnizaciones. Y esto genera que los contratos nuevos se hagan por duración determinada, en lugar de indefinidos. Luchar contra el absentismo laboral también es una de las exigencias que debe plantearse el Ejecutivo. Si queremos ganar en productividad y competitividad hay que evitar estos hechos. Frente a esto, las empresas están sujetas a múltiples exigencias en materia fiscal. De cara al futuro convendría fomentar la formación e incentivar que el rango salarial esté más vinculado a la productividad de cada trabajador".


7) Eliminar exigencias a las empresas

Carlos García-Mauriño:
"Lo esencial es ofrecer recursos a las empresas. ¿Cómo? Reduciendo, en primer lugar, tres tipos de costes: los de la Seguridad Social de los trabajadores, el que se genera para las empresas en caso de despido y el Impuesto de Sociedades. A las pymes se les debería aplicar ya un Impuesto de Sociedades más bajo.

En España contamos con uno de los Impuestos de Sociedades más altos de nuestro entorno comunitario. Hoy en día las empresas están sujetas a numerosas exigencias que generan unos gastos que pueden eliminarse, dado que afectan negativamente a la cuenta de resultados. Y conlleva la dedicación de recursos, dinero y esfuerzo. Planes de prevención de riesgos laborales, ley de protección de datos, cuotas de las cámaras de comercio… son numerosos los pagos que debe afrontar una empresa, sea del tamaño que sea. Y muchas de estas cosas se podrían suprimir. Las ayudas que se han dado hasta el momento no se han notado ni han servido para revitalizar a un sector empresarial con tanto peso e importancia en España como el de las pequeñas y medianas empresas".

8.El ICO debe asumir un papel protagonista ante la falta de crédito

Marcos Huergo:

"Desde una perspectiva económica, resulta indispensable actuar a tres niveles: por una parte, crear un clima de confianza que reactive el consumo y la demanda interna; por otro lado dotar de financiación (a través del sistema financiero privado o a través de instrumentos públicos como el ICO) a las empresas y a las economías familiares, y en último término, introducir elementos estructurales que incidan en la mejora de la competitividad de la economía nacional.

La Autoridad Laboral se limita a refrendar los acuerdos sin un análisis exhaustivo de sus causas.

Con relación a la legislación laboral, en muchos casos, la aprobación de un ERE pasa inexorablemente por la consecución de un Acuerdo con la representación legal de los trabajadores, con independencia de la consistencia o no de las causas que motivan su presentación, especialmente cuando se trata de causas técnicas, organizativas o de producción. En estos casos, la Autoridad Laboral se limita a refrendar los acuerdos alcanzados entre la empresa y la representación legal de los trabajadores, sin un análisis exhaustivo de sus causas. La incongruencia entre el importe de las indemnizaciones pactadas en un ERE con causas objetivas, normalmente superior no sólo a la establecida en el Estatuto de los Trabajadores para estos casos (20 días, con un tope de 12 mensualidades) sino también, en algunos casos, a la prevista para los despidos improcedentes (45 días, con un tope de 42 mensualidades). Además los ERE no suelen ser acompañados de un plan de acompañamiento social consistente que ayude a mejorar la empleabilidad de los trabajadores y garantizar, en último término, su reinserción en el mercado laboral".

También te pueden interesar…

Artículo anteriorII Encuentros Universitarios por la igualdad: Hablemos de violencia
Artículo siguiente1984 o cómo despertar del letargo