Mujeres al frente de autonomías no garantizan la Igualdad

600

Ante el triunfo de Aguirre, Cospedal y Rudi, las socialistas alertaron de que tener a una mujer como presidenta de una comunidad autónoma o como alcaldesa no es sinónimo de que estas vayan a erigirse en máximas defensoras de la igualdad. ¿Qué dirán los Barones varones del PSOE?

"Es lógico que tengan más visibilidad porque han ganado las elecciones. Pero llama la atención que estas mujeres, que han tenido la oportunidad de ocupar estos espacios de poder, no tengan la valentía y la generosidad de reconocer a la izquierda y al resto de grupos del arco parlamentario los méritos de la Ley de Igualdad", reflexionó Laura Seara, máxima responsable del Instituto de la Mujer.

A la hora de poner un ejemplo de por qué no se fían de las políticas en materia de Igualdad del PP, por mucho que la máxima responsable de aplicarlas sea o vaya a ser una mujer, las socialistas recurren a Esperanza Aguirre. Hasta el pasado 22-M era la única mujer en el partido presidido por Mariano Rajoy con poder autonómico.
Ella misma presume de no callarse. Y en estos temas, la presidenta de la Comunidad de Madrid, tampoco lo ha hecho. Mientras existió el Ministerio de Igualdad, fue una de las dirigentes que más presionó para su supresión lo llamaba "Ministerio de igual-da" en un intento de ridiculizarlo. Tampoco se libraba de las críticas su titular, Bibiana Aído. Y la "injusta", según ella, Ley de Igualdad.

Pero, para las socialistas, más allá de las palabras están los hechos. "Hemos escuchado muy atentamente a las mujeres del Partido Popular y las hemos visto actuar, por ejemplo en Madrid, para estar prevenidas de cuáles van a ser sus políticas", recalcaba Ángeles Álvarez, dirigente del PSM e integrante de la Fundación Mujeres.

Políticas
Uno de los gestos más criticados de Aguirre por socialistas y feministas fue la supresión, a finales del pasado año, del consejo asesor del Observatorio regional contra la violencia de género y la del Consejo de la mujer.
"Aguirre hará muchos discursos el 8 de marzo día de la mujer, pero su práctica política atenta contra las políticas de avance de las mujeres", lamenta Álvarez. La diputada socialista Carmen Montón sostiene que "siempre nos encontramos con que el PP echa el freno a que se remuevan los obstáculos que tenemos las mujeres en el día a día".
En el partido que hizo de la igualdad una bandera política, el PSOE, las mujeres siguen teniendo escasa visibilidad en los órganos donde se toman las decisiones sobre el futuro de la formación política. Las fuentes consultadas recuerdan también que Madrid es siempre una de las comunidades peor puntuadas en lo que a la aplicación de la Ley de Dependencia se refiere. Una legislación que, según asegura Soledad Pérez, directora del Instituto Andaluz de la Mujer, ha servido para poner al descubierto y dar valor a una labor que la mujer lleva años desempeñando en casa con escaso reconocimiento social y económico.
"Queda mucho por hacer. Hay que seguir llevando a la vida cotidiana la Ley de Igualdad. Vamos a estar muy expectantes de que no haya marcha atrás", insistió.

Mientras tanto, Sandra Moneo (PP) está convencida de que los gobiernos de Esperanza Aguirre, Fernanda Rudi y Dolores de Cospedal van a ser "impecables". En Castilla-La Mancha las políticas de mujer dependerán directamente de Cospedal.

Barones – varones del PSOE
En el partido que hizo de la igualdad una bandera política, el PSOE, las mujeres siguen teniendo escasa visibilidad en los órganos donde se toman las decisiones sobre el futuro de la formación política. Durante el debate interno para elegir al sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero, sólo participó una mujer: Dolores Gorostiaga, la secretaria general de Cantabria, entre los 17 barones socialistas -los secretarios generales de las comunidades autónomas-, citados por el presidente para preparar la reunión del comité federal que se celebró al día siguiente.

Además, el paso atrás dado por la ministra de Defensa, Carme Chacón, al renunciar a presentarse en las primarias, supuso que sea también un varón el futuro cabeza de lista en las generales de 2012.
Además, en la reunión del comité federal, que se celebró en la sede de la calle Ferraz, para decidir quién se presentaría como sucesor o sucesora de Zapatero, entre las 35 palabras pedidas para intervenir en esa reunión, sólo 4 mujeres reclamaron su turno, a pesar de que hay 100 entre los 246 miembros del comité. Hay una regla no escrita por la que los miembros de la ejecutiva socialista no piden la palabra, lo que excluye por ejemplo a la ministra de Sanidad, Leire Pajín y a otras 13 mujeres.

Finalmente hablaron Bibiana Aído, la secretaria de Estado de Cooperación Soraya Rodríguez, la ex ministra Cristina Narbona y la presidenta del Comité, Lola Gorostiaga, también secretaria general del PSOE de Cantabria, que cerró el turno de intervenciones antes de que tomaran la palabra Zapatero y Rubalcaba.
Los barones, todavía son varones.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Políticas y funcionarias en nuestra ZONA MUJERES?

Artículo anteriorSatisfacción y sobrecualificación: ¿Y tú en qué trabajas?
Artículo siguienteLagarde, primera mujer al frente del FMI