Libre acceso a la píldora post-coital

139

La elaboración del Anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo, la nueva Ley del Aborto como se conoce comúnmente, sigue generando polémica. Primero la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, anunció que el texto permitirá abortar a las menores de entre 16 y 18 años sin consentimiento paterno y ahora, la nueva ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha dado a conocer su "objetivo de facilitar el acceso a la anticoncepción hormonal de emergencia" para evitar el aumento de embarazos no deseados. En tres meses cualquier mujer, independientemente de su edad, podrá comprar en las farmacias por sólo 20 euros y sin receta médica la píldora del día después. Jiménez ha matizado: "No queremos que se convierta en un método anticonceptivo más". Además "es una medida más dentro de una estrategia general de educación sexual", ha insistido la ministra de Igualdad Bibiana Aído. Pero… ¿Qué opinan los expertos? ¿Banalizará esta medida el uso de la píldora postcoital? ¿Reducirá el número de embarazos no deseados?

Voces a favor

Para Ezequiel Pérez Campos, presidente de la Fundación Española de Contracepción, esta medida no va a banalizar el uso de la píldora postcoital y sin embargo "sí va a reducir el número de embarazos no deseados". Según un reciente estudio de la Sociedad Española de Contracepción (SEC), la píldora del día después podría evitar un 70% de los abortos. Además, para él ésta no es más que "una segunda oportunidad para todos" porque "cualquiera puede verse en un situación así y no sólo los jóvenes".

"Es un método anticonceptivo porque no funciona en caso de personas embarazadas."

Luis Enrique Sánchez, secretario de la Federación Española de Planificación Familiar (FPFE), apoya la medida de Sanidad porque "la anticoncepción de emergencia es una medicación con escasos efectos secundarios". El prospecto habla de nauseas, dolor abdominal, cansancio, dolor de cabeza, tensión mamaria y vómitos. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la píldora como "un fármaco esencial" que "puede tomar sin problemas el 98% de la población".

También Sánchez defiende que el uso de la píldora postcoital evitaría un elevado número de abortos. Así lo dice también un estudio de su organización. Aún así añade que también "debería dispensarse en centros de salud y centros de planificación familiar" e ir acompañada de una política de educación sexual. "Hay que pensar que evita los embarazos, pero no las enfermedades de transmisión sexual".

Voces en contra

Antonio Causabón, presidente de la Asociación Española de Especialistas en Sexología (A.E.E.S.), considera que esta medida "banaliza la función que debe tener la píldora del día después". El que los jóvenes accedan sin problemas a ella en una farmacia hace que no tengan que pasar el "mal rato de contarlo en los centros de planificación familiar" de modo que "les hace menos responsables de su situación, de su sexualidad". Según éste, actualmente —al ser necesario el paso por el centro de salud o de planificación familiar— los especialistas "asumen la responsabilidad de este suministro e informan a los jóvenes (y no tan jóvenes) de sus posibles efectos" sobre la salud. En cierta medida es la forma de darles la educación sexual que "nuestro colectivo lleva pidiendo hace tiempo".

"No queremos que se convierta en un método anticonceptivo más". Además "es una medida más dentro de una estrategia general de educación sexual."Los efectos secundarios también son un problema: "Si los clásicos anticonceptivos orales exigen receta médica porque tienen efectos secundarios y se toman en pequeñas dosis a diario, imagínate qué supone esa cantidad de hormonas tomada de una sola vez, por no hablar de las enfermedades de transmisión sexual".

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, cree que es una medida "bastante desacertada" ya que la píldora tiene consecuencias "serias para la salud". El que se den tantas facilidades podría generar "que no se usen otros métodos como el preservativo". Así considera que se trata de un tema de "educación" y que es responsabilidad de los padres, familias y las administraciones educar a los menores en una "sexualidad responsable" para evitar enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.

¿Cómo funciona?
La píldora del día después o píldora postcoital es un método anticonceptivo y nunca un método abortivo. De hecho, así lo ha dicho la ministra Jiménez durante la rueda de prensa de hoy: "Es un método anticonceptivo porque no funciona en caso de personas embarazadas". Y es que actúa inhibiendo la ovulación, dificultando la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide y, en el caso de que ésta se produzca, evitando la implantación del óvulo fecundado en el útero. De ahí que su eficacia dependa de que se tome antes de 72 horas tras la relación sexual de riesgo. La mayor eficacia la tiene en las primeras 24 horas reduciendo la posibilidad de embarazo un 95%. En las 48 horas siguientes la eficacia se reduciría al 85% y dentro de las 72 baja hasta el 56%.

Esta píldora no debe confundirse RU-486 que sí es una píldora abortiva. Este fármaco se utiliza, casi exclusivamente, para producir abortos de embriones de pocos días de vida.

¿Cuál es la situación actual en España?
Actualmente se dispens
a gratuitamente en diez Comunidades Autónomas: Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Navarra, Cataluña, Extremadura, Galicia y Baleares, según datos del Ministerio de Sanidad. No se hace en las farmacias, sino en los centros del servicio autonómico de salud. Mientras, en el resto de la comunidades se debe acudir a las farmacias con la receta médica que dispensan en estos centros.

Su llegada a las farmacias españolas se produjo en 2001 con las consecuentes críticas de la Conferencia Episcopal, que la calificó de "técnica abortista" e instó a médicos y farmacéuticos a hacer objeción de conciencia para no colaborar en su utilización. Algo que con la nueva medida no va a ser posible. La ministra de Sanidad aseguró hoy que "al no tratarse de un método abortivo, sino anticonceptivo, los farmacéuticos no podrán acogerse a la objeción".

Otros países del mundo
La medida anunciada hoy en la rueda de prensa conjunta del Ministerio de Sanidad y de Igualdad no es una ninguna novedad.Estados Unidos también aprobó su venta sin receta médica. La diferencia es que en el país norteamericano hay un límite de edad: sólo pueden acceder a este medicamento las mujeres mayores de de 17 años…
Francia fue la precursora de poner en marcha esta medida en 1999. Otros países que también lo venden son Holanda, Alemania, Reino Unido, Italia, Dinamarca, Portugal, Bélgica, Noruega, Suecia, Suiza, Grecia y Finlandia.

También te pueden interesar…

Artículo anteriorÁngeles Barrios, Philips Ibérica
Artículo siguienteNace MAV en Madrid