Las mujeres ocupan solo el 16,3% de los altos cargos de la banca española

Lo revela el último informe del Observatorio de la Realidad Financiera (ORFIN), «Mujeres y sector financiero: la inclusión como factor de competitividad».

31

España ha avanzado mucho en cuanto a la presencia de mujeres en el sector financiero se refiere. En los últimos 34 años su peso en las entidades financieras ha pasado de un 19,2% en 1987 a un 51,9% en 2021.

Sin embargo, en 2020 solo un 16,3% de los altos directivos de la banca española son mujeres, un 13,64% consejeras ejecutivas y un 33% consejeras.

Estos datos pertenecen al último informe del Observatorio de la Realidad Financiera (ORFIN), «Mujeres y sector financiero: la inclusión como factor de competitividad». Su autora es Mónica Melle, profesora de Economía Financiera de la Universidad Complutense de Madrid.

«A medida que se avanza en la promoción -explicó Melles- la participación de los hombres aumenta en detrimento de las mujeres, hasta llegar a una muy superior proporción masculina en la cúspide de las organizaciones”.

Todavía lejos de la paridad

En 2020 en España, la presencia de mujeres en los consejos de administración de las sociedades
cotizadas
alcanzó el 26,1%, según información extraída por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de los informes anuales de gobierno corporativo de las sociedades.

Si se analiza la situación de las entidades de servicios financieros españolas que reportan informes anuales de gobierno corporativo a la CNMV, en 2020, en los bancos españoles (BBVA, Sabadell, Santander, Bankia, Bankinter, Caixa, Liberbank, Unicaja y Renta4), las mujeres representaron el 33% del total de consejeros, pero tan solo el 13,64% de los consejeros ejecutivos. Respecto de los altos directivos, en 2020 el porcentaje de mujeres fue del 16,3%.

En la actualidad, las mujeres representan el 50% del total de estudiantes matriculados en Economía y Administración y Dirección de Empresas en España, y superan a los hombres en el número de egresados en esas titulaciones (suponen el 50,95%).

Estas métricas resultan significativas de por sí, pero adquieren aún más significación si se las contrasta con los datos que el mismo informe señala respecto de la formación y las matriculaciones: en la actualidad, las mujeres prácticamente representan el 50% del total de estudiantes matriculados en Economía y Administración y Dirección de Empresas en España, y superan a los hombres en el número de egresados en esas titulaciones (suponen el 50,95%).

Por otra parte, el informe analiza la cuestión desde la perspectiva de la mujer como usuaria de servicios financieros y sus demandas respecto de la diversidad. Los números hablan por sí solos:

  • En la actualidad más del 50% de las mujeres que adquieren productos y servicios financieros para sus empresas expresan insatisfacción con el equilibrio de género de los equipos que les atienden.
  • El 27% indica que la diversidad de género del equipo que les atiende influye en sus decisiones de compra.
  • El 77% cree que es importante ser atendida por un equipo de género diverso, porque pueden ofrecerles perspectivas diferentes que enriquecen y se complementan, porque generalmente encuentran mayor empatía en las mujeres para escuchar sus necesidades y darles soluciones, y porque así no se enfrentan al sesgo inconsciente de minusvalorar y marginar a las mujeres que muchos hombres poseen.

En opinión de Mónica Malo, directora de comunicación, relaciones externas y sostenibilidad de la asociación bancaria CECA, para abordar la paridad, los líderes, hombres o mujeres, tienen que concebir la diversidad de género como una de las prioridades estratégicas, dado que el equilibrio de género es importante para todos los stakeholders de las entidades de servicios financieros: trabajadores, clientes, accionistas, supervisores y sociedad en general.

El mayor freno, apunta el informe, se produce en los comités ejecutivos y en los departamentos de recursos humanos, marketing, administración y asuntos legales.

Puntos destacados

En su resumen ejecutivo, el documento resalta los siguientes ítems como desafíos a tener en cuenta por el sector de servicios financieros:


• Además de cuidar de los clientes, empleados e intermediarios y mantener la continuidad del negocio,
para ser competitivos deben apostar por una mayor diversidad e inclusión de género, tanto en sus plantillas como en los niveles directivos y en los consejos de administración.
• A pesar de que las mujeres vienen representando más de la mitad de la ocupación total en el sector
financiero, aún existe un “techo de cristal” que dificulta la promoción profesional de las mujeres.
• Las mujeres clientas de las entidades de servicios financieros y los inversores, que buscan maximizar su
rentabilidad, reclaman paridad, ante una mayor competencia tanto en los mercados de productos y servicios financieros como en los de inversión.
• Para satisfacer adecuadamente las necesidades de las mujeres clientas, es preciso incorporar a mujeres en todos los niveles de las entidades de servicios financieros.
• Por otra parte, la consideración de objetivos de desarrollo sostenible (ODS), entre los que figura la
gobernanza paritaria de las empresas, se relaciona positivamente con los resultados de las entidades y, por tanto, con la rentabilidad de las inversiones.
• En definitiva, para las entidades de servicios financieros, la inclusión de mujeres en sus plantillas –también en los niveles directivos y de máxima decisión– es, sin duda, un factor de competitividad.

Para descargar el informe: pulsa aquí

Artículo anteriorBerriUp suma tres mentoras y recibe proyectos para acelerar startups
Artículo siguienteDelia Martínez es la nueva directora de RR. HH. de Nestlé España
Perfil Oficial de Mujeres y Cia