La satisfacción sexual de las españolas

132

Las mujeres valencianas son las que se declaran más satisfechas sexualmente (58%), según se desprende del estudio epidemiológico Epheso (2008) sobre el pH vaginal y satisfacción sexual de las mujeres en diferentes comunidades españolas. En este ranking les siguen las vascas, las catalanas y las gallegas (en torno al 53% las tres). Este estudio ha sido realizado por el Servicio de Ginecología del Hospital Central de Asturias.

Como dato curioso, figura la escasa satisfacción sexual de las mujeres madrileñas, que son las que se muestran menos ‘contentas’ sexualmente: solamente un 40% se declara muy satisfecha —frente al ya mencionado 58% de las valencianas— y un destacado 26% se declara poco satisfecha.

Las mujeres que manifiestan una mayor satisfacción e interés sexual, presentan valores de pH más saludables…Tratando de comprender estos resultados, podemos suponer que vivir en una gran ciudad como Madrid, con mayores dificultades para el desplazamiento y más horas dedicadas a los traslados del trabajo a casa, suponen un mayor estrés y dejan menos tiempo para el sexo.

En el caso de las valencianas, descartando tópicos sobre el ‘Levante Feliz’, entendemos que debe valorarse el influjo social que ha venido teniendo el que sea la única comunidad española que ha mantenido una red pública de Unidades de Salud Sexual y Reproductiva.

En Valencia se fundó la primera Sociedad de Sexología, el primer Instituto de Sexología clínica —Instituto Espill, donde trabajan estos servidores—, se comenzaron a impartir las primeras asignaturas universitarias sobre sexualidad y el primer Master Universitario en Sexología y otros programas de posgrado. En 1997, también en Valencia, se realizó el único Congreso Mundial de Sexología celebrado en España. En fin, que el currículum sexológico de esta zona es muy abultado. Estos datos, aunque sea mucho extrapolar, deberían servir para reflexionar sobre la importancia de promover la Salud Sexual y sus beneficios en la población.

Vivir en una gran ciudad como Madrid, supone un mayor estrés y menos tiempo para el sexo…Dejando de lado la curiosidad sobre las diferencias entre regiones, lo esencial de la investigación es que nos aporta criterios para objetivar el grado de salud —sexual— de la población femenina. La práctica de ejercicio físico, el trabajo fuera del hogar y la actividad sexual regular ayudan a mantener un pH vaginal óptimo, lo que está directamente relacionado con el bienestar, la satisfacción sexual y la ausencia de patologías.

El pH es una medida del grado de acidez del medio vaginal, de forma que, dentro de ciertos límites y de acuerdo a la edad de la mujer, su tendencia a ser bajo y equilibrado traduce mayor nivel de defensas frente a infecciones. En concreto, el estudio establece que existe una estrecha correlación entre el pH vaginal y la sexualidad: las mujeres que manifiestan una mayor satisfacción e interés sexual, presentan valores de pH más saludables. Confirma así las apreciaciones que en este mismo sentido veníamos realizando los terapeutas sexuales: mantener una actividad sexual gratificante con una razonable regularidad es la mejor garantía de una longeva salud. El grado de satisfacción sexual actúa como un verdadero centinela de salud, particularmente cuanto más avanzamos en edad.

¿Has observado si precisamente en periodos de menor satisfacción sexual es cuando has tenido más problemas de salud vaginal? ¿Has tenido algunos problemas relacionados con el flujo vaginal?

También te pueden interesar…

Artículo anteriorBankinter: 'great place to work'
Artículo siguienteCumbre Global 2009: Lo que logran las mujeres