La brecha digital de género se reduce y es inferior a la generacional

La brecha generacional en la disponibilidad de tecnología en el hogar (ordenador o conexión a Internet) llega hasta los 60 puntos. La de género en este caso se reduce a menos de 10 puntos.

966
La brecha digital de género se reduce y es inferior a la generacional

Aunque la brecha digital de género se reduce, aún existen diferencias significativas entre hombres y mujeres en el uso personal de las TIC, que se manifiestan de distinta manera en cada generación.

El Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, en colaboración con el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la información (ONTSI), de Red.es. ha publicado el estudio “Nuestras vidas digitales. Barómetro de la e-igualdad en España”. Con esta investigación, realizada por un equipo de la Universidad Complutense de Madrid coordinado por el profesor José Luis Martínez-Cantos, se pone en marcha la nueva colección “Mujeres, Tecnología y Sociedad Digital”.

Aunque la brecha digital de género se reduce, aún existen diferencias significativas entre hombres y mujeres en el uso personal de las TIC.

Entre los principales resultados obtenidos destacan que la brecha digital generacional es muy superior a la de género, que se ha ido reduciendo; por ejemplo, en cuanto a la disponibilidad de tecnología en el hogar (ordenador y acceso a Internet) en el primer caso la diferencia llega a los 60 puntos, en el segundo es inferior a 10.

Otros aspectos analizados, como el uso de Internet en movilidad, ponen de manifiesto que entre 2011 y 2018 ha tenido una gran expansión, siendo las generaciones más jóvenes las que más la han adoptado. En cuanto a las habilidades digitales, también muestran grandes diferencias entre generaciones y se produce una brecha de género en determinadas tareas realizadas. Los varones destacan en actividades como transferir ficheros entre ordenador y otros dispositivos, conectar o instalar dispositivos, comprimir ficheros o instalar software o aplicaciones; en cambio, en tareas como crear presentaciones electrónicas o usar software para editar fotos, video o audio la desventaja de las mujeres, salvo entre las más mayores, es casi nula, incluso las más jóvenes destacan un poco más que ellos.

En el uso diario de Internet

Entre los grupos más jóvenes llega hasta el 90 %. En cuanto al tipo de uso, las mujeres destacan en los relacionados con salud y educación, hasta 20 puntos más y utilizan más frecuentemente las redes sociales. Los hombres son más propensos a jugar en red, descargar software o usar banca electrónica, superando los 15 puntos de diferencia en las cohortes de edad intermedias y jóvenes.

Las habilidades digitales también están relacionadas con la tasa de empleo y el acceso a contratos indefinidos, con diferencias según los grupos de edad y el nivel de las habilidades. En cuanto al empleo en el sector TIC en España las mujeres representan el 23 % del personal empleado, el 21 % entre el personal investigador y desciende al 16-17 % en las ocupaciones de especialistas TIC, habiendo incluso descendido 3 puntos en los últimos 7 años. Casi 3 puntos ha descendido también, desde 2013, el porcentaje de mujeres graduadas en estudios superiores TIC en centros españoles, estando en 2017 es un escaso 12 %, el mismo que el de matriculadas. Estos datos manifiestan que la tendencia no parece ser hacia el aumento de la presencia de mujeres en este ámbito.

Entre los objetivos del estudio, en el que también han participado Cecilia Castaño, Lorenzo Escot y Adolfo Roquet, está conocer la evolución de la brecha digital de género en los últimos 12 años y la reciente participación de las mujeres en los ámbitos donde se diseñan, producen y controlan TIC y en otros no estrictamente TIC, pero relacionados con ellas; explorar las tendencias futuras y las actitudes y expectativas de las personas más jóvenes hacia las tecnologías, y realizar aportaciones para la intervención en materia de inclusión y empoderamiento digital de las mujeres en España.