La belleza, ¿otro obstáculo para las mujeres en el trabajo?

315

Hemos encontrado un estudio interesante que nos despertó unas cuantas preguntas. Afirman que, al contrario de lo que supone el prejuicio, las mujeres bellas tienen entre un 20 y un 30% menos de posibilidades de conseguir una entrevista de trabajo. Por el contrario, un hombre atractivo mejora sus posibilidades. Los datos surgen de un estudio realizado por economistas de la Universidad Ben-Gurión del Néguev, en Israel. Señalan que la causa de esta discriminación podría estar en el gran número de mujeres que trabajan en la sección de recursos humanos de las compañías.

El estudio consistió en enviar 5.312 pares de curriculum vitae a 2.656 anuncios de trabajo de Israel. En cada par de CVs enviados, uno iba sin foto del interesado, mientras que en el segundo, idéntico al primero, se enviaba una foto, de un atractivo hombre o de una atractiva mujer, o bien de hombres y mujeres poco agraciados. Los investigadores midieron las repuestas de las empresas (llamadas o e-mails para concertar entrevistas con los candidatos presentados). En total, la tasa de respuesta fue del 14,5%. En primer lugar nos preguntamos: ¿Qué estereotipo de belleza habrán considerado los científicos?

Al contrario de lo que se cree comúnmente, las mujeres atractivas recibieron menos respuestas que las mujeres no atractivas, y también menos respuestas que las mujeres cuyos CVs no presentaron foto alguna. Según explica uno de los autores de la investigación, el profesor del departamento de economía de la Universidad Ben-Gurión, Bradley Ruffle, éste sería “el primer estudio que analiza la discriminación por belleza en el proceso de contratación en el mercado laboral real (en lugar de hacerlo en un mercado de laboral artificial o en un escenario de decisiones hipotético)”. 

Resultados obtenidos 
La medición de las respuestas obtenidas reveló lo siguiente: los hombres atractivos recibieron una tasa de respuestas del 19,9%, casi un 50% más de media que los hombres poco agraciados. 

 Entre las mujeres la cosa no funciona igual. Según los resultados obtenidos, y al contrario de lo que se cree comúnmente, las mujeres atractivas recibieron menos respuestas que las mujeres no atractivas, y también menos respuestas que las mujeres cuyos CVs no presentaron foto alguna. 

Según los investigadores, entre las candidatas, los CVs sin imagen tuvieron la mayor tasa de respuestas, un 22% más alta que la de las mujeres poco agraciadas y un 30% más alta que la de las mujeres atractivas. Y aquí viene a la mente otra cuestión: ¿Influiría la actitud de las fotografiadas?  

Los autores del estudio señalan que “estos resultados acerca de la penalización que se da a las mujeres guapas contradicen la literatura actual sobre el comportamiento de las organizaciones en lo que al atractivo tanto de hombres como de mujeres se refiere”. 

A partir de estos datos, los científicos recomiendan que las mujeres atractivas omitan poner sus fotos en sus CVs, ya que éstas podrían reducir entre un 20 y un 30% sus posibilidades de ser contratadas. 

El estudio consistió en enviar 5.312 pares de curriculum vitae a 2.656 anuncios de trabajo de Israel. En cada par de CVs enviados, uno iba sin foto del interesado, mientras que en el segundo, idéntico al primero, se enviaba una foto, de un atractivo hombre o de una atractiva mujer, o bien de hombres y mujeres poco agraciados. Los investigadores midieron las repuestas de las empresas (llamadas o e-mails para concertar entrevistas con los candidatos presentados). En total, la tasa de respuesta fue del 14,5%. En primer lugar nos preguntamos: ¿Qué estereotipo de belleza habrán considerado los científicos?

Los investigadores barajaron la idea de que la diferencia podría deberse al gran número de mujeres que trabaja para los recursos humanos de las compañías.  Según explica uno de los autores de la investigación, el profesor del departamento de economía de la Universidad Ben-Gurión, Bradley Ruffle, éste sería “el primer estudio que analiza la discriminación por belleza en el proceso de contratación en el mercado laboral real (en lugar de hacerlo en un mercado de laboral artificial o en un escenario de decisiones hipotético)”. 

Resultados obtenidos 
La medición de las respuestas obtenidas reveló lo siguiente: los hombres atractivos recibieron una tasa de respuestas del 19,9%, casi un 50% más de media que los hombres poco agraciados. 

Entre las mujeres la cosa no funciona igual. Según los resultados obtenidos, y al contrario de lo que se cree comúnmente, las mujeres atractivas recibieron menos respuestas que las mujeres no atractivas, y también menos respuestas que las mujeres cuyos CVs no presentaron foto alguna. 

Según los investigadores, entre las candidatas, los CVs sin imagen tuvieron la mayor tasa de respuestas, un 22% más alta que la de las mujeres poco agraciadas y un 30% más alta que la de las mujeres atractivas. Y aquí viene a la mente otra cuestión: ¿Influiría la actitud de las fotografiadas?  

Los autores del estudio señalan que “estos resultados acerca de la penalización que se da a las mujeres guapas contradicen la literatura actual sobre el comportamiento de las organizaciones en lo que al atractivo tanto de hombres como de mujeres se refiere”. 

A partir de estos datos, los científicos recomiendan que las mujeres atractivas omitan poner sus fotos en sus CVs, ya que éstas podrían reducir entre un 20 y un 30% sus posibilidades de ser contratadas. 

Discriminadas por ellas 

Otro descubrimiento realizado por el estudio fue el siguiente: el número de mujeres atractivas víctimas de la discriminación varió en función de quien pretendía contratarlas.

“Los datos sugieren que sería la inquietud de las mujeres por la presencia de mujeres atractivas en el lugar de trabajo la razón más importante de la desventaja de estas últimas en posibles contrataciones” Así, cuando los que recibieron los CVs fueron agencias de contratación, las candidatas guapas no fueron tratadas peor que las candidatas feas, y las mujeres atractivas fueron penalizadas sólo modestamente en comparación con las mujeres cuyos CVs no llevaban foto. 

Sin embargo, cuando los receptores de los CVs fueron empresas que contrataban a sus empleados directamente, las mujeres atractivas recibieron una tasa de respuesta de casi la mitad que la tasa de respuesta de las mujeres poco agraciadas o de las mujeres cuyos CVs no llevaban foto. 

Los investigadores barajaron entonces la idea de que la diferencia podría deberse al gran número de mujeres que trabaja para los recursos humanos de las compañías. 

Para verificar esta idea, después del primer experimento se realizó una encuesta a las personas que, en cada empresa, habían filtrado a los candidatos. Estas personas fueron mujeres en un 96% de los casos, jóvenes (de una edad media de entre los 23 y los 34 años) y generalmente solteras (en un 67% de los casos). 

Según Ruffle, las evidencias obtenidas “sugieren que sería la inquietud de las mujeres por la presencia de mujeres atractivas en el lugar de trabajo la razón más importante de la desventaja de estas últimas en posibles contrataciones”. ¿Habría mujeres en el equipo de investigación?

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de Género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

 

Artículo anteriorMentoring y diversidad ¿vulnerables o sinverguenzas?
Artículo siguienteSurmenage a trois