Cómo analizan sus carreras las mujeres ejecutivas

378

Son tan sólo 200 en toda América Latina, y se conoce poco sobre ellas. Lidia Heller presentó algunos de los resultados de la investigación "Mujeres ejecutivas en Latinoamérica: en qué se parecen y en qué se diferencian sus ascensos y su carrera profesional", con la presencia de algunas de las mujeres entrevistadas para el análisis: María Luisa Fulgueira, CEO de Daltosur; Gabriela Aguilar, Directora de Comercialización de Gas Natural para Latinoamerica de Occidental Argentina Exploration and Production; Adriana Calvo, Socia de Deloitte Argentina; Sandra Slavkis, Managing Director Argentina, Brazil, Colombia & Chile de Danone para Baby Division Demographic.

La mayoría de las mujeres encuestadas no perciben la discriminación y creen que los obstáculos tienen que ver más con barreras internas, como por ejemplo el balance entre la vida familiar y personal. ¿Propuestas para igualar las oportunidades? El mentoreo y el networking de mujeres.

La cuestión del techo de cristal ya no se percibe como uno de los mayores problemas, sino que deberíamos pensar en lo laberintos, ya que los obstáculos se perciben en la base de las estructuras organizativas. El mentoreo de mujeres más jóvenes fue una de las tareas  que las mujeres entrevistadas están dispuestas a hacer, y que consideran importante.Aunque en diciembre las agendas de las mujeres se complejizan, unas cien mujeres se reunieron en la sede de FEHGRA, convocadas por Women In Management (WIM) la semana pasada, para conocer los resultados preliminares para la Argentina de la investigación, que se realizó bajo la coordinación y dirección de la Universidad de los Andes (Colombia) y de la Universidad de Northwestern (Estados Unidos), y que intenta responde a una incógnita pendiente: ¿Cómo son las mujeres ocupando puestos de alta dirección en Latinoamérica?

Situación actual
En América Latina hay 200 mujeres ocupando puestos de alta dirección en 17 países. Las cuatro empresarias presentes son parte de ellas, y también respondieron el cuestionario de 50 preguntas que se confeccionó con el mayor rigor académico.

En el mundo menos del 5% de los CEO de las empresas más importantes son mujeres – de las 500 empresas top según el ranking de Fortune, tan sólo 13 tiene una mujer presidenta ­-. En América Latina, las mujeres ocupan menos del 14% de puestos en juntas administrativas. Un ejemplo gráfico es el de las compañías petroleras, donde de 36 asientos tan sólo dos están ocupados por mujeres.

Desafíos y barreras: Pisos pegajosos
Cuando se interrogó a estas mujeres que se encuentran ocupando algunas de esas pocas sillas, sobre cuáles eran las principales barreras para el acceso de las mujeres a espacios de poder en el sector privado, una de las opciones más nombradas fue el "balance entre vida familiar y personal". Un dato interesante al respecto, es que la mayoría de las mujeres en altos cargos en la región armaron sus parejas y tienen hijos.

También se mencionaron como obstáculos al "desarrollo de habilidades" y a la capacidad de "hacer valer el propio estilo de liderazgo". Para este tipo de mujeres la cultura corporativa no resulta una dificultad. Es decir, las barreras internas son más importantes que las externas. Durante el debate, las cuatro panelistas destacaron la capacidad de adaptación al medio como una de las condiciones necesarias para ascender.

El poder en sí mismo
El 68% de las entrevistadas confesó estar interesada en arribar a posiciones de poder; mientras que el 32% dijo que no. Cuando se les preguntó por qué la opción más nombrada fue la "realización personal", seguida de la "independencia económica". La idea querer acceder para "alcanzar un puesto de dirección" ­- es decir: el poder en sí mismo-, quedó en anteúltimo lugar.

Identikit
Las empresarias argentinas de estos niveles tienen un promedio de 48 años, están casadas y tienen hijos. Presentan altas credenciales que certifican su educación, trabajan más de 55 horas semanales y todas destacaron que el apoyo doméstico fue central para el desarrollo de sus carreras profesionales. Todas aportan más del 50% al presupuesto familiar.

También tienen altas ambiciones de poder y mantienen un control activo de sus carreras. No reconocen la discriminación en el medio donde se desarrollan.

Conclusiones
A pesar de disponer de los números que muestran que poquísimas mujeres "llegan" a puestos de dirección, las mujeres en altos puestos no perciben la discriminación, ni se sienten atraídas por el movimiento feminista.

A partir de los resultados, una de las cuestiones más novedosas fue preguntarse si vale la pena seguir distinguiendo entre liderazgos femeninos y masculinos. Tal vez resulte más interesante pensar en nuevos liderazgos: donde se valore la efectividad, la capacidad de desarrollar  actividades en simultáneo, y los liderazgos inclusivos.

Para este tipo de mujeres la cultura corporativa no resulta una dificultad. Es decir, las barreras internas son más importantes que las externas. Durante el debate, las cuatro panelistas destacaron la capacidad de adaptación al medio como una de las condiciones necesarias para ascender.La cuestión del techo de cristal ya no se percibe como uno de los mayores problemas, sino que deberíamos pensar en lo laberintos, ya que los obstáculos se perciben en la base de las estructuras organizativas. El mentoreo de mujeres más jóvenes fue una de las tareas  que las mujeres entrevistadas están dispuestas a hacer, y que consideran importante. También coincidieron en que es importante que las mujeres den valor al networking y que aprendan a "venderse".

Citas
María Luisa Fulgueira, CEO de Daltosur
: "Tenemos la responsabilidad moral de contar las cosas que no se ven en esto de llegar. Para nosotras fue diferente porque no existía esto del mentoreo, ni los liderazgos inclusivos. Nosotras llegamos a los codazos, y una vez que accedimos tuvimos que cambiar de actitud para liderar cada una a su manera".

Sandra Slavkis, Managing Director Argentina, Brazil; Colombia & Chile de Danone para Baby Division Demographic: "Entre los desafíos y barreras que tenemos las mujeres, me gustaría destacar la falta de ambición. A veces las mujeres queremos llegar, pero no estamos dispuestas  a hacer el esfuerzo. Creo que mi trabajo también enriquece a mi familia. Plantearlo de esa forma es romper una barrera. Siempre pensé que para mi hija es mejor tener una mamá feliz. Nosotras la pasamos bárbaro trabajando".

Adriana Calvo, Socia de Deloitte Argentina: "La mitad de los estudiantes de Económicas, son mujeres. Y más de la mitad de quienes se reciben como contador público son mujeres. Ese talento no nos lo podemos perder: como firma, como profesionales y como país".

 

 También te pueden interesar…

¿Ya has visitado ARGENTINA en nuestra ZONA INTERNACIONAL?   

 

Artículo anteriorMentoring y diversidad ¿vulnerables o sinverguenzas?
Artículo siguienteSurmenage a trois