ICO: El punto débil es la atención a los negocios ya existentes

114

Por David F. Pascual

La Asociación de Mujeres Empresarias de Ceuta mantiene su escepticismo ante los créditos ICO. Unas herramientas económicas llamadas por el Gobierno central a salvar de la quiebra a muchas empresas pero que, para este grupo, no está llegando tanto como debiera a quien lo necesita. Una posición que ya manifestaron hace dos meses en un desayuno informativo con representantes de las entidades bancarias locales.

“La realidad es que los bancos siguen poniendo bastantes pegas a la hora de entregar créditos”, resumió Sony Lalwani, economista y coordinadora de la asociación. Según esta las líneas ICO están dirigidas a proyectos “muy particulares” algo que resulta en que muchas de las propuestas sean rechazadas.

"Las líneas ICO están dirigidas a proyectos muy particulares, algo que resulta en que muchas de las propuestas sean rechazadas."Lalwani recuerda que la mayoría de las empresas acude a las entidades financieras en busca de pólizas de crédito, algo que no es la principal finalidad de los ICO. “En ese aspecto estas líneas poco están ayudando”, afirmó.

Por otro lado, la coordinadora de la Asociación de Mujeres Empresarias señaló que la atención a los negocios ya existentes supone el principal punto débil de estos créditos. Según esta economista la financiación crediticia tiene como destino cubrir los gastos derivados de la puesta en marcha de nuevos negocios o ampliaciones de los ya existentes. Algo que no casa nada bien con una situación de grave depresión económica. En este sentido, Lalwani recordó que los ICO eran algo que ya existían antes de la crisis.

Los créditos ICO no dejan de ser préstamos, a unas condiciones preferentes, que se tienen que devolver. Esta idea puede no haber calado bien en el colectivo empresarial. “Como herramienta no nos sirve porque en la mayoría de los casos lo que hay es una falta de liquidez transitoria”, precisó la economista ceutí.

También te pueden interesar…

 

Artículo anteriorCara y cruz de la conciliación
Artículo siguiente“El mundo empresarial fue un accidente del que no me arrepiento”