“Los negocios iniciados por mujeres aguantan mejor las épocas difíciles”

409

 

El porcentaje de población activa en España es del 59,9%. Centrándose sólo en ellos, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), ha realizado un estudio de los datos, desagregándolos por género. De ellos, se desprende que la tasa de actividad en las mujeres es prácticamente 15 puntos inferior a la de los hombres (52,67% en mujeres, frente al 67,43% de los varones).

En cuanto a los sectores de actividad, los servicios son el sector mayoritario en ambos sexos, aunque en el caso de las mujeres alcanza el 88,5% del total. En el resto de sectores, el porcentaje de varones supera al de mujeres, siendo el caso más notable el de la construcción, que concentra al 13,7% de los varones en activo, frente a tan solo el 1,4% de mujeres.

"Que se convierta en una alternativa real y efectiva para que las mujeres entren en el mercado laboral, al ser éstas uno de los colectivos con más dificultades para formar parte del tejido productivo."

"Esta rápida radiografía del mercado laboral en España -afirma Lorenzo Amor, Presidente Nacional de ATA pone de manifiesto como la mujer aún tiene muy complicado el acceso al mercado de trabajo, con tasas de actividad y empleo aún muy por debajo de las masculinas. Además, muestran un panorama laboral realmente complicado, cuando únicamente el 53,43% de los hombres en edad de trabajar, se encuentran trabajando, porcentaje que desciende hasta el 41,11% en el caso de las mujeres".

Las autónomas españolas a por el crecimiento

Durante el primer semestre del año, y por primera vez desde el inicio de la crisis, el número de trabajadores autónomos registró un aumento en el número de emprendedores, concretamente se incrementó en 6.400 nuevas iniciativas emprendedoras en los seis primeros meses de 2011.

Si retrocedemos al inicio de la crisis, se comprueba como el ritmo de pérdida de empleo autónomo entre el colectivo de autónomos varones se triplica en relación a las mujeres: desde mayo de 2008, el número de autónomos hombres se ha reducido un 11,01%, frente a un 4,4% que lo han hecho las mujeres. Además, de los 302.129 autónomos que han desaparecido, 253.390 han sido varones, frente a 48.739 mujeres, es decir, 8 de cada 10 autónomos -el 83,9%- que se han perdido desde el inicio de la crisis ha sido hombres. Las mujeres únicamente representan el 16,1% de la pérdida total de autónomos.

Siguiendo la tendencia experimentada desde el inicio de la crisis, el empleo autónomo femenino ha tenido un comportamiento mucho más positivo que el de los varones, y ha sido el  responsable de este crecimiento en cuanto al número de autónomos: mientras el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) cierra el periodo con 407 autónomos varones menos (-0,02%), el número de nuevas emprendedoras que han decidido poner en marcha una actividad empresarial ha aumentado hasta cerrar el semestre con 6.807 nuevas autónomas (+0,6%).

El informe elaborado desde ATA muestra cómo el peso de la mujer autónoma en España va poco a poco aumentando, y representan ya 1 de cada 3 autónomos, el 34,1% del total de autónomos registrados en el RETA.

Perfil de la mujer autónoma española

El informe de ATA pone de manifiesto como el perfil de la mujer autónoma en España es una emprendedora, de entre 40 y 54 años (44,6%), que vive en Cataluña (17,3%), Andalucía (14,8%), Madrid (11%) o C. Valenciana (10,6%), mayoritariamente, y que ejerce su actividad dentro del sector comercio (32,1%). Es decir, 1 de cada 3 autónomas que hay en España ejerce su actividad en el comercio.

Cabe destacar notables diferencias por sexo, si se analiza el sector de actividad: mientras que la construcción es el sector de actividad de 18% de los autónomos españoles a 30 de junio de 2011, sólo es el del 1,6% de mujeres.

Las mujeres autónomas son más numerosas que los hombres en prácticamente todos los sectores: en el comercio (32,1% mujeres, 20% varones), hostelería (11,5% mujeres, 8,7% varones), actividades profesionales, científicas y técnicas (6,7% féminas, 5,8% varones), actividades sanitarias (4,3% mujeres, 1,7% varones), actividades administrativas (3,9% mujeres, 3,4% varones), actividades financieras y de seguros (2,4% mujeres, 1,6% varones), actividades artísticas y de entretenimiento (1,9% mujeres, 1,7% hombres) y actividades inmobiliarias (0,7% mujeres, 0,5% varones).

La agricultura cuenta con idéntico peso y representan, en ambos casos, al 13,6% de los autónomos españoles. A parte de la construcción, los varones son más numerosos porcentualmente que las mujeres en el transporte (11,4% de los autónomos varones, frente al 1,6 de mujeres), industria (6,2% del total de autónomos varones, 3% en el caso de las mujeres) e información y comunicación, sector que acoge al 1,4% de los varones y al 0,9% de las mujeres.

"El informe refleja -declara Lorenzo Amor que los negocios iniciados por mujeres aguantan mejor las épocas difíciles. Pero queda patente que el tejido productivo de nuestro país sigue capitaneado por hombres al estar el peso de las autónomas aún muy por debajo del de los varones"

"A pesar de esto, el número de mujeres que deciden ser su propio jefe y darse de alta como autónomas, llevando a cabo su propia actividad empresarial lleva unos años en continuo crecimiento. Es por ello, que desde la Administración tienen que potenciar y apoyar el autoempleo -continua Lorenzo Amor con el objetivo de que se convierta en una alternativa real y efectiva para que las mujeres entren en el mercado laboral, al ser éstas uno de los colectivos con más dificultades para formar parte del tejido productivo, dadas las tasas de actividad, paro y empleo que arroja la EPA".

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Actualidad y economía en nuestra ZONA INTERNACIONAL?

Artículo anteriorEllas, la diversidad y la creatividad
Artículo siguienteLas heridas del viento, soledades enfrentadas