¿Cómo quitarse el miedo a preguntar?

Miedo a preguntar

Hacer preguntas muchas veces puede ser desalentador. Se trata de una situación incómoda, que nos llena de preocupación y dudas. Preguntar cosas nos ubica en un lugar que suele molestar: el de la exposición de nuestra ignorancia. Es por eso que el miedo a preguntar sigue siendo el gran problema de muchas personas.

Kevin Dickinson, columnista de Learning Curve en Big Think y Big Think+, reflexiona sobre el arte de hacer las preguntas correctas y puntualiza en la importancia de revitalizar nuestra habilidad para preguntar.

El autor busca en la infancia el impulso para explicarse. Dice que hubo un tiempo en el que fuimos sabios que buscaban y preguntaban: ¿Adónde va el sol por la noche? ¿Cómo es que las cremalleras permanecen cerradas? ¿Por qué ese hombre no tiene un hogar como nosotros? ¿Por qué las rocas se hunden pero el hielo flota? ¿El azul que ves es el mismo azul que yo veo?

quitarse el miedo a preguntar

Aunque se creía que los eternos porqués de los niños eran una estrategia para llamar la atención, Dickinson apunta que investigaciones recientes sugieren que son genuinamente curiosos y que sus preguntas influyen en su pensamiento posterior. Pero, en algún momento, nuestros impulsos interrogativos se agotan.

Eso es un problema, según retoma del periodista Warren Berger: «En una época en la que hay tanto conocimiento a nuestro alrededor, las respuestas están al alcance de la mano, necesitamos grandes preguntas para poder saber qué hacer con toda esa información y encontrar nuestro camino a la siguiente respuesta».

En algún momento, nuestros impulsos interrogativos se agotan

Sin embargo, no hay que darse por vencido. No importa la edad, el arte de hacer la pregunta correcta no está muerto ni perdido. En el peor de los casos, simplemente se ha quedado inactivo. Simplemente necesitamos encontrar maneras de revitalizarlo. Aquí van algunos apuntes para tener en cuenta, según Dickinson. 

Apoyar un entorno inquisitivo

¿Por qué el impulso del niño de hacer preguntas se vuelve inactivo en tantos adultos? Como la mayoría de las preguntas sobre el comportamiento, la respuesta es variable y está determinada de forma múltiple, pero un factor importante es cómo cambia el entorno social que nos rodea a medida que envejecemos.

Las escuelas se transforman de un lugar para hacer preguntas a un lugar financiado por nuestra capacidad para responderlas. Aprendemos a vendernos en el mercado laboral por lo que (y por quién) sabemos, no por lo que no sabemos. Y reconocemos que la sociedad premia a las personas que se proponen tener las respuestas, por muy descabelladas que sean esas soluciones.

Como tal, una forma de revitalizar nuestra curiosidad es simplemente cambiar el guión. Podemos ser más audaces al hacer preguntas en público y animar a otros a seguir su curiosidad también. En ese estímulo, ayudamos a crear un entorno en el que quienes nos rodean se sientan a salvo de la vergüenza y la humillación que pueden sentir al revelar una falta de conocimiento sobre un tema, que puede repercutir en nosotros.

Una forma de revitalizar nuestra curiosidad es simplemente cambiar el guión

«Es una superpotencia. En un mundo que se rige por la vergüenza y quizás por la corrección política, cada vez más personas no dicen lo que piensan. No están preguntando qué tienen en mente. Y las preguntas aquí son las más poderosas», dijo el empresario Tim Ferriss en una entrevista.

Haz las preguntas correctas

En algún momento, todos hemos tenido un maestro, padre o gerente que nos ha dicho: «No hay preguntas tontas».

Pero el hecho de que una pregunta no pueda ser estúpida no significa que no pueda ser sarcástica, condescendiente, despreciativa o francamente desagradable. Aquí se encuentra la línea divisoria entre una pregunta «correcta» y una «incorrecta».

como perder el miedo a preguntar

Una pregunta incorrecta es la que se ofrece por su sabor o estilo retórico. Su objetivo no es abrirte a la exploración ni saciar tu curiosidad. Es para ganar una discusión o para obligar a alguien a proporcionar la información que ya conoce.

Una pregunta correcta es cualquier pregunta que proviene de un lugar de curiosidad honesta y, como señala Berger, lo ayuda a organizar su pensamiento en torno a lo que no sabe.

Hasta que descubren el sarcasmo, los niños se sienten naturalmente atraídos por este tipo de preguntas. Es una de las razones por las que sus motivos nunca vienen a la carta, sino que se agrupan en una cadena dinámica. Sus seguimientos aparentemente interminables no son trucos retóricos diseñados para hacer tropezar a los adultos y revelar que ignoran las verdades básicas; están genuina y desvergonzadamente interesados ​​en aprender tanto como puedan sobre un tema.

Una pregunta correcta es cualquier pregunta que proviene de un lugar de curiosidad honesta

Volver a lo básico

Incluso si deseamos el conocimiento, tenemos el desafortunado hábito de sobrestimar nuestro saber de cualquier tema determinado, y esta ilusión puede conducir a suposiciones y creencias falsas que infectan nuestros procesos de pensamiento.

Una forma de eliminarlos es comenzar con la pregunta más básica que podamos formular. El artista conceptual Jonathon Keats llama a estas «preguntas ingenuas». La geoquímica Hope Jahren las llama «preguntas de curiosidad». Cualquiera que sea la etiqueta, son, en esencia, el tipo de pregunta que se le podría ocurrir a un niño.

Avanzar a partir de tales preguntas requiere que profundicemos y ralenticemos nuestro pensamiento, lo que, a su vez, puede revelarnos incógnitas desconocidas o información que tal vez se nos haya escapado la última vez que exploramos el tema.

Considera las relaciones interpersonales. Comience por hacer preguntas simples: ¿Cómo se sienten hoy? ¿En qué están metidos? ¿Cómo ha estado el trabajo últimamente?

Incluso estas preguntas de «charla trivial» pueden generar mucha información si prestas atención, y puedes usar eso para llevar la conversación a lugares más profundos y personales para revelar profundidades previamente inexploradas en la persona, ya sea una nueva relación o un compañero de por vida.

El punto crucial es que ser curioso nos ayuda a conectarnos con los demás, y esta conexión nos hace más comprometidos con la vida. La curiosidad genuina invita a las personas a compartir más de sí mismas con nosotros y esto, a su vez, nos ayuda a comprenderlas.

Practica haciendo preguntas

Cuando se trata de cómo formulamos y secuenciamos las preguntas, hay pocas reglas estrictas, si es que hay alguna. La honestidad y la curiosidad son las cosas principales.

Dicho esto, Alison Wood Brooks y Leslie K. John, profesora asociada y profesora de administración de empresas, respectivamente, recomiendan algunas de las mejores prácticas. Le aconsejan que comience con preguntas menos delicadas, favorezca las preguntas de seguimiento, mantenga las preguntas abiertas, participe en un tono informal, preste atención a la dinámica del grupo y, por supuesto, escuche atentamente.

«La buena noticia es que al hacer preguntas, naturalmente mejoramos nuestra inteligencia emocional, lo que a su vez nos convierte en mejores interrogadores: un ciclo virtuoso», escriben en Harvard Business Review .

Estas sugerencias le serán útiles la mayor parte del tiempo, pero Brooks y John advierten que hay circunstancias en las que no serán aplicables (como durante negociaciones intensas).

También puedes practicar haciendo preguntas de y para ti mismo. Ferriss recomienda mantener una lista actualizada de preguntas en un diario. Estas preguntas podrían ser autorreflexivas, podrían impulsar futuras investigaciones, o simplemente podrían ser reflexiones que necesita anotar mientras las neuronas están calientes.

Escribir en un diario no solo elimina la publicidad de hacer preguntas, sino que también le ofrece un lugar para experimentar. Incluso si el 90% de sus preguntas registradas en el diario son basura, dijo Ferriss, y solo vale la pena seguir el 10%, esa es una gran tasa de éxito.

Finalmente, Ferriss también lo alienta a reservar tiempo para hacer preguntas fantásticamente absurdas. ¿Cómo lograría el trabajo de una semana en dos horas? Que harías si ganaras la lotería? Si pudieras diseñar una ciudad desde cero, ¿cómo lo harías? Si supieras el día en que morirías, ¿cómo cambiaría eso tu vida hoy?

“Este tipo de preguntas absurdas no te permiten usar tus marcos predeterminados para las soluciones. No le permiten usar su base de suposiciones actuales para encontrar respuestas. Te obliga a pensar lateralmente. Te obliga a romper algunos de los límites en la esfera de la comodidad que has creado para ti mismo, y eso es lo que los hace, creo, de alguna manera tan poderosos”, dijo Ferriss.

Más allá de la alegría del descubrimiento, sepa que las preguntas que hace son los problemas que resuelve. Te ayudan a conectarte con otros y fortalecer esas relaciones. Y también son su medio principal para aprender sobre su mundo, tanto el externo que lo rodea como el interno. En resumen, hacer preguntas es la mejor manera de profundizar su comprensión de las cosas que son importantes para su vida.

Red WISE: ¿Puede la Inteligencia Artificial combatir estereotipos de género?

Artículo anteriorCaterina Moretti se une al equipo de embajadores de la Fundación Adecco
Artículo siguienteDía de la Mujer Médica: un repaso por las profesionales más reconocidas