Voto por las vacaciones lego: un espacio para construir tu futuro inmediato

Hablo sobre las vacaciones "lego" como una oportunidad. El agua, el verde, la arena, el silencio… generan un espacio dorado con el que habitualmente no contamos. Surge la creatividad, imaginamos cosas con la vista perdida en la nada, ponemos todo patas arriba, de la manera más ligera.

Estos son días en los que gran parte de la población cuenta las horas para marcharse y descansar por fin de un año que siguió siendo complejo y que agregó, por si faltaba algo, nuevas preocupaciones al incierto panorama que teníamos cuando aún no dejamos el anterior.

Esta pausa necesaria cumple con uno de los requisitos más importantes que es renovar las energías para abordar lo que viene a partir de septiembre. Sin entrar a analizar los diagnósticos y pronósticos que escuchamos a diario por boca y letra de analistas nacionales e internacionales, la realidad indica que lo que viene no es una autopista con indicaciones certeras sino más bien un terreno escarpado con curvas y muchos puntos ciegos.

Los desafíos se multiplican y por eso tiene especial valor el descanso que nos toca, que ya era hora. Despegar, olvidarse de los malos ratos, celebrar los buenos momentos y sobre todo encontrar espacios para pensar y poner en orden todo lo que está pendiente y que por fuerza de las urgencias y la inmediatez no logramos hacer cuando quisimos o debimos.

Suelo repetir que es importante pensar estratégicamente a la hora de tomar decisiones y el descanso -en la playa, en el campo, en una casa de pueblo o simplemente en la soledad de una ciudad medio abandonada- puede ser la mejor alternativa para abordar aquello que pospusimos.

Despegar, olvidarse de los malos ratos, celebrar los buenos momentos y sobre todo encontrar espacios para pensar y poner en orden todo lo que está pendiente.

Leo hace unos días que la filósofa Ruth Chang se ha dedicado a estudiar “las decisiones difíciles”, esas disyuntivas que evitamos y que suelen ir acompañadas de grandes dosis de ansiedad. Pensadora y catedrática de jurisprudencia en la Universidad de Oxford, Chang alerta sobre las falsas opciones. Me recuerda a un mentor que, con mucha sabiduría, ante situaciones de tensión y decisión me preguntaba ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿En base a qué mides la importancia de los hechos como para determinar su dramatismo? Y de pronto, frente a otros temas capitales y realmente importantes en mi vida, las cosas encajaban. Podía tomar una perspectiva alejada de mí misma. Y volver a pensar en esa elección, con más libertad, con menor temor, con más razón y corazón.

Posponer o construir con la calma que las vacaciones otorgan

Durante esta semana dos personas con las que tenía previsto empezar a trabajar sobre su estatus profesional, sus incertidumbres y que me solicitaron las respaldara para analizar el panorama y tomar decisiones estratégicas, luego de posponer dos y hasta tres veces nuestra cita, me dijeron que vivían en una locura y que retomarían después del verano.

¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿En base a qué mides la importancia de los hechos como para determinar su dramatismo?

Esto me llevó a pensar. ¿Hasta qué punto las circunstancias, los momentos y los espacios definen lo que hacemos? ¿Hasta qué punto nos damos cuenta de que somos quienes podemos elegir y decidir que ese espacio juegue a nuestro favor?

Me explico. Me imagino a cada una de ellas en septiembre volviendo de las vacaciones afrontando un sinnúmero de temas que resolver: personales, familiares, profesionales, laborales. Y además allí, montando guardia, está la realidad para cambiarlo todo en el momento menos pensado. ¿Y si tomamos coraje y aprovechamos esta «bahía» de vacaciones para pensar y construir? ¿Y si tomamos ventaja?

Viene a mi cabeza la imagen de las vacaciones “lego” – ese juego que en mi país se llamaba “rasti” y que sigue atrapando a las nuevas generaciones: bloques con los que se va construyendo cualquier cosa que se imagine. O casi. Entonces, el agua, el verde, la arena, el silencio… generan un espacio dorado -por la importancia que tiene y el provecho que podemos sacarle- porque habitualmente no contamos con él. Surge la creatividad, imaginamos cosas con la vista perdida en la nada, una manera diferente de verlo, de limar las aristas, de poner todo patas arriba, de manera ligera, posible.

Vuelvo a la figura del lego invocando la imaginación y la construcción para que el regreso sea más confortable porque hay un punto de partida. Hemos desbrozado el terreno, alineado los pensamientos con las emociones, separado la paja del trigo, y entendemos que las decisiones crecen endemoniadamente, cuando no se toman.

¿No sería una gran ventaja llegar con los deberes hechos no por obligación sino por gusto y con la cabeza más fresca que nunca? Volver de las vacaciones con una guía, un listado de SI o de NO, con más claridad y muchas más opciones de conseguir lo que realmente queremos.

Voto por las vacaciones lego… pensar, construir, derribar y volver a empezar.

Dice Chang que se demoran las decisiones con la esperanza de que cambien las circunstancias y que la decisión se vuelva más sencilla. Lo que se evita es la equivocación. Y cita a Bernard Shaw, cuando dice “la vida no es cuestión de encontrarse a uno mismo sino de crearse”. O lo que es lo mismo de “construirse”.

Voto por las vacaciones lego… pensar, construir, derribar y volver a empezar. Evitar y posponer no es una buena estrategia. Pensar y construir sobre el pensamiento, las ideas, el foco y los anhelos, sí.

Artículo anteriorPrensa Ibérica incorpora a Mayte Santillana como directora de marketing comercial
Artículo siguiente¿Más mujeres que mandan en las zonas rurales? Sí, pero la brecha salarial continúa
Periodista y Empresaria, es fundadora y directora de Mujeres&Cía y Presidenta de Las Top 100 Mujeres Líderes en España, iniciativa que fundó. Experta en Liderazgo femenino, creó el programa Aceleradora para lograr que las mujeres lleguen antes y en el mejor estado, al lugar donde se merecen estar. Diversidad y talento liderazgo inclusivo, lobby femenino, emprendimiento y networking son algunos de los temas que imparte en conferencias y talleres en empresas e instituciones. Es autora de "Seis mujeres, seis voces, otra mirada sobre la mujer y el poder".