Los números verdes

237

Mientras Estados Unidos se enfrenta a la mayor recesión económica desde la Gran Depresión, el nuevo gobierno de Obama, el presidente de la ‘esperanza y el cambio’, parece cumplir, de momento, con sus promesas de modernizar la economía y apoyar el medio ambiente.

Su Proyecto de Ley Americano de Recuperación e Inversión de 2009, presentado hace unos días, parte con un presupuesto de 787.200 millones de dólares, de los cuales, alrededor de 100.000 millones se invertirá en medio ambiente — más de 71.000 millones irán a parar a iniciativas verdes y unos 20.000 millones serán para impuestos fiscales ambientales—. Eso sí, ni un sólo dólar irá a parar a la energía nuclear.

Plan de Estímulo Económico de EEUU: 787.200 millones de dólares en total; 100.000 millones para proyectos verdes; 3.400 millones para captura y secuestro de carbono; 0 dólares para la energía nuclear.Obama quiere reducir la dependencia del petróleo del país, y para ello destinará 35.000 millones de dólares a las energías limpias —30.000 millones dólares se dedicarán a la mejora de la red eléctrica y a la investigación en renovables; y 5.000 millones dólares servirán para mejorar la eficiencia de viviendas de ingresos medios—.

De esta cantidad, 500 millones servirán para la creación de nuevo ‘empleo verde’, otros 400 millones ayudarán a implantar la tecnología necesaria para impulsar el coche eléctrico en EEUU y unos 2.000 millones se invertirán en investigar baterías eléctricas más eficientes para los vehículos (en España, el Gobierno invertirá 10 millones), entre otras iniciativas relacionadas directamente con la economía, transporte, la red de energía eléctrica, la educación y las infraestructuras.

Durante la campana electoral, Obama prometió concentrar sus esfuerzos en resolver los problemas energéticos existentes en el país, aumentando el uso de energías renovables. Este nuevo plan, en el que ha participado el Centro para el Progreso Americano (un comité de expertos cuyo fundador trabajó para la administración Clinton y el equipo de transición de Obama), parece cumplir muchos de tales compromisos.

Según la organización ecologista Greenpeace —que se muestra satisfecha debido a que los fondos dedicados a la energía nuclear fueron eliminados del paquete final—, estas medidas del presidente reducirán las emisiones de gases invernaderos de Estados Unidos en un 1%. Sin embargo, no todos los grupos ecologistas están contentos, y menos aquellos que esperaban una conversión radical a las energías renovables. Y es que parte del presupuesto, unos 3.400 millones de dólares, serán para técnicas de captura y secuestro de carbono.

500 millones servirán para la creación de nuevo ‘empleo verde’, otros 400 millones ayudarán a implantar la tecnología necesaria para impulsar el coche eléctrico en EEUUSi comparamos este plan con el llevado a cabo por Corea del Sur —que dedica dos tercios del paquete de 36.000 millones de dólares al medio ambiente— y el de China —que destina una tercera parte del paquete de estímulo de 580.000 millones—, el plan de EEUU se queda corto. Los países europeos, por otro lado, han dedicado significativamente menos a las iniciativas verdes. Alemania destina un 19% al medio ambiente, Francia, un 8% y Polonia nada.

Así, según los estándares estadounidenses, su dedicación al medio ambiente es bastante alta. La Oficina de Eficiencia Energética y Energía Renovable del Departamento de Energía ha recibido un aumento en los fondos del 1.000% si lo comparamos con el año fiscal 2008, en el que recibió 1.700 millones de dólares.

El proyecto de ley incluye además 17.700 millones para mejoras muy necesarias en el transporte público (por ejemplo, en el ferrocarril) para reducir la congestión de tráfico y el consumo de combustible, 400 millones para que la NASA investigue el cambio climático, fondos para la inversión en infraestructura verde e incentivos para la compra de electrodomésticos eficientes, además de proveer fondos a agencias federales para asegurar el agua limpia, recursos del agua y la limpieza del medio.

Por ERIN SNOOK

También te pueden interesar…

Artículo anteriorLas señales del estatus
Artículo siguienteMujeres trabajadoras: decir NO