Dibujar la cara de Dios

150

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE Sincronizar es hacer que coincidan en el tiempo dos o más fenómenos, en otras palabras sincronizar se refiere a que dos o más eventos sean programados para que ocurran en un momento predefinido de tiempo o lugar. Sincronizamos videos, relojes,  archivos, bailes y música…Pero sobre todo nos sincronizamos con la música…

Los investigadores de la academia de  Sahlgrenska, de la universidad de Gotemburgo, Suecia, estudian cómo la música, en términos puramente biológicos, afecta a nuestro cuerpo y a nuestra salud. Los resultados del estudio demuestran que cantar al unísono tiene un efecto de sincronización, la frecuencia cardiaca de los cantantes tiende a aumentar y disminuir al mismo tiempo y por lo tanto canciones con frases largas logran el mismo efecto que los ejercicios de respiración en el yoga. El canto no solo sincroniza los movimientos musculares y las actividades neuronales de los cantantes también sincroniza los movimientos del corazón.

Cantar de forma sincronizada genera un vínculo de voluntad colectiva, de unión con los demás, difícil de destruir, activa nuestro cuerpo, descansa la mente y nos enciende el corazón.

Cantar de forma sincronizada genera un vínculo de voluntad colectiva, de unión con los demás, difícil de destruir, activa nuestro cuerpo, descansa la mente y nos enciende el corazón.

La prueba la tenemos en los estadios cuando cantamos a nuestros equipos, en las iglesias cuando cantamos a Dios, en las guerras cuando los soldados cantan a la patria, cuando éramos pequeños y cantábamos todos juntos en el colegio o cuando hemos sido mayores y cantamos con amigos nuestras canciones favoritas.  En todas estas ocasiones nos hemos sentido felices, rebosantes e indestructibles.

Pero hay otras formas de sincronización. Son sincronizaciones en la vida cotidiana que aparecen cuando menos las esperas, cualquier día y a cualquier hora.

¿Habéis soñado alguna vez con alguna persona y resulta que al día siguiente os la encontráis casualmente?

¿Habéis pensado y recordado con emoción a una persona y resulta que a los pocos días recibís una llamada o un correo de esa persona?

¿Habéis vivido una situación que estáis totalmente seguros que ya la habéis vivido exactamente de la misma forma pero en otro tiempo?

¿Habéis imaginado que una determinada situación podría ocurrir en las próximas horas o días y aunque parecía imposible y difícil de creer finalmente ha ocurrido tal y como os habíais imaginado?

Sincronizaciones, premoniciones, corazonadas, intuiciones ¿El cerebro es capaz de generarlas o son señales del universo?

Sincronizaciones, premoniciones, corazonadas, intuiciones   ¿El cerebro es capaz de generarlas o son señales del universo?

Si nuestra vida fuera un libro, tendríamos capítulos aburridos y otros más interesantes pero de vez en cuando encontraríamos párrafos subrayados, párrafos  iluminados por  las sincronizaciones, las coincidencias, las intuiciones…

Esas  señales nos ayudan a encontrar el significado de nuestra vida. Debemos prestar atención, observar lo que ocurre y ser sensibles a ellas porque aparecen en cualquier lugar y en cualquier momento, cuando no las esperamos y siempre nos dicen algo, porque es la forma en que Dios nos habla.

Hace un rato  leía un artículo de un profesor. El profesor vio en su colegio a una niña de seis años concentradísima, dibujando. Tras observarla un rato le preguntó ¿Que dibujas? Y la niña contestó: La cara de Dios. Nadie sabe como es, añadió el profesor. "Mejor -dijo la niña sin dejar de dibujar- así lo sabrán"

Es curioso… yo escribo sobre cómo me habla Dios y una niña al mismo tiempo habla de cómo dibuja a Dios… ¿Sincronización, coincidencia, señal…? No lo sé, pero a mí me conmovió.

Quizás todos deberíamos hablar más con Dios,  que en realidad es escucharnos más a nosotros mismos. Y quizás yo debería intentar dibujar la cara de Dios, que en definitiva es hacer más dibujo libre y dejar de copiar. ¿Cuántas veces en clase no pregunté por miedo a hacer el ridículo? ¿Cuántas veces en reuniones de trabajo no pregunté por no encontrar "la  pregunta inteligente"? ¿Inteligente para quién, para qué? Cuántas veces rechacé ofertas de trabajo por miedo a no cumplir expectativas…. En ninguna ocasión me atreví a dibujar la cara de Dios

¿Habéis dudado alguna vez sobre qué decisión tomar ante dos ofertas de trabajo? ¿Habéis dudado alguna vez en si debéis romper una relación sentimental? ¿Habéis buscado una señal ante estas situaciones  que os ayudara a elegir el camino, y no ha llegado?

No ha llegado, porque la señal no es algo que se encuentra por casualidad, como la respuesta a una adivinanza. La señal la construyes tú, con tu pasado, con las cosas en las que crees, con las cosas a las que eres leal, con las cosas y las personas que quieres, con los valores por los que estas dispuesto a sacrificar algo . Solo entonces, no importa lo que nos rodee, veremos la señal, veremos el subrayado, el párrafo iluminado del capítulo que cambiara nuestra vida. Porque la señal  esta en nosotros, es un conocimiento superior que está contenido en nuestra propia mente, sólo hay que identificarla para que nos aporte información, para que nos abra puertas, para que nos pueda guiar. Y  no importa si nos conduce al éxito o al fracaso. Porque hagamos lo que hagamos y pase lo que pase  habremos encontrado el  sentido, habremos encontrado a Dios

Y quizás tenga sentido que yo, un sábado a las tres de la mañana haya escrito estas líneas y que  tú te hayas detenido  a leerlas.

Si al escuchar esta conocidísima canción, cantamos sincronizadamente, haciendo que nuestra frecuencia cardiaca aumente y disminuya al mismo tiempo, estaremos consiguiendo un vínculo que haga que la música del universo resuene en nosotros y nos ayude a percibir las señales, a desvelar los mensajes, a dibujar la cara de Dios.