Primero la gente

182

Como lo indica su título, en Primero la gente, Amartya Sen y Bernardo Kliksberg reflexionan sobre algunos de los principales problemas del mundo globalizado y analizan sus posibles soluciones. Para ello, se valen de las armas que les presta una novedosa disciplina que cada vez despierta mayor interés en todo el mundo: la ética del desarrollo o el desarrollo ético, que intenta recuperar la relación, para los autores hoy perdida, entre la ética y la economía. El fin, claro está, es mejorar la calidad de vida y brindar más oportunidades a todas aquellas personas que hoy se hallan excluidas del sistema.

En la primera parte del libro, Sen analiza los principales temas del siglo XXl, como la mencionada exclusión, la democracia, la equidad en la salud y la tasa de mortalidad como factor económico, entre otras cuestiones. En la segunda parte, Kliksberg desmenuza los desafíos éticos en América latina, entre los que incluye temas como salud, inseguridad y la situación de la juventud. Al final de esta parte también analiza el impacto de las religiones sobre la deuda ética social que hay en la actualidad.

Amartya Sen (nacido en la India) es uno de los mayores expertos en el tema pobreza y hambruna. Es –o ha sido – profesor en las más prestigiosas universidades del mundo como Harvard y Cambridge; además es filósofo, autor de una veintena de libros y en 1998 recibió el Premio Nobel de Economía. En aquel momento, otro premio Nobel de Economía, Robert Solow, describió a Amartya Sen como "la conciencia moral de la profesión económica. La Academia sueca al laurearlo con el Nobel destacó que combinando instrumentos de economía y filosofía ha restaurado una dimensión ética en la discusión de problemas económicos vitales".

Kliksberg (nacido en Argentina) es también un experto en pobreza y es considerado el pionero de la ética para el desarrollo, el capital social y la responsabilidad social empresarial. Asimismo, es asesor de la ONU, la CEPAL y el BID. Escribió 47 libros.

Datos:
322 páginas
24.95 €

Artículo anteriorMaría San Gil abandona la política
Artículo siguienteDía del Diálogo Intercultural