Yingluck Shinawatra, primera mujer que preside Tailandia

187

Yingluck Shinawatra era hasta hace poco una desconocida y hoy es la primera mujer que preside Tailandia. Los votos le han dado la oportunidad a quien hasta antes de la campaña sólo era la hermana del ex-mandatario Thaksin Shinawatra. ¿Podrá gobernar como figura independiente de lo que su hermano Thaksin indique desde Dubai?

Yingluck de 44 años, no había hasta estas elecciones actuado en política, sino gestionando las empresas de su hermano. A pesar de que su candidatura fue vista como una estrategia de Thaksin para volver al poder desde el exilio, la ahora primera ministra logró dar un toque personal a la campaña. Una rosa en la mano, fue el emblema, y la sonrisa y  espontaneidad con la que se dirigió a los ciudadanos, logró conquistar no sólo a los camisas rojas, sino también a los descontentos con la política tradicional.

Una rosa en la mano, fue el emblema, y la sonrisa y  espontaneidad con la que se dirigió a los ciudadanos, logró conquistar no sólo a los camisas rojas, sino también a los descontentos con la política tradicional.

El partido opositor tailandés Puea Thai, que ganó holgadamente con la candidatura de Yingluck,  formará un gobierno de coalición con otros cuatro partidos.

La oposición tailandesa logró 265 de los 500 escaños del Parlamento en tanto el Partido Demócrata del primer ministro saliente, Abhisit Vejjajiva, obtuvo 159 escaños.

El movimiento opositor de los "camisas rojas" instó este lunes al futuro gobierno tailandés, cercano al igual que él al exiliado ex primer ministro, a "descubrir la verdad" sobre la oleada de violencia de 2010, tras unos disturbios que se saldaron con más de 90 muertos.

Hasta 100.000 manifestantes ocuparon el centro de Bangkok durante dos meses en la primavera de 2010 para reclamar la dimisión del primer ministro Abhisit Vejjajiva, el gran derrotado en los comicios del domingo.

El gobierno saliente acusó a los "camisas rojas" de haber provocado a las fuerzas de seguridad, pero los dirigentes del movimiento y las asociaciones defensoras de los derechos humanos culparon a las fuerzas armadas de haber disparado contra civiles desarmados.

Crisis Thai
La victoria del Puea Thai no cerrará, sin embargo, la crisis política en la que lleva inmersa Tailandia desde el derrocamiento de Thaksin, una figura que ha polarizado el país como nadie. Por un lado, los camisas rojas representan a las clases rurales desfavorecidas, que han encontrado en Thaksin, el hombre más rico del país, que vive en el exilio y que fue condenado por corrupción, al único que les escucha. Por otro lado, los camisas amarillas apoyan al establishment de empresarios, militares y políticos.

El ejército, apoyado por los amarillos, se ha mostrado contrario a un gobierno dirigido por alguien del clan Shinawatra y la sociedad espera ahora a que los militares muevan ficha. Aunque la estrategia clásica ha sido el golpe de Estado, que han empleado en casi 20 ocasiones desde los años treinta, es probable que ahora usen otros métodos, como la moción de censura o un golpe judicial.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Actualidad y economía en nuestra ZONA INTERNACIONAL?

 

Artículo anteriorOIT y ONU, por el fin de la discriminación por género
Artículo siguienteFestival de Verano de la sierra: las propuestas más refrescantes