Viviendo nuestra chilenidad

249

“ No hay risa que sea mala
Ni pena que sea güena”
Viva Chile, mi alma”!

Un pañuelo coqueto ondea el aire de nuestra Patria, vistiendo de blanco, azul y rojo nuestro mapa. Cumpliremos 202 años de existencia este próximo 18 de Septiembre y los chilenos nos preparamos para celebrar en esta larga mesa donde se amigan las almas, los sabores y los aromas. Donde la cueca una de las expresiones poéticas de nuestra cultura expresa en métrica y ritmo los sentimientos del pueblo, donde el pecho se ensancha en un suspiro patrio y donde la alegría saca a bailar al pije y al paje.

La celebración anual del 18 de septiembre se ha realizado en Chile desde 1811, en un inicio conmemorando la Primera Junta Nacional de Gobierno y luego como celebración del proceso independentista.

Estos son días para recordar que nuestras costumbres y tradiciones forman parte de un vestuario que deberíamos usar a diario, para no olvidar que la Historia de este País nos pertenece y hemos sido protagonistas de una u otra forma.La Alameda de las Delicias, hoy Avenida del Libertador Bernardo O’Higgings, se llenaba de chinganas o fondas, desde Estación Central hasta el Cerro Santa Lucía y entonces el pueblo celebraba la Independencia.

Hoy las manifestaciones dieciocheras se hacen presente de norte a sur de nuestro país, el rodeo, la rayuela, el trompo, el palo ensebado, las payas, los bailes folklóricos son algunas tradiciones que alumbran los días en regiones, parques, escuelas, municipalidades y fondas.

En Santiago ir a las Fondas se ha transformado en un paseo familiar, un lugar que forma parte de nuestro folklore allí desembocan las emociones al son de la música y la comida típica, estos son días para recordar que nuestras costumbres y tradiciones forman parte de un vestuario que deberíamos usar a diario, para no olvidar que la Historia de este País nos pertenece y hemos sido protagonistas de una u otra forma, para sentirnos orgullosos de nuestros logros, pero también responsables de lo que no hemos concretado.

Tengo la sensación que el patriotismo ha cambiado en el tiempo, como todo obviamente, pero me agrada pensar que parte de nuestros inicios estuvo en manos de los Hermanos Carrera y que nuestro baile nacional la Cueca, fue el Himno Patrio de los carrerinos, que la arenga que versaba en esos días “No hay más nobleza que la valentía ni más Patria que las costumbres” llevaba como mensaje subliminal el sueño de hacer de nuestra sociedad una gran Familia chilena, sin linajes, sin diferencias entre indios, negros y mestizos, sólo chilenos.

Un gran sueño, que me transporta al “bolivariano”, gran ideal Humano que no debe quedarse en el recoveco del camino.

¡! Salud Chile querido !!

*Carmen Bustamante Saavedra es Bachiller en Letras. Imparte Cursos de Inglés en el Departamento de Educación Continua de la Universidad Santo Tomás. Actualmente presta servicios en la Secretaría Ejecutiva de Cumbres en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

Otros artículos de esta columnista…

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?     

Artículo anterior¿Cuanto de error hay en las cuotas para que las mujeres avancen?
Artículo siguiente`Solo el 2% de los procesos cerebrales son conscientes´