Viviane Reding, otra mujer fuerte acusada de loca

206

Su intención es que Bruselas analice si la expulsión de gitanos de Francia viola la libre circulación de personas. Pero por no medir sus palabras, terminó en el banquillo de los acusados.

"Esta es una situación que nunca había pensado que Europa volvería a ver tras la II Guerra Mundial", dijo Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Justicia y Derechos Fundamentales. Se refería a la expulsión de los gitanos rumanos y búlgaros de Francia, y a que el presidente Nicolas Sarkozy le había asegurado que se estaba analizando "caso por caso", aunque después la funcionaria obtuvo el texto con el que se estaba instruyendo a la policía francesa. El engaño despertó su ira. Y la comparación fue su reacción más sincera, aunque tuvo que pagar el costo del exabrupto pidiendo perdón ante la Asamblea.

No sólo se criticó su desafortunada comparación de las expulsiones de gitanos con las entregas de judíos a los nazis, sino también su "agresividad general y su tozudez". La palabra "loca" estaba en boca de funcionarios y diplomáticos de todos los países.La cuestión central es que Bruselas debe analizar la controvertida política y decidir si abre un expediente a Francia al sospechar que las autoridades galas violan la normativa comunitaria sobre libre circulación de personas y no han traspuesto a su ordenamiento jurídico interno las correspondientes garantías procedimentales.

Pero a partir de los dichos de Reding, el eje de la discusión viró y se pusieron en el centro de la escena los modales. No sólo se criticó su desafortunada comparación de las expulsiones de gitanos con las entregas de judíos a los nazis, sino también su "agresividad general y su tozudez". La palabra "loca" estaba en boca de funcionarios y diplomáticos de todos los países.

Pero este no es el primer enfrentamiento. En marzo, cuando aún no se hablaba de la crisis de deuda más que en Grecia, durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE dijo que la crisis de Atenas se convertiría "en un tsunami que puede afectar a España o Portugal". El Gobierno español también se planteó hacer una protesta formal contra la comisaria por atacar duramente a la Presidencia en varias entrevistas en relación a una propuesta española para proteger a las víctimas de maltrato. Con Francisco Caamaño, el ministro de Justicia, en encontronazo llegó a ser personal: Reding llegó a decir que las ideas del ministro estaban llevando a la UE "al infierno". 

La luxemburguesa llegó al Ejecutivo comunitario en 1999 para hacerse cargo de la cartera de Educación, Cultura, Juventud y Deporte. Desde 2004, y en la primera Comisión de José Manuel Durão Barroso, tuvo a su cargo la Comisaría de la Sociedad de la Información, y desde allí se enfrento con los gigantes de las telecomunicaciones. Su tozudez habrá sido celebrada entonces, cuando logró, por ejemplo, la reducción de tarifas de ‘roaming’ en el móvil. 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Mujeres.EU en nuestra ZONA MUJERES?