¿Vives sola? Cuidado con la depresión

163

La depresión es uno de los mayores males de este siglo, sigue avanzando a pasos agigantados y de los países centrales se traslada a los periféricos. Por diversos motivos, la tristeza gana terreno, se instala, se queda. ¿Cómo sentirnos felices en soledad?

Según investigaciones realizadas por la Asociación Gestáltica de Buenos Aires (AGBA*), los adultos jóvenes que viven en soledad, tienen altas dificultades a la hora de construir relaciones, y la falta de ese contacto con otro puede llevar a la depresión crónica.

Si bien la soledad y la depresión no son lo mismo, en los tiempos que corren son los males que con mayor frecuencia afectan a las personas. Para la psicóloga Claudia Pires, si bien la soledad y la depresión no son lo mismo, en los tiempos que corren son los males que con mayor frecuencia afectan a las personas. "Algunas veces más solapados, otras más evidentes, existen modelos sociales del éxito, de lo que deberíamos ser, parecer o desear para ser felices. El problema es cuando estas creencias guían nuestra existencia y obturan una búsqueda personal profunda. Muchos adultos jóvenes eligen la soledad, alentados por discursos del egoísmo y el consumo. La consecuencia, en muchos casos, es el vacío y la insatisfacción".

Según Pires, las personas que viven solas suelen experimentar una contradicción entre lo que les exige sentir el marketing, el consumo y los medios de comunicación con la cruda realidad que es la soledad, el aislamiento y cierto grado de frustración. Las publicidades apuntan a un tipo de público que tiene una gran solvencia económica por encontrarse solteros y sin hijos y entonces, la presión crece: "Si en la búsqueda del goce se aceptan estos discursos consumistas, se llega a un laberinto sin salida que choca contra una pared denominada depresión".

Viviendo en familia también se puede experimentar la soledad. Teresa Cleris psicóloga especialista en trastornos, dice que a las obligaciones cotidianas, debe sumársele la masificación de nuevas tecnologías informativas que brindan información ilimitada y recluyen al individuo a la soledad. Según Cleris, el contacto interpersonal con la familia se vuelve una ilusión dificultando el diálogo y la posibilidad de compartir y de interactuar con los pares con los que se convive. "La dificultad para dialogar en la familia ha existido siempre, pero en los últimos años se ha vuelto endémica", enfatiza Cleris dando a la vez las claves del remedio a los males que nos acosan: dialogar.

*Con miles pacientes atendidos a lo largo de veintitrés años de trayectoria, el Servicio de Asistencia a la Comunidad de la AGBA es un pequeño observatorio de las preocupaciones, angustias y dolencias de los porteños de un amplio espectro social.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Psique/Sexualidad/Pareja en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorConsumo eficiente de energía y agua
Artículo siguienteFiona Noble, Vicepta. de Weber Shandwick