Vitamina A: mejor no excederse

El aporte extra de complejos vitamínicos o de vitaminas aisladas puede afectar, a largo plazo, a los órganos que las metabolizan. En el caso de la Vitamina A, su consumo excesivo no está exento de riesgos: hay evidencias científicas que demuestran sus efectos nocivos cuando la ingesta es desmesurada.

El consumo excesivo de vitamina A puede superar las necesidades biológicas. Aunque la vitamina A es esencial para el buen funcionamiento del organismo, al ser soluble en grasa y almacenarse en el hígado, las deficiencias de este complejo son poco frecuentes.

Su consumo excesivo se considera tóxico a largo plazo. Puede provocar efectos nocivos en los órganos que la metabolizan (ojos, huesos e hígado). La abundancia de este componente se relaciona con visión borrosa, pérdida de peso, falta de apetito y osteoporosis, entre otros síntomas. Los suplementos de vitamina A, o beta-caroteno, son motivo de preocupación para los profesionales de la salud, a pesar de que pueden adquirirse sin receta médica en farmacias y en tiendas de herbodietética.

La abundancia de Vitamina A se relaciona con visión borrosa, pérdida de peso, falta de apetito y osteoporosis, entre otros síntomas.Otras vitaminas, como la D, K, E o C, el ácido fólico y la vitamina B12, también pueden causar alteraciones orgánicas si se toman en exceso, en forma de suplementos, sin juicio médico.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Género, Igualdad, Debates en nuestra ZONA SOCIEDAD?

 

Artículo anteriorIV Encuentro EVAP
Artículo siguienteSal a la calle; dime lo que ves