Uso del tiempo: Doble carga para las mujeres, doble ausencia

474

La necesidad de las mujeres de estar en el espacio laboral y el doméstico a la vez, y la necesidad de ser buenas en ambos, es una doble presencia que implica una doble ausencia: el sentimiento de no llegar a todo, la culpa por no cumplir en lo laboral cuando se está en el ámbito del hogar, y no cumplir como madre y esposa cuando se está en el ámbito laboral. Esto se refleja desde los estudios de género, a lo largo de los años y a lo ancho de mundo.

Desde 1995, los países pertenecientes a la Plataforma de Acción de Beijing, resultante de la Cuarta Conferencia Mundial de la Población (1995) impulsaron la elaboración de encuestas satélites en el marco del sistema estadístico nacional. Aquí, algunos resultados.

En los 15 años que han transcurrido desde entonces, los países han introducido de manera puntual e irregular herramientas para obtener información en este ámbito, que da idea del trabajo no remunerado que realizan hombres y mujeres.

En Argentina, en 2005, mientras las mujeres dedicaban 4 horas al trabajo doméstico y al cuidado de niños y adultos y menos de 3 al trabajo para el mercado; los varones dedicaban más de 5 horas al trabajo para el mercado, y menos de 1 hora y media al trabajo doméstico y cuidado de niños o adultos.’ El PNUD, en el Informe Regional de América Latina y el Caribe para 2010 avala esta tesis: ‘Uso del tiempo: la doble carga de las mujeres’ en un apartado donde se destaca el uso del tiempo como fotografía de las desigualdades que aún enfrentan las mujeres en la región. 

Uruguay
En Uruguay, en 2007 se presentó el informe: ‘Uso del tiempo y trabajo no remunerado en Uruguay’, módulo de la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística, realizada en 1.200 hogares de la región urbana de Montevideo, y en la que se rebelaba que las mujeres dedicaban dos tercios de su tiempo (67%) al trabajo no remunerado y el cuidado de los hijos, mientras que los hombres usaban menos de un tercio, el 31%.

Se involucró para este estudio a la Universidad de la República Uruguaya. Del informe se extrae otra información interesante: por cada cinco mujeres responsables de la tarea del hogar hay un hombre con la misma carga. Son hombres que suelen asumir esta responsabilidad al superar la edad en que el mercado mejor lo acepta para las actividades laborales pagas. Para las mujeres es al revés: tienen la responsabilidad del hogar y de todas sus tareas en su mejor edad para la actividad laboral remunerada.

Argentina
Un poco antes, en 2005, y siguiendo un formato parecido de cooperación entre la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires y el Instituto de Ciencias de la Universidad Nacional de General Sarmiento, el Gobierno de Buenos Aires había introducido a su vez la Encuesta de Uso del Tiempo como módulo de la Encuesta Anual de Hogares.

La encuesta no arrojó datos muy diferentes a los de la capital oriental: ‘En promedio, las mujeres trabajan diariamente un cuarto de hora más que los varones (7:04 ellas y 6:48 ellos). Ellas dedican 3 horas al trabajo doméstico para el propio hogar, una hora al cuidado de niños y adultos del hogar (0:58) y dos horas tres cuartos (2:45) al trabajo para el mercado. Los varones, en cambio, dedican en promedio 5 horas y cuarto (5:14) al trabajo para el mercado, poco más de una hora al trabajo doméstico para el propio hogar y menos de media hora (0:22) al cuidado de niños o adultos del propio hogar.’

Chile
Encuestas posteriores continúan dibujando el mismo cuadro, como la realizada en el Gran Santiago (Chile) en Mayo de 2009, que bajo el interrogante ‘¿Cómo distribuyen el empleo del tiempo hombres y mujeres?’ estipula: ‘Mientras que las mujeres de doce años y más, destinan en promedio 4:24 horas al trabajo no remunerado, los hombres declaran trabajar 2:40 horas diarias´.

En España, hoy en día, las mujeres dedican cada día dos horas y cuarto más que los hombres a las tareas del hogar. No obstante, en siete años los varones han recortado esta diferencia
en 45 minutos.’

Este desfase se reproduce en otra encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) en Ecuador el pasado Junio, respondiendo a los requerimientos del Consejo Nacional de Mujeres(Conamu) de realizar una segunda indagación para medir el trabajo no remunerado de hombres y mujeres. Revelaba que las mujeres dedican 3 horas y 12 minutos al día al hogar, mientras que los hombres los tiempos se reducen a 1 hora con 35 minutos.

España
El arraigo a modelos de distribución del trabajo inequitativos que atribuyen la mayor carga de tareas no remuneradas a las mujeres no es ni mucho menos un rasgo diferenciador de las sociedades latinoamericanas si no que se puede encontrar en muchos otros países.

Este es el caso de España donde a pesar de las múltiples campañas por la conciliación y para enfrentar la doble carga de las mujeres, ésta no ha dejado de existir. Un reciente informe así lo certifica: la Encuesta de Empleo del Tiempo realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y presentada el pasado julio lo constata en una de sus principales conclusiones: ‘En su conjunto las mujeres dedican cada día dos horas y cuarto más que los hombres a las tareas del hogar. No obstante, en siete años los varones han recortado esta diferencia en 45 minutos.’

Si el reparto de las tareas no acaba de calar entre las clases medias y profesionales, mucho más visible es el contraste en clases más desfavorecidas. El desigual desempeño del trabajo no renumerado sigue siendo un escollo duro de salvar, la socióloga española Maria Ángeles Durán, afirma en este sentido que las mujeresnacen con el tiempo ‘expropiado’ porque los hombres se apropian de su tiempo, al no asumir las tareas domésticas y de cuidado de las personas.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorMarcela Lagarde: eliminar los ´inframundos`
Artículo siguienteSiete nuevas empresas que cuidan la biodiversidad