Universidad, planeta varón: Sólo hay un 9% de rectoras

276

Los rectorados son cosa de hombres. Lo afirmaron Marta Saloña, profesora de Zoología y Bioética Ambiental,  la decana de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UPV-EHU, Esther Domínguez, y la directora de Emakunde, María Silvestre, quien además se manifestó como una firme defensora de las cuotas de género.

Estas mujeres hablaron sobre el “techo de cristal” en la academia en el transcurso de una mesa redonda titulada «Políticas de Igualdad ¿Cambiando la realidad?», que ha cerrado un ciclo de conferencias en la Facultad de Ciencia y Tecnología (UPV/EHU).

En su intervención, Saloña ha señalado que la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UPV/EHU tiene un modelo «como el que tienen pocos centros investigadores y docentes», en el que existe un «alto» número de catedráticas y una decana, pero, pese a ello, ha advertido de que «no se puede bajar la guardia».

«La desigualdad es un hecho, a pesar de los grandes cambios y avances que ha experimentado la sociedad. Estamos viviendo el espejismo de la igualdad porque no hay igualdad real»

María SilvestreSaloña ha analizado las diferencias existentes en el ámbito universitario, donde, a su juicio, se evidencia la existencia del «techo de cristal» porque «basta ver quién firma los artículos y el orden de las firmas».

En este sentido, ha criticado la «desproporción» entre el número de rectores y rectoras universitarias en España (91% hombres frente al 9% de mujeres), así como de hombres académicos y mujeres académicas en Euskaltzaindia (81% de hombres frente a 19% de mujeres). «¿Por qué tan escaso número de mujeres merecen el honor de ser académicas?», se ha preguntado.

Por su parte, la directora de Emakunde, María Silvestre, ha manifestado ser una «firme defensora» de las cuotas de género. «Si no hubiéramos introducido esas cuotas en las listas de los partidos, no tendríamos un gobierno paritario. Las cuotas ayudan a la promoción de la mujer por justicia, ya que durante años en las fotografías oficiales de los sucesivos gobiernos sólo se veían trajes oscuros y nadie ha cuestionado hasta hace poco que sólo hubiera hombres», ha agregado.

En opinión de Silvestre, la desigualdad es un «hecho», a pesar de los «grandes cambios y avances» que ha experimentado la sociedad. La directora de Emakunde cree que estamos viviendo «el espejismo de la igualdad» porque «no hay igualdad real».

Por ello, ha defendido la necesidad de que existan políticas de implantación de medidas igualitarias para «no permitir que se instale en la sociedad la imagen de que no persiste la desigualdad».

La directora de Emakunde ha alertado también de la situación de las elevadas tasas de paro femenino, del mayor número de contratos temporales en el caso de las mujeres o de los «menores» sueldos de las tareas en las que trabajan las mujeres.

A su juicio, esas diferencias podrían persistir en el futuro, ya que las cotizaciones de las mujeres «son menores y las pensiones contributivas también serán menores cuando se jubilen».

En opinión de María Silvestre, la desigualdad actual no sólo se basa en la maternidad, sino que los problemas son «más estructurales y más graves para acceder a una carrera académica», ya que «los procesos de socialización son distintos y las expectativas de comportamiento de la sociedad son distintas según los géneros».

Por su parte, Esther Domínguez ha señalado que otro modelo de sociedad en ciencia «es posible», tras advertir de que los datos disponibles muestran que la participación de la mujer en la comunidad científica española es «aún insuficiente».

En opinión de la Decana de la Facultad de Ciencia y Tecnología, a corto plazo la igualdad no se logra «sin intervención directa» y el compromiso de todos, hombres y mujeres. En este sentido, ha abogado por acabar con un modelo educativo que «impulsa la aceptación de las mujeres de un papel supeditado al del hombre».

 

Artículo anteriorLucilla Picco, Discovery Networks Región Sur
Artículo siguiente10 claves para recuperar el erotismo