Todos somos emprendedores

476

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Cuando emprendes te renuevas y das salida a tus sueños e ilusiones.  Delante, siempre tienes la posibilidad de equivocarte y también de acertar. Hay que ser valiente para emprender cualquier cosa por pequeña que sea.  Superar el miedo y conservar el control de uno mismo y del proyecto forma parte imprescindible del desafío.

¿Qué necesitas para emprender?

Un básico para cualquier arranque es tener claras cuáles son las verdaderas razones que te empujan a realizar la acción que te hayas propuesto.  Si lo que te lleva a emprender no tiene que ver contigo, puede que te salga bien o no, pero ¿te bastará con el éxito para sentirte pleno?  ¿Qué será de ti si fracasas? 

Podrás estar arruinado o no, pero lo que cuenta es desde qué parte de ti mismo te vas a enfrentar al hecho de no haber conseguido tus objetivos. La plenitud se torna aquí en un renovador comienzo porque lleva implícito el hecho de quererte a ti mismo.

Sí, la plenitud es una sensación imprescindible al final de cualquier empeño en el que te embarques. Lo es porque es un básico para la vida. Es un tipo de "oxígeno emocional".  Hasta en el fracaso será posible tenerla,  pero tienes que estar  completamente conectado con tus motivaciones reales.   

Formas de emprender

Se emprende a diario en lo cotidiano. Cuando se cambia una rutina o cuando uno decide sorprenderse a sí mismo.  En una vida se emprende muchas veces o ninguna.  

La plenitud es una sensación imprescindible al final de cualquier empeño en el que te embarques El emprendimiento más valioso no se ciñe a un patrón.  No tiene formas definidas. Es ese que se te agarra a las tripas y no te deja avanzar hasta que lo pares.

 Luego está el otro, del que hablan todos  y para el que la calculadora es imprescindible. Puede  ir unido al anterior pero no necesariamente.

Conocimiento

¿Es necesario saber de aquello en lo que uno quiera embarcarse?  Tengo mis dudas a pesar de que he visto algunos fracasos justo por no tener ni idea de qué iba el negocio.  O por creer que la tenían. Lo cual es muchísimo peor. 

Es  evidente que necesitamos conocimiento para todo aquello que queramos emprender. Y no hay que ser un gurú para poner orden en tres ideas básicas: qué quiero, cómo y porqué.   

A las que habrá que añadir  otros ingredientes más específicos si queremos avanzar con cierta seguridad: reglas del mercado en el que quiero entrar; diferenciación respecto a la competencia y otros cuantos ítems de diferente calado que encontráis explicados en todas partes.  

En la esencia del acto de emprender lo que subyace es precisamente eso: poner el conocimiento en acción En cualquier caso emprender te lleva a darte un baño de realidad y de ti mismo altamente transformador. Es una escuela de humanidades de tal calado que o te embrutece definitivamente o te vuelve más sabio.

¡Acción!

Leía recientemente una entrevista en la que Pilar Mateos, doctora en Químicas, Premio Nacional Convivencia 2013 y una de Las Top 100 Mujeres Líderes en España, hablaba de "poner el conocimiento en acción como la única forma de ayudar al Tercer Mundo".  

Comparto completamente su visión, si bien es cierto que no viene al caso aquí la cuestión del Tercer Mundo, pero traigo la cita a colación por lo que tiene que ver con respecto a la interesante  idea del conocimiento en acción.  Porque en la esencia del acto de emprender lo que subyace es precisamente eso: poner el conocimiento en acción.

Voluntad de servicio

Todos los humanos con conocimiento somos portadores del potencial para el emprendimiento: pintar, leer, tejer, sembrar, construir, escribir, conducir,  limpiar, curar, cocinar, cantar, actuar  y un largo etcétera.  ¡Da lo mismo!

Observará quien me lea que no detallo actividades de complejidad extrema y lo hago con intención, porque lo que importa a cualquier persona que quiera emprender,  es identificar claramente su campo de acción y buscar el terreno en el que su desempeño puede ser útil.

Si las circunstancias nos permiten identificar el conocimiento que llevamos con nosotros y mostrarlo, ¿de qué nos sirve guardarlo? Después de todo, y parafraseando a Pilar, "¿para qué venimos a esta vida? Poner lo que se sabe hacer al servicio de los demás es una forma de emprender que nunca sabes adonde te va a llevar".

Otros artículos de nuestros/as columnistas…

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

 

Artículo anteriorAurora Sanz, Grant Thornton
Artículo siguienteLaboratorios Quinton, Mérito en la gestión preventiva de la empresa