Todavía prefiero mi email

77

Mientras lo que está de moda es Twitter y Facebook, me da un poco de vergüenza admitir que estoy encariñado con el correo electrónico para comunicarme. Lo único que trato de seguir asiduamente son los comentarios en Transnets, a los que respondo cuando tengo algo que añadir al post en cuestión.

Resulta que no soy el único y he leído con inmenso gusto que Danah Boyd procede exactamente de la misma manera. Explica con toda claridad que cada sistema novedoso implica una nueva forma de comunicarse, una nueva disciplina, nuevas prácticas… y que puede acabar por sobrepasarnos. Le da mucha rabia que le pase… es toda una luchadora.

Estoy lejos de defender que el correo sea la solución para todos. Lo importante es que cada uno de nosotros dé con la solución que más le convenga. El correo que mantengo desde Gmail presenta la ventaja de que es fácil de organizar. Requiere un único programa y un solo espacio. Puedo acceder incluso cuando no estoy conectado y desde mi iPhone. Las etiquetas son extremadamente cómodas y dar con mensajes antiguos es relativamente fácil.

Estoy lejos de defender que el correo sea la solución para todos. Lo importante es que cada uno de nosotros dé con la solución que más le convenga. Para que esta sea abierta, ha de tener variedad (no olvidéis que MixIsMax), pero pienso que en cualquier caso tiene que tener un eje principal; en mi caso, el correo.

Y vosotras, ¿cómo andáis en todo esto?

Por Francis Pisani para Soitu.es

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ciencia y salud en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?