Solidarias y combativas

99

Uno de los premios más críticos y combativos del medio, los Right Livelihood Awards (RLA), premiaron el trabajo de cuatro mujeres.Más conocidos como “Premios Nobel Alternativos”, estos reconocimientos al “Correcto Modo de Vida” celebran, desde 1980, el trabajo de activistas que, mediante la propuesta de soluciones concretas y ejemplares, luchan por la justicia social y por combatir los retos del mundo actual.

El jurado de los “galardones solidarios” selecciona y premia cada año, en la semana previa a los Nobel, ejemplos de todos los ámbitos de dedicación y compromiso con la justicia y las desigualdades.

Este año, el reconocimiento ha sido para el trabajo de distintas mujeres. La periodista estadounidense Amy Goodman, la activista somalí Asha Hagi y la ginecóloga alemana Monika Hauser, y los fundadores de la organización india LAFTI, Krishnammal y Sankaralingam Jagannathan, matrimonio que es conocido como “el alma de la India”.

Las mujeres, presentes

La estadounidense Amy Goodman recibió el reconocimiento como premio a su lucha por un periodismo independiente que de lugar a aquellas voces excluidas por los medios convencionales. Su programa radial y televisivo, “Democracy Now!” promueve un modelo de periodismo político independiente y se propone abrir sus puertas a todas las opiniones y puntos de vista.

Asha Hagi, valiente y persistente activista somalí, es hoy una de las figuras fundamentales en la defensa de los derechos de la mujer y de su participación en el proceso de paz de su país. Ha colaborado con diferentes ONG para mediar con los clanes beligerantes en el curso del proceso de paz, y su trabajo ha sido clave en los avances democráticos y pacificadores de Somalia.

En cuanto a la ginecóloga alemana Monika Hauser, su trabajo de ayuda a víctimas de abusos sexuales merece un lugar especial dentro de los premios.

Fundadora de la ONG “Medicina Mundial”, Hauser lidera la lucha por prevenir y denunciar la violencia sexual contra mujeres y niñas en tiempo de guerra y ayudar a los sobrevivientes. Más de 70.000 víctimas han recibido ayuda de este gran equipo de trabajo en zonas en crisis como Bosnia y Herzegovina, Kosovo, República Democrática del Congo, Liberia y Afganistán.

El alma de la India

El caso del matrimonio Jagannathan es una verdadera apuesta y una batalla constante por la justicia social en la India. Krishnammal y Sankaralingam han dedicado sus vidas, desde la organización LAFTI, a seguir la labor de Gandhi.

Promoviendo un desarrollo humano sostenible, este matrimonio popularmente llamado “el alma de la India”, trabaja con las personas de las zonas rurales más empobrecidas, atienden a los ‘dalits’ y a ‘los sin tierra’ y trabajan arduamente para lograr una mayor y mejor redistribución de tierras. Hoy, luego de años de lucha social, su trabajo es valorado y forman parte de los cuatro casos premiados por la fundación sueca.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Solidari@s en nuestra ZONA SOCIEDAD? 

Artículo anteriorEnciclopedia del español en EE.UU.
Artículo siguienteEstrategias de la imaginación