Sobre agujeros negros, trenes y loros

167

El infierno tan temido se hizo realidad. Hace unos diez días se puso a funcionar el LHC, elacelerador de partículas europeo. El temor de aquellos pocos que se enteraron, radicaba en que podría crear "agujeros negros", es decir unos poderosos absorbedores de materia. Lo cierto es que sólo podría ser algún agujero negro ínfimo en tamaño y duración, pero además, que a pocos días de comenzar se averió. A cambio, tenemos ante nuestros ojos un inmenso agujero negro creado por otro tipo de acelerador de partículas: el del mundo financiero globalizado.

Asi hemos visto desaparecer hasta ahora una cifra aproximada a los dos billones de dólares. Y prometen ser más. Un volumen que es tan difícil imaginar como todo lo relativo al cosmos. Y sin embargo, parece que todavía hay mucho dinero por arrojar a ese mismo agujero negro. ¿Lo veremos saciado en el transcurso de los próximos meses? Hay quienes aseguran que no.

China lo hizo

Decíamos hace unos pocos días que el BCE, debía bajar las tasas de interés, como señal inequívoca al mercado y a la producción. Todavía no lo hizo.
En cambio China, país comunista, (mejor descrito por los mismos chinos como,"Un país, dos sistemas", con lo que no les va nada mal), sí lo hizo. El mismo lunes 15, rebajó sus tasas en 0,27%.
¿Será por esa reacción rápida que están en la posición mas sólida del mercado mundial, con una previsión de crecimiento para este año del 8% sólo ensombrecida por la posible catástrofe en EE.UU?

Descarriló un tren
Se trata de un tren al que hasta hace unas semanas, nos lo vendían como "el tren de la modernidad", al que había que subirse, porque de lo contrario sería el fin de nuestra historia.
Hablamos del mercado global Neocom o"el mercado creativo". Ese tren al que casi todos los analistas económicos nos repetían que debíamos subirnos, ha sufrido un descarrilamiento. O para ser más precisos, se metió en el túnel del tiempo y todo indica que de ese túnel no saldrá, para nuestra desgracia, como público contribuyente.
¿Quizás sea este destino el del final de la "modernidad financiera"? Esperemos que sí, aunque lo lloren todos los repetidores de fórmulas económicas que, como loritos de piratas, nos repetían hasta el hartazgo las recetas que les dictaban los bucaneros sobre cuyos hombros comían y descansaban.

AIG o el mayor blooper de los últimos días
AIG, es la aseguradora salvada hace menos de una semana de la quiebra, (algunos creen que solo por unos días) para lo cual, hubo que desembolsar una cifra de más de 85mil millones de dólares.
El lunes se permitió, a través de uno de sus loro-analistas -Berni Conolly- aconsejarle a España que saliera de la Unión Monetaria Europea, ya que de no hacerlo, nos sobrevendrían peores plagas que las faraónicas.
Literalmente dijo: "España afrontará unas condiciones peores que las de la década de 1930". Y sobre el actual gobierno "que dejará que haya una quiebra generalizada de la economía, por su predisposición al intervencionismo y al estatismo".
Esto lo dijo el bueno de Berni, 48 horas antes de que su propia compañía – AIG- se fuera por el WC.
Y que el país que nos esta dando estos dolores, haya decidido intervenir estatizando, en el rescate de todo el sistema financiero, involucrando medios económicos incalculables por estos días. Ya que nadie sabe cual es la cifra a la que finalmente se arribara.

Para terminar….Una Buena Noticia.

Warren Buffet ha dejado de ser el hombre más rico del planeta cediendo su lugar a su amigo Bill Gates (Microsoft). ¿Los motivos? Simplemente la fortuna de un financista que cayó un poco por la desvalorización de las acciones en compañías financieras de su propiedad.
En fin de algo hay que reírse….

Humorada
Me voy con un antiguo chiste que viene a cuento por lo de los loro-analistas.
Un cliente entra a un negocio de venta de Pet’s porque quiere comprar uno de esos loros habladores. El vendedor le muestra a varios de ellos y al preguntarle los precios, le detalla: "éste, de color verde, sabe decir 70 palabras diferentes y cuesta 3.500 dólares; éste otro, multicolor, sabe 300 palabras y cuesta 7.000 mil; por fin éste que sabe repetir hasta 500 palabras cuesta 12.000." El comprador un poco impresionado por los precios, le señala un loro, pequeño, desplumado y feo y pregunta el precio al vendedor que le responde: "Ése, es el mas caro. Cuesta 70.000 dólares, y nunca se le ha escuchado decir una sola palabra. El cliente asombrado le pregunta: "¿Y por qué es tan caro entonces? A lo que el vendedor le responde: "Usted dirá que es feo, pequeño y desplumado… pero todos los demás le dicen "jefe"…"
Creo que ése es el loro que debemos encontrar, para que nos explique ¿qué ha pasado?

Otros artículos del columnista

Artículo anteriorPara ser líderes, tener autoconciencia
Artículo siguienteLa navaja de Carmen Vega