Skogen Lund: ¨Las cuotas son un asunto financiero¨

370

La presidenta de la Confederación Noruega de Empresarios (NHO), Kristin Skogen Lund, y vicepresidenta ejecutiva de Telenor contó cómo afectó a la composición de los Consejos de Administración la aplicación de la ley de paridad. "Antes eran como una reunión de antiguos alumnos", describió.

En un principio no estaba de acuerdo con aplicar leyes de cuotas para la garantizar la participación femenina en los Consejos de las empresas, porque estas normativas le resultan demasiado "intervencionistas". Sin embargo reconoce que han sido útiles: Noruega se convirtió en el primer país en establecer por ley la paridad en los Consejos de Administración de las grandes empresas, estableciendo una cuota de un 40% de mujeres, y así ha logrado que pasen de representar el 7% de estas sillas en 2002 al 44% en 2010.

Los consejos empresariales los formaban hombres que solo buscaban para los puestos vacantes a otros hombres, a quienes casi siempre ya conocían.
"Al margen de la igualdad,(esta medida) ha logrado que se ponga más esfuerzo en la composición de los Consejos de Administración", opinó esta empresaria de 44 años y madre de un par de mellizos y otro de gemelos, en un reportaje de María Sahuquillo que publicó El País.

Mientras Alemania intenta instalar un sistema de cuotas voluntarias en sus empresas top, y la Comisión Europea exige una mayor presencia de mujeres directivas, recuerda las razones que la convencieron de la norma: "Se trata sobre todo de un asunto financiero. Las mujeres son, al menos, el 50% de los licenciados universitarios. No hay motivo para desperdiciar su talento, su formación, en la que además invertimos, y que luego no estén en los Consejos de Administración. Es de lógica, no tiene nada que ver con la ideología política", aseguró.

Habló de la desigualdad en pasado: "Los consejos empresariales los formaban hombres que solo buscaban para los puestos vacantes a otros hombres, a quienes casi siempre ya conocían. Como en una reunión de antiguos alumnos". Y por eso es que no se trata de que las mujeres estén menos capacitadas, sino que es necesario un "empujón" desde el Estado para que a medida que se vayan renovando los puestos, las mujeres empiecen a llenar los Consejos.

La visión de esta notable mujer, una de las más influyentes en su país no propone pensar varias cuestiones: primero, que el argumento más convincente y realista es el rédito económico; segundo, que sí había mujeres preparadas para ocupar esos sillones tan varoniles; y tercero, que cambiar las costumbres requiere de todas las fuerzas (de derecha a izquierda), pero es posible.

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

 

Artículo anteriorSer madre es un obstáculo para acceder al mercado laboral
Artículo siguienteDale un portazo al estrés y encuéntrate contigo