Ser madre… a los 40

296

Hay veces que los deseos no se cumplen, como estrenar la maternidad cuando doblamos la edad en la que teníamos máxima fertilidad. Ante esta realidad cada vez más frecuente, hay una opción: las técnicas de reproducción asistida

Según un reciente estudio del CIS, las mujeres españolas con estudios superiores tienen su primer hijo a los 33,5 años.

Según un reciente estudio del CIS, las mujeres españolas con estudios superiores tienen su primer hijo a los 33,5 años, de media y es una cifra que irá en aumento si nos fijamos en que el número de partos de mujeres mayores de 35 años aumentó más de un 40 % en los últimos cinco años.
Esto indica que la edad para estrenar maternidad se ha retrasado considerablemente en las últimas décadas. Son varias las razones por las que las españolas deciden tener menos hijos y tenerlos cada vez más tarde. La sociedad ha evolucionado con la incorporación masiva de la mujer al trabajo fuera del hogar pero hay falta de un trabajo estable, el nivel de los salarios es bajo, se suele esperar a tener una vivienda en propiedad, incluso la mayoría ve a los hijos como un obstáculo para la vida profesional (un 58% de las mujeres que residen en España lo aseguraba en una encuesta del año pasado).

Lo cierto es que cuando la mujer decide ir por el bebé, a veces el embarazo no llega tras dos o tres años, lo que indica algún problema, por ello la edad media de las pacientes de las clínicas de reproducción asistida es de 38 años.
Lo cierto es que cuando la mujer decide ir por el bebé, a veces el embarazo no llega tras dos o tres años, lo que indica algún problema, por ello la edad media de las pacientes de las clínicas de reproducción asistida es de 38 años.
Está demostrado que entre el 25 y el 50% de las parejas infértiles desconocen que lo son hasta que acuden a un especialista, ¿Pero cuántas parejas lo son? Entre el 15% y el 20% de las parejas española en edad de procrear presentan algún problema de infertilidad o esterilidad que les impide tener descendencia sin ayuda de las técnicas de reproducción asistida, son ya un 25% más que hace una década.

ADECEC, la Asociación. Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales, afirma que actualmente hay en España 816.0000 parejas con problemas de infertilidad y que cada año aparecen entre 16.000 y 20.000 nuevos casos, muchos de ellos terminan acudiendo a las clínicas de reproducción asistida, que son ya responsables del 5% de los niños nacidos en España y están en pleno auge pues a lo largo del 2007 incrementaron en un 15% al número de ciclos atendidos. Podemos afirmar que casi 4.000 niños nacieron el año pasado gracias a la donación de óvulos o esperma.

Uno de cada 50 embarazos en mujeres mayores de 35 años es gracias a las técnicas de reproducción humana asistida.

La tasa de gestación clínica en las mujeres no fumadoras se acerca al 55%, pero la de las fumadoras no sobrepasa el 35, así que el tabaco es el primer enemigo a batir si queremos logar un embarazo con ayuda de la tecnología y la biología molecular. El buscar un embarazo a través de una inseminación artificial, bien con esperma del marido o de donante, intentar un embarazo con ayuda de una fertilización in vitro, bien con gametos propios o de donante, era un hecho que las mujeres ocultaban hace veinte años pero del que hoy se habla con naturalidad. Incluso mujeres solas buscan la maternidad, los datos revelan que la inseminación de mujeres sin parejas ha subido un 80% en la última década.
La medicina reproductiva tiene 30 años y un camino largo por recorrer, cada año en los principales congresos de reproducción asistida se presentan los últimos avances en maduración ovocitaria, en vitrificación de óvulos para preservar la fertilidad y en nuevos tratamientos hormonales para conseguir la hiperestimulación ovárica con la mejor calidad embrionaria. También hay avances en el diagnóstico genético preimplantacional para evitar embriones portadores de graves enfermedades hereditarias.

El camino de la medicina reproductiva no ha sido fácil. Pasaron casi veinte años desde que M.C Chang describiera el procedimiento para hacer una fertilización in vitro-FIV en conejos hasta que naciera un bebé gracias a la aplicación de esta misma técnica en seres humanos. El feliz acontecimiento tuvo lugar como todos recordarán, en Julio de 1978 en Oldham (Reino Unido), la niña se llamaba Louise Brown, va a cumplir este verano 30 años, pero seguramente recordéis mejor el nombre de Victoria Anna, la primera niña probeta española, que vino al mundo en el Instituto Universitario Dexeus de Barcelona en Julio del 84. Hoy ya son cientos de miles de niños que han venido al mundo sin problemas gracias a esta y otras técnicas que se van presentando.

Para terminar, un consejo que nos facilita la Dra. Victoria Verdú, ginecóloga especialista en reproducción asistida de la Clínica Ginefiv de Madrid, un centro pionero con más de veinte años de experiencia; «Las mujeres no deberían retrasar su maternidad más allá de los 35 pues cada año descienden las posibilidades de lograr un embarazo natural, los abortos se incrementan por fallos genéticos y es preciso acudir entonces a óvulos de donante».

Hace apenas 20 años se aprobaban las primeras leyes españolas sobre técnicas de reproducción asistida y sobre donación y utilización de embriones. Tras una reforma en el año 2003 se incluyó una limitación a fecundar únicamente tres ovocitos, y la última reforma fue la Ley 14/2006 de reproducción asistida publicada el 27 de mayo en el BOE, muy avanzada respecto a otras normativas de nuestro entorno europeo, por lo que acuden cada vez más extranjeras a tratarse aquí. Las clínicas españolas son líderes en Europa por el número de tratamientos que se realizan en nuestro país, muchos de ellos dirigidos a cumplir los sueños de muchas mujeres, entre ellos, ser madre pasados los 40.

*Por Irene Tato, Directora de SC, empresaria, profesora universitaria y madre.
itato@saludycomunicacion.com

Artículo anteriorKorazza = Asociacionismo Empresarial
Artículo siguienteUn reparto desparejo