Sentir rechazo duele físicamente

191

¿Por qué cuando las personas sufren una pérdida tienden a tener dolores? Un reciente estudio demuestra que el dolor físico y el dolor producido por el rechazo social están íntimamente relacionados y nos afectan de manera similar. La razón es que tanto cuando nos rechazan como cuando nos hacemos daño la actividad neuronal de nuestro cerebro se pone en marcha en las mismas áreas.

Áreas cerebrales implicadas
Según declaraciones del psicólogo Ethan Kross, director del estudio, “los resultados obtenidos proporcionan un nuevo significado a la idea de que el rechazo social duele”.

Se suele creer que el dolor físico y el dolor anímico que nos producen las situaciones de rechazo, por ejemplo, si miramos la foto de una pareja que nos ha abandonado recientemente, activan respuestas de distinto tipo. Sin embargo, afirma Kross: “nuestra investigación ha demostrado que ambos sufrimientos son en realidad muy parecidos”.
El rechazo social puede provocar dolor físico, ya que se activan las mismas áreas del cerebro en los dos casos.

Esto es así porque hay una similitud en la actividad neuronal de ciertas áreas del cerebro ante ambas situaciones. Estas áreas son la corteza somatosensorial secundaria, relacionada con el proceso de la información señorial, y la ínsula dorsal posterior que es donde, entre otras actividades, se evalúa el grado de dolor de una sensación.

Características del estudio
Ethan Kross
ha llevado a cabo su estudio con los científicos Marc Beman, de la Universidad de Columbia, y Edward Smith, de la Universidad de Colorado en Boulder.

En la investigación, los científicos reunieron a un total de 40 personas que habían roto sin quererlo con sus parejas, en los últimos seis meses. Estos individuos indicaron que esta ruptura les había hecho sentir intensamente rechazados. Cada uno de los participantes realizó dos tareas: una relacionada con sus sentimientos de rechazo, y otra relacionada con sensaciones de dolor físico.

La tarea sobre el rechazo consistió en que los voluntarios mirasen la foto de su ex pareja y pensaran sobre sus sentimientos durante la ruptura.

Como comparación, a los participantes también se les pidió que mirasen la foto de un amigo y pensaran sobre una experiencia positiva reciente que hubiesen tenido con esa persona.

La tarea sobre el dolor físico consistió en proporcionar a los participantes estímulos dolorosos, aunque tolerables, con un dispositivo de estimulación térmica que se les colocó en el antebrazo izquierdo. 

Al tiempo que realizaban ambos tipo de tareas, la actividad neuronal del cerebro de los voluntarios fue registrada con escáneres que los investigadores analizaron posteriormente, centrando su atención en todo el cerebro y en diversas regiones de interés, que ya habían sido identificadas en estudios previos sobre el dolor físico. Además, los científicos compararon los resultados de su investigación con una base de datos de más de 500 estudios previos.

Una emoción única
Según Krosss
, lo que se constató a partir de todos estos análisis es que los sentimientos fuertes de rechazo social activan regiones del cerebro que están también implicadas en la sensación del dolor físico.

Estas regiones, sin embargo, raramente han aparecido activas en estudios de neuroimagen sobre las emociones en general, lo que resulta coherente con la idea de que la experiencia de rechazo social, o de pérdida social, podría ser una experiencia emocional distinta, posiblemente la única relacionada con el dolor físico, afirma el investigador.

Los científicos esperan que este hallazgo ayude a comprender porqué las personas que viven una pérdida social importante tienden a presentar diversos síntomas de dolor y trastornos físicos.

Asimismo, estos resultados ayudarían a comprender mejor los obtenidos por un estudio previo de la Stanford University School of Medicine, de Estados Unidos, que demostraron que los sentimientos de amor apasionado pueden aliviar el dolor físico, con la misma eficacia que los calmantes.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ciencia y salud en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?

Artículo anteriorRegala recuerdos con Tom Tom
Artículo siguienteDiscriminación laboral: Un problema demasiado habitual