Sebastián Cebrián: Mejor Ejecutivo de Asociaciones

426

Korazza Ejecutivos ha elegido a Sebastián Cebrián, director general de Dircom, el Mejor Ejecutivo de Asociaciones del año, en el IV Congreso que se está celebrando en Sevilla.

En su intervención, Cebrián ha afirmado que este premio es el resultado del trabajo en equipo, de una Junta Directiva -presidida por José Manuel Velasco– muy implicada y de la participación de los socios de Dircom.

El director general ha destacado algunos hitos de la Asociación en tres años: se ha aumentado el número de socios de 500 a 800, se han creado 5 nuevas delegaciones territoriales, se han incrementado en un 50% los ingresos y se ha pasado de organizar 25 a 100 actividades al año.

"Pensemos qué podemos hacer desde la gestión de una asociación. Huyamos de la complacencia y de la comodidad de estructuras burocráticas, poco exigentes e ineficientes, y gestionemos en clave empresarial y de acuerdo a objetivos y planificación estratégica en el medio y largo plazo."
Ha reconocido que a veces se tienen pocos medios, se cuenta con escasa participación o se adoptan políticas erráticas, pero es preciso hacer autocrítica. "Pensemos qué podemos hacer desde la gestión de una asociación. Huyamos de la complacencia y de la comodidad de estructuras burocráticas, poco exigentes e ineficientes, y gestionemos en clave empresarial y de acuerdo a objetivos y planificación estratégica en el medio y largo plazo. Las asociaciones empresariales y profesionales pueden cambiar el mundo y sus gerentes deben liderar y ser referentes en dicho cambio, desde la defensa de los intereses lícitos de los colectivos a los que representan".

Para Cebrián es necesario trabajar en la profesionalización de la gestión de las asociaciones, cuya imagen no siempre está asociada a la eficiencia, según el último estudio de Korazza.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ecología y medio ambiente en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?

Artículo anteriorEncuentro Mujeres Líderes Iberoamericanas
Artículo siguienteCarmen Alborch: Paridad en la vida de la cultura