Sanna Marin, primera ministra de Finlandia, la más joven del mundo

El nuevo Ejecutivo que lidera Marin tiene una notable mayoría de mujeres, un total de doce de diecinueve

627

La socialdemócrata Sanna Marin, de 34 años, que lidera una coalición de centro-izquierda compuesta por cinco partidos, es ya la primera ministra de Finlandia.

La edad de Sanna Marin, la convierte en la persona más joven en ocupar una Jefatura de Gobierno hoy en el mundo.

El nuevo gabinete está formado por las mismas fuerzas del Gobierno anterior (el Partido Socialdemócrata, SDP, el liberal Partido de Centro, los Verdes, la Alianza de Izquierdas y el minoritario Partido Popular Sueco, SFP), aunque con varios cambios en la lista de ministros.

Mayoría de mujeres

El nuevo Ejecutivo que lidera Marin tiene una notable mayoría de mujeres, un total de doce de diecinueve – 63 %-. Por otro lado, también es inédito en la historia de Finlandia que los cinco partidos de la coalición estén liderados por mujeres.

El programa de gobierno anunciado tiene un importante carácter progresista y social con medidas como el aumento de la recaudación fiscal, un mayor gasto público en sanidad, educación, pensiones y prestaciones sociales, con el fin de fortalecer un Estado de bienestar que precisa renovarse.

El gabinete de Marin mantendrá el mismo reparto de carteras y el mismo programa acordado tras las elecciones del pasado abril, algo que ha hecho posible que el país tenga un Gobierno tan sólo una semana después de la dimisión del anterior primer ministro.

En retirada

El antiguo líder sindical Antti Rinne, tuvo que renunciar el pasado martes tras perder la confianza de sus socios liberales. Los conservadores, la ultraderecha y los democristianos lo acusaron a Rinne de haber mentido en sede parlamentaria sobre su gestión durante un conflicto laboral entre los sindicatos y la empresa estatal de correos. Esto le valió una amenaza de sus socios políticos, que, de no dimitir, respaldar una moción de censura de la oposición.

El nuevo gobierno, llega no solo cargado de juventud, sino también de grandes expectativas de cambios.