¿Sabes quién eres?

443

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Quizá quien me lea sí lo sabe, pero más de una llega a los cuarenta sin tener ni idea. En esta cuestión hay de todo. ¡Como en botica!

¡DESCONECTADAS Y AGOTADAS!
Andar por la vida desconectada de lo que una es deja exhausta  a la más pintada. Entre otras cosas, porque ésa,  “la más pintada”,  necesita el doble de energía que cualquier otro mortal que sí esté conectado.  Es como subir una cuesta con un mochilón de 50 kilos. Tu vas muy lenta mientras que ves que al lado te pasa otra persona a paso ligero y desahogada,  simplemente porque no lleva nada a las espaldas.  ¡Desanima mucho, caramba!.   ¿Me van a decir que no?.   Cuando llega a la cima quien va ligera, tiene el cansancio propio de la caminata. Pero cuando llega a la cima quien va con carga, si llega, no le quedan fuerzas ni para respirar.  O lo que es lo mismo, llegar a mayor con lío semejante , te impide madurar y envejecer a gusto.

¿TE SIENTES BIEN?
Nacemos puros. Vale. Ya sabemos que pesa la condición genética. Pero somos una hoja en blanco. Según avanzamos, la hoja se llena de renglones. Y cada año, aparece escrita una hoja más. Así, hasta que tenemos tantas hojas completas como años de vida. 

Nacemos puros. Vale. Ya sabemos que pesa la condición genética. Pero somos una hoja en blanco. Según avanzamos, la hoja se llena de renglones. Y cada año, aparece escrita una hoja más. Si el contenido de ese cuaderno imaginario que somos  no alimenta aquello que nos hace sentirnos en plenitud, poco a poco, nos iremos alejando de quien somos realmente y eso nos llevará a la autodestrucción en formato: depresión, comportamientos adictivos, hábitos poco saludables, y un largo catálogo de despropósitos para con uno mismo que, desgraciadamente, podrían llenar más líneas. ¿Sentirnos en plenitud? Si. Ahí está la clave del quién somos.

¡CONECTARSE!
La raza humana da para mucho. Variantes no nos faltan. Ya lo he dicho otras veces. Contra todos aquellos que apuestan por las malas artes y lo negativo afirmo que en lo esencial estamos hechos para ser felices y buenos y que cuando conectamos con ese tipo de energía es como darle a un interruptor en una habitación oscura. ¡Por fin sabes lo que hay dentro!. A partir de ahí, ya te puedes organizar para ser tu mismo de verdad. Le guste o no al resto del planeta. Y cuando la plenitud forma parte de una  vida, el ser humano resultante es tan maravilloso que no hay mortal que se le resista.

Sabemos que estamos al completo porque estamos en paz. Dentro no nos bulle nada. La mente está tranquila y hagas lo que hagas y vayas donde vayas sientes calma y no te cuestionas ni el sitio donde estás ni lo que haces. ¡Estás conectada con quien tu eres!.

¿HACER O SER?
Hay personas que están constantemente haciendo cosas. No paran. Siempre están con algo entre manos. Si eso forma parte de su ser y son felices, nada que decir. La cuestión es más delicada si lo que están haciendo es agotarse para no pensar. Que de eso también hay. Cuando eso sucede, mejor echar el ancla y frenar en seco.

Lo que somos es irrenunciable y cuando vivimos queriendo ignorarlo la mochila de la que hablaba al principio se carga innecesariamente hasta que ya no podemos más.  Mostrarte como eres realmente y ser tu misma es un básico que siempre debes llevar puesto. Así que, si eres de estas últimas, no pierdas el tiempo con rodeos y empieza ya a sacar lo que llevas dentro.   

 

Otros artículos de esta columnista…

 

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?