Rocío Santillana premiada

413

La guionista y directora hispano-peruana Rocío Santillana recibió en Buenos Aires el Primer Premio Adolfo Bioy Casares de Cuento. “Crónica agnóstica de la Candelaria” narra el viaje de una escritora agnóstica y feminista y su ferviente y creyente madre a la fiesta religiosa más importante de Puno (Perú).

“No creo en dioses, diablos ni ángeles, ni en madres condenadas a ser vírgenes para ganarse la devoción de nadie. Por no creer, no creo en mi propia madre, ni en su devoción por la Virgen de la Candelaria”. Así comienza “Crónica agnóstica de la Candelaria”, relato ganador del IV Concurso Adolfo Bioy Casares 2010 cuyo acto de entrega se celebró en el Salón Rojo Municipal de Las Flores el pasado 30 de octubre.

“Es un reconocimiento a mi faceta literaria que estimula mi trabajo creativo global” En tono de humor y realismo mágico, la historia narra el viaje de una escritora agnóstica y feminista y su ferviente y creyente madre a la fiesta religiosa más importante de Puno (Perú). Más allá de creencias, el relato es un canto al vínculo emotivo entre madres e hijas y al regocijo de la danza y el color.

De nacionalidad española y nacida en Lima, Rocío Santillana muestra su satisfacción ante el premio. “Es un reconocimiento a mi faceta literaria que estimula mi trabajo creativo global”, reconoce la autora y directora, cuyo cortometraje “Erocéntrica” (La Habana 2009) fue proyectado el jueves 11 de noviembre en la VIII Muestra de Cine La Mujer en Escena de Málaga. Este videopoema basado en su libro “Erocéntrica Poesía Inconsecuente” presentado en La Habana, Lima y Madrid, supuso su bautizo como poeta y videoartista.

“Yo no creo en premios, ni tampoco en milagros…” declara en su cuento agnóstico de autoficción que hoy dedica a su madre y agradece a la Candelaria. El premio ya lo tiene. El milagro de su próximo proyecto que aunará literatura y audiovisual está aún por realizarse. “Trabajo, constancia y un poquito de fe” es la clave de Rocío Santillana para perseguir ése y otros “milagros”

El cuento galardonado y la obra audiovisual de Rocío Santillana se pueden consultar en su Blog Inconsecuencias

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Libros y letras en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

Artículo anteriorGertrudis Alarcón, GAT INTELLIGENCE
Artículo siguienteHoy hubiera preferido no encontrarme a mí misma