¿Revolución del marketing o revolución tecnológica?

156

El almuerzo de trabajo sobre el caso iPhone ha tenido lugar en el marco de la jornada Mobile 2.0 y ha contado con Xavier Busquets, director del Departamento de Dirección de Sistemas de Información de ESADE, y Carles Torrecilla, profesor titular del Departamento de Dirección de Marketing de ESADE.

Por una parte, el profesor Busquets ha destacado el nuevo paradigma en el modelo de negocio que supone la alianza entre un fabricante de terminales y una red de operadores que se unen para entrar en el mercado por primera vez en el mundo. Este modelo puede abrir las puertas a muchas otras alianzas estratégicas a partir de este modelo.

Además, ha destacado el papel del usuario, que es el que define el contenido del terminal, quien tiene cada vez más control de lo que sucede en la red y demanda aplicaciones relacionadas con ello. Y es que “antes sólo se hablaba por teléfono, mientras que ahora hemos ampliado los usos mediante vídeos, fotos o juegos”. En esta línea, no hay que olvidar que los datos que se utilizan en Internet no sólo pueden descargarse, sino que es también el propio usuario quien carga datos en la red. “Hay una necesidad mutua y ello se ve reflejado en el nuevo iPhone.”

Carles Torrecilla ha explicado la revolución que ha supuesto el lanzamiento de iPhone por parte de Apple, siendo una revolución de marketing más que tecnológica. Y es que, anteriormente, los productos de Apple estaban dirigidos a gente con alto poder adquisitivo, arquitectos o diseñadores únicamente.

Ahora, han querido llegar a un público más amplio, estableciendo la simplicidad y modernidad en todos los diseños de sus productos. En cuanto a la unión de Telefónica y Apple, según Torrecilla “la compañía ha establecido una estrategia de penetración en el mercado, fijando un precio asequible del terminal, pero sin olvidar el gasto en el consumo de datos que puedan generarse”. Además, no hay que olvidar que el “iPhone no es una revolución tecnológica, sino que es un producto cosmopolita, es modernidad. Ni tan siquiera es lujo, es diseño y simplicidad”.

En cuanto a la descarga de datos por Internet, se espera que con el iPhone puedan descargarse muchas más aplicaciones que las realizadas hasta la fecha. Por ejemplo, “se podrán descargar cortos y aquellas aplicaciones breves que con un sólo clic pueden descargarse, debido al sencillo sistema operativo que posee el terminal. Con iPhone, la descarga de datos será agradable”.

Según el profesor, el perfil de consumidor que adquirirá dicho terminal en España “no es de clase alta, porque tampoco es un producto aspiracional, ya que llegará a ser un producto masivo; es para gente cosmopolita de clase media que quiere tecnología y la quiere fácil, a la vez que tiene diseño y modernidad”.

El debate sobre el caso iPhone coincide con el evento Mobile 2.0, jornada de innovación y start-ups a nivel mundial que por primera vez se celebrara en Europa. Los expertos más innovadores en el campo de Internet y telefonía móvil se dan cita en el Espacio ESADEFORUM, en el que se están tratando aspectos como redes sociales a través del móvil, nuevos productos en el mercado, futuras estrategias de negocio y líneas de I+D en las que trabajan las grandes compañías actuales.

Artículo anteriorCrece el protagonismo femenino
Artículo siguienteLas mujeres lideran 180 de las 471 nuevas empresas creadas en 2008