Reconciliación

306

Este ensayo póstumo de Benazir Bhutto trae en sus páginas una vida plena de tesón y fe en sus ideas. Reconciliación, Islam, Democracia y Occidente, es una edición de Belacqua que abarca la lucha por la democracia en 400 páginas narradas con sencillez en las que la ex primera ministra de Pakistán recuerda la ejecución de su padre por la dictadura militar, la cárcel como presa política y el asesinato de sus hermanos, hechos que marcaron una vida en la que la tragedia se mezcló con el triunfo.

Evoca también Bhutto algunos momentos gratos como cuando, al frente del Partido Popular de Pakistán (PPP), ganó las elecciones en dos ocasiones y, aunque tuvo que exiliarse, la admiración de su pueblo y sus convicciones, abrieron un camino de esperanza contra el extremismo islámico. ‘Para los musulmanes como yo, que creemos en la democracia, el Islam es consenso y participación popular. El Islam y la democracia son compatibles’, escribía esta hija del destino, primera mujer que se convirtió en jefa de gobierno de un país islámico, Pakistán, donde murió en un atentado el pasado 27 de diciembre, cuando acudía a un mitin electoral.

Publicada originalmente en 1988 bajo el título de ‘Hija de Oriente’, la presente edición incluye nuevo material escrito por la propia Bhutto poco antes de morir, y un epílogo de uno de sus más estrechos colaboradores, Asif Ali Zardari, que la llama ‘la peor pesadilla de los fanáticos’.

El volumen se cierra con el compromiso de éste y otros familiares de ‘convertir el mensaje de esta biografía en su herencia y en el futuro de un Pakistán democrático’.

Nacida en 1921 en Karachi, hija del primer ministro de Pakistán y fundador del PPP, Bhutto estudió Ciencias Políticas en Harvard y en Oxford. Cuando en 1977 su padre fue derrocado y ejecutado por el general Mohamed Zia ul-Haq, ella fue encarcelada junto a su madre. Convertida en líder del PPP, fue primera ministra de Pakistán entre 1988 y 1990 y entre 1993 y 1996.

En octubre de 2007 volvió a su país, después de ocho años de exilio, para presentarse a las elecciones, pero murió víctima de un atentado terrorista antes de los comicios que iban a celebrarse en enero de 2008, en los que, según los sondeos, iba a resultar vencedora.

Artículo anteriorCooperación con LATAM
Artículo siguienteMariposas en el estómago