¿Quieres salvar tu empresa?

103

El secreto que diferencia a las empresas que superan las crisis con éxito reside en tres grandes elementos: la actitud de sus líderes, emplear las mejores prácticas de gestión, y el uso de metodologías apropiadas para transformar la empresa. Es ahora cuando un líder debe dar la talla y manifestar las actitudes adecuadas para salvar su empresa y, a ser posible, el puesto de todos sus empleados. Éste es el principal hilo argumental de Eduardo Navarro, socio director de IMPROVEN, en su libro ¿Quieres salvar tu empresa?, publicado por Planeta (Gestión 2000, octubre 2009) y disponible desde hoy en las librerías.

La obra, manual esencial de consulta para directivos y empresarios, recoge cómo el líder debe analizar la situación fríamente y aceptar la realidad cuanto antes. A partir de ahí tendrá que tomar decisiones firmes y coherentes para transmitir serenidad y coherencia a su equipo. Son actitudes aparentemente sencillas, sin embargo sólo un 9% de los líderes desarrollan correctamente gran parte de estas características.

Los empresarios de nuestro país tardan una media de once meses en ser plenamente conscientes de que se encuentran inmersos en una situación de crisis, y nada menos que 17 meses más en empezar a actuar para conseguir superar el bache. Sin duda, éste es uno de los motivos de que tantas compañías cierren sus puertas en momentos difíciles, cuando una reacción a tiempo y ciertos cambios en la estructura y la gestión de la empresa habrían conseguido su subsistencia.

Los empresarios de nuestro país tardan una media de once meses en ser plenamente conscientes de que se encuentran inmersos en una situación de crisis.Pero además del comportamiento del líder, es importante acometer ciertos cambios estratégicos y operativos para adaptar la empresa a la nueva situación. Esta transformación se debe llevar a cabo con una guía adecuada, ya que es habitual que sólo se trabaje sobre aquellas áreas de las que se tiene mayor conocimiento o en las que se siente uno más cómodo.

Esta guía, que Eduardo Navarro desarrolla ampliamente en su libro, consta de diez puntos fundamentales para llevar a cabo en el corto, medio y largo plazo.

El primer paso debe ser redefinir la estrategia en función del nuevo entorno. En tiempos de bonanza no era necesario pensar alternativas creativas, sino que las estrategias continuistas eran suficientes. Había un exceso de demanda y cualquier negocio o producto era un éxito pese a que no aportase ningún valor diferencial al mercado. En momentos difíciles, la mejora operativa no es suficiente y la estrategia es la única manera de definir un camino claro para detectar nuevos mercados, competidores y sectores.

Una vez definida la nueva estrategia, habrá que trabajar en varias áreas, en el área financiera y control: la gestión de la caja, la rentabilidad y la morosidad, la refinanciación de la deuda y la optimización del circulante. A nivel de marketing, se deberán focalizar los esfuerzos en mantener aquellos clientes y productos que sean realmente rentables. Operativamente, la empresa deberá producir únicamente lo que pueda vender focalizando en el core business y exprimiendo los recursos.

Además, también aparecen oportunidades en la relación con los proveedores. En tiempos de bonanza, solían tener excesos de ventas y, por lo tanto, eran poco sensibles a las negociaciones. Sin embargo, en momentos turbulentos como el que vivimos se genera una gran oportunidad de mejora en la gestión de compras y en la cadena de suministro.

Es muy probable que la empresa deba rediseñar su organización haciendo cambios en la plantilla y creando nuevos equipos directivos.

Por último y por duro que resulte, es muy probable que la empresa deba rediseñar su organización haciendo cambios en la plantilla y creando nuevos equipos directivos. La adecuada gestión del talento y la identificación de las personas clave, que deben sentirse reconocidas y apoyadas, será fundamental para superar la situación y salir fortalecidos.

Una vez se han definido la actitud que debe tener el líder y la nueva estrategia, ha llegado el momento de realizar la transformación de la empresa. Eduardo Navarro en su libro ¿Quieres salvar tu empresa? propone una metodología basada en dos fases: el denominado Plan de choque, con una duración de hasta seis meses, y el Plan de reinvención, de hasta un año.

Siguiendo los pasos propuestos, está casi garantizada la subsistencia de la empresa, pero ¡cuidado¡, debemos estar alerta para poder identificar nuevas oportunidades una vez que los tiempos de crisis hayan pasado.

Páginas: 304
Colección: Management
Editorial:
Gestión 2000

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Turismo y buena vida en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?