¿Qué frena el avance de las mujeres en el mercado laboral?

720

¿Qué es lo que limita la inclusión de la mujer en los altos niveles de las grandes empresas peruanas?  Un estudio reciente señala que quienes llegan a estos puestos lamentan no haber pasado suficiente tiempo con sus familias, especialmente sus hijos.   Considerando que las exigencias para la mujer en una pareja cuando se decide tener hijos todavía es considerablemente mayor que para el hombre, esta estadística podría jugar en contra de las mujeres a la hora de competir en el mundo laboral.

Por años se ha venido avanzando en hacer frente a los obstáculos que impiden a las mujeres profesionales avanzar en su carrera. ¿Qué puede estar cambiando en el mercado laboral a su favor y cómo podemos acelerarlo?

Recientemente Ipsos Perú ha publicado los resultados de un sondeo de los profesionales exitosos en el Perú.  Si bien en algunos medios se ha cubierto parte del material recogido por este estudio, hay un componente en especial que no ha llamado mucho la atención, pero que debería ser motivo de mayor cobertura. Me refiero a lo que concierne a la inclusión de la mujer en los altos niveles de las grandes empresas.

Si bien aún falta mucho por avanzar, resulta interesante que las leyes de oferta y demanda sean las que apliquen la presión necesaria para que los tomadores de decisiones dentro de las empresas tengan la iniciativa de hacer lo correcto. Ya el año pasado, cuando en la Encuesta de poder 2012 sorprendió la presencia de la primera dama en un empate técnico en el primer puesto, se hicieron una serie de consultas al respecto.  En ese proceso, se hizo una mesa redonda con cuatro mujeres de distintas esferas, que contaron acerca de distintos aspectos que frenan el desarrollo de las mujeres en Perú.

En esa ocasión uno de los puntos que más preocupaba eran las condiciones que necesitan las mujeres dentro de una empresa grande para poder estar en capacidad de competir en igualdad de condiciones con los hombres.  En ese sentido, en el estudio de Ipsos se muestra que el 47% de los profesionales consultados (hombres y mujeres) sienten que no tuvieron tiempo para jugar con sus hijos para poder llegar a donde se encuentran ahora.  El 36% expresó que con mayor frecuencia llegan a su casa cuando sus hijos ya están dormidos. Considerando que las exigencias para la mujer en una pareja cuando se decide tener hijos es considerablemente mayor que para el hombre, esta estadística podría jugar en contra de las mujeres en general.

Es más, en un artículo anterior de Perú Económico ya se había comentado que las mujeres que están sobresaliendo en la esfera empresarial en el Peru tienden a ser individuos excepcionales que hacen una serie de sacrificios.  Y que no es justo que se le pida a todas las mujeres profesionales que hagan esos sacrificios.

Resulta curioso, pues, que en el contexto actual, las ejecutivas de alto nivel se puedan dar el lujo de exigir estas condiciones.  Como lo explica Inés Temple en una entrevista, la crisis de talentos ha llevado a que muchas de las empresas en cuestión implementen algunas de estas políticas por temor a perder su personal valioso.  Si bien aún falta mucho por avanzar, resulta interesante que las leyes de oferta y demanda sean las que apliquen la presión necesaria para que los tomadores de decisiones dentro de las empresas tengan la iniciativa de hacer lo correcto.  Esperemos entonces que este empuje continúe en el largo plazo.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

 

Artículo anteriorIV Encuentro Euro-Mediterráneo de Mujeres Líderes
Artículo siguienteLos viernes se tiñen de humor negro con ‘De Par en Par’