Primero el trabajo, después la maternidad

156

Según dos estudios, realizados por el Centro de Medicina Reproductiva de Leeds y por el Centro de Medicina Reproductiva UZ Brussel de Bruselas, las mujeres trabajadoras anteponen su carrera profesional a la maternidad, mientras que las mujeres más mayores siguen esperando al hombre ideal.

El primer estudio, que ha sido presentado en la 26ª Conferencia Anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, ha demostrado la importancia de educar a las jóvenes sobre sus relojes biológicos de manera que puedan tomar decisiones informadas sobre su reproducción futura.

"Las razones profesionales fueron las más citadas para retrasar la creación de una familia en el grupo de las estudiantes de medicina, seguidas de la estabilidad financiera y el matrimonio o una relación estable"

La doctora Srilatha Gorthi, investigadora del Centro de Medicina Reproductiva de Leeds entrevistó a 98 estudiantes de medicina y a 97 estudiantes de educación y deporte de la misma Universidad. A ambos grupos se les facilitó información sobre la congelación de ovocitos, incluido el hecho de que deberían financiar ellas mismas todo el proceso.

Mientras que el 85,7 por ciento de las mujeres del grupo de las estudiantes de medicina afirmaron que estarían dispuestas a aplazar la formación de una familia, sólo un 49,5 por ciento del otro grupo dijo que lo consideraría. Ocho de cada diez mujeres del grupo de médicos dijeron que se someterían a la extracción y congelación de ovocitos, frente a sólo la mitad (cuatro de cada diez) del grupo de educación y deporte.

"Las razones profesionales fueron las más citadas para retrasar la creación de una familia en el grupo de las estudiantes de medicina, seguidas de la estabilidad financiera y el matrimonio o una relación estable" según Gorthi. Sin embargo, en el otro grupo la estabilidad financiera fue la primera razón, seguida de una relación estable, y los motivos profesionales, en último lugar.

El promedio de edad era de 21 años, con edades que iban de los 18 a los 30 años en ambos grupos. El 63,3 por ciento de las estudiantes de Medicina no tenía una relación en ese momento, frente a un 25,8 por ciento del otro grupo, lo cual probablemente refleje el nivel de compromiso y de tiempo necesario para cursar sus estudios respectivos.

Casi el 50% lo donará a la investigación
En un segundo estudio, la doctora Julie Nekkebroeck, psicóloga del Centro de Medicina Reproductiva UZ Brussel de Bruselas (Bélgica), ha descubierto, por su parte, que un grupo de mujeres con un alto nivel educativo y seguridad financiera, con un promedio de edad justo por encima de los 38 años, había solicitado congelar sus ovocitos porque todavía no había encontrado a la pareja adecuada con la cual tener hijos.

Las mujeres se informaron de la posibilidad de congelar ovocitos a través de Internet; antes de eso, un 46,7 por ciento se había planteado ser madre soltera recurriendo al esperma de un donante, y un 26,7 por ciento de ellas había considerado la adopción o quedarse sin hijos.Nekkebroeck y sus colegas entrevistaron a las 15 candidatas a la congelación de ovocitos para averiguar los motivos por los cuales deseaban someterse al procedimiento. De este modo, descubrieron que todas habían tenido pareja anteriormente, y una de ellas tenía una relación en ese momento, "pero no habían cumplido su deseo de tener hijos porque pensaban que no habían encontrado al hombre adecuado", explica.

Las mujeres se informaron de la posibilidad de congelar ovocitos a través de Internet; antes de eso, un 46,7 por ciento se había planteado ser madre soltera recurriendo al esperma de un donante, y un 26,7 por ciento de ellas había considerado la adopción o quedarse sin hijos.

La congelación es una "liberación" en la mitad de los casos
Los motivos principales para optar por la congelación de ovocitos eran librarse de la presión de buscar a la pareja adecuada (53,3%) y dar más tiempo a que se consolidara una futura relación antes de sacar a relucir el deseo de tener un hijo (26,7%), mientras que en un 33,3 por ciento de los casos se trataba de un seguro contra la infertilidad futura.

Asimismo, la edad media a la que las mujeres pensaban que utilizarían sus ovocitos congelados era de 43,4 años, una edad a la cual la mayor parte de las mujeres tienen una dificultad considerable en lograr una concepción espontánea. "Pero, de encontrar una pareja adecuada, la mayoría de ellas preferiría intentar quedarse embarazada espontáneamente, en vez de llevar a cabo una FIV con material fresco o, en última instancia, utilizar sus ovocitos congelados" explica Nekkebroeck.

Así, en el caso de que las mujeres no necesiten ovocitos, un 46,7 por ciento dijo que los donaría para la investigación científica, un 13,3 por ciento los donaría a otra mujer, y un 26,7 por ciento de ellas no estaban seguras de lo que querrían hacer con ellos.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Mujer y Salud/Maternidad en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorHerramientas 2.0 en la empresa: I
Artículo siguienteDescansa, disfruta, haz aquello que te haga bien!