Premio Ambiental Goldman

124

La Emprendedora Social Yuyun Ismawati ha sido galardonada con el prestigioso Premio Ambiental Goldman por su innovador trabajo con las comunidades para el manejo de los residuos sólidos. Con su modelo, Yuyun ha logrado beneficiar tanto a las comunidades locales, como a los negocios y el sector turístico. El premio ambiental más reconocido, cumple ya 20 años y otorga anualmente 150 mil dólares a un destacado líder ambiental en cada uno de los seis continentes.

Durante los últimos tres años, los premios Goldman han recaído en Emprendedores Sociales de Ashoka, reconociendo cómo las fuerzas del emprendimiento y la innovación están transformando profundamente la manera en que nos relacionamos con el medio ambiente.

Yuyun Ismawati, Indonesia- Bali Fokus: Premio Ambiental Goldman 2009
A medida que los problemas de residuos sólidos crecen en el archipiélago indonesio, Yuyun ha desarrollado un modelo viable y perfectamente replicable. El modelo está basado en la propia comunidad y frena la degradación ambiental derivada de malas prácticas.

Ignace Schops, Bélgica- – IUCN: Premio Ambiental Goldman 2008
Tras mucho trabajo de sensibilización, Ignace lideró la creación del primer y único parque nacional en Bélgica. Al congregar a la industria privada, los gobiernos nacionales y europeos, comunidades locales y organizaciones del sector civil, Ignace consiguió más de 90 millones de dólares para el proyecto y ha creado un nuevo modelo de conservación del territorio en Europa.

Orri Vigfusson, Islandia- The North Atlantic Salmon Fund: Premio Ambiental Goldman 2007
Durante los últimos quince años, Orri Vifusson ha orquestado el esfuerzo internacional para conservar y recuperar la especie salvaje de salmón atlántico. Orri lanzó una innovadora iniciativa para comprar los derechos comerciales pesca a los pescadores cuyas excesivas capturas estaban causando el declive de la especie. A través de este trabajo, Vigfusson ha conseguido evitar la desaparición de la especie.

Para más información: Ashoka.org

Artículo anteriorDe poeta a poeta: Arturo Carrera
Artículo siguienteLos ladrones del tiempo