¿Por qué se fue Belén Romana?

364

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE No parecía muy atractivo presidir una entidad cuyo sobrenombre era ´El banco malo´. Poco después de dos años de gestión, dicen que Romana dimite por cansancio y razones personales, lo usual en estos casos. La pregunta sería ¿por qué se cansó Belén Romana?

¿Por poner en marcha una nueva empresa de las que había pocas pistas de cómo debía funcionar? ¿Por los enfrentamientos con las autoridades supervisoras? ¿Porque le quedó grande la misión?

Dicen los medios que la directiva habría actuado "sorpresivamente" y que convocó al consejo de administración en sesión extraordinaria cuando debían reunirse un día después. Dicen los medios que la directiva habría actuado "sorpresivamente" y que convocó al consejo de administración en sesión extraordinaria cuando debían reunirse un día después.

Belén Romana, funcionaria no política, llegó a la presidencia del Sareb de la mano de Luis de Guindos y enfrentando fuerte críticas de quienes le adjudicaban escasa experiencia en el sector. Antes, había sido directora del Tesoro cuando Rodrigo Rato era ministro de Economía y de Guindos secretario de Estado.

Ahora, llega la formalidad de los elogios en formato de comunicado: “Sin su entrega, visión y liderazgo habría sido difícilmente imaginable la transformación de unos simples párrafos en el BOE en la realidad empresarial robusta en que se ha convertido hoy Sareb".

El balance

Sareb nació del pacto entre la Unión Europea y el Gobierno español para el rescate bancario español siguiendo el modelo del Napa irlandés, pero exigiendo que hubiera ingresos desde el primer momento. Gran parte de las dificultades de la gestión de Romana, se explican por la escasa colaboración de los bancos cedentes que en un principio debían asumir la responsabilidad de comercializar y vender los activos y la ausencia de pautas que pusieran en claro la labor por hacer y los procedimientos

A pesar de que el segundo año las ventas fueron más activas, las disidencias determinaron la salida del director general. Hoy pareciera estar más claro que  el Sareb es una tenedora de activos inmobiliarios -inmuebles, créditos y participaciones empresariales- y que debe controlar y convertir esos activos en dinero.

El organismo que debe disolverse en 12 años, tiene por delante elaborar un nuevo plan estratégico para los 9.000 millones de euros de ingresos, las pérdidas en los dos ejercicios y resolver las discrepancias con el Banco de España que pretende que los activos se tasen cada tres años, algo que Sareb cree que cambiaría las reglas del juego.

Los números oficiales dados a conocer indican que bajo su mandato, la Sareb ha pasado de ser un proyecto para el saneamiento del sector bancario a ser una empresa que ha generado ingresos por unos 9.000 millones de euros, ha vendido casi 24.000 inmuebles y amortizado el 11% de la deuda original por lo cual le ha ahorrado 7.400 millones de euros a los contribuyentes.

Todavía nada se sabe sobre su futuro.

 También te pueden interesar…

 

 ¿Ya has visitado Directivas y Empresarias en nuestra ZONA MUJERES?