¿Por qué me gusta Barthes?

147

Esta pequeña joya literaria surge de la amistad literaria forjada entre Alain Robbe-Grillet y Roland Barthes. La obra de Robbe-Grillet es como el eco diferido de lo que Barthes le dedicó en 1964 en sus Ensayos críticos. Ahora, la colección de textos escogidos El Arco de Ulises recoge la correspondencia que intercambiaron y las transcripciones de las conversaciones que mantuvieron.

“Roland Barthes no se quería. O quizá se quería demasiado, con un amor en exceso exigente y siempre defraudado. Ya he contado, aunque ya no recuerdo, lo que un día me dijo sobre eso. Muchas veces me he preguntado si eso no encerraba una opinión poco favorable sobre mí, si no expresaba en cualquier caso una reserva, y tal vez por eso nunca llegamos a ser verdaderamente íntimos, pese a la amistad que nos unía.”

La amistad literaria entre Robbe-Grillet y Roland Barthes se prolongó durante veinticinco años. Son innumerables las muestras de su profunda y mutua estima intelectual: su correspondencia privada, sus textos publicados como las conversaciones que mantuvieron, sobre todo en el famoso diálogo que da título a esta obra… Aunque Robbe-Grillet afirmaba que tenía muy pocos amigos, en la lista nunca faltaba al lado de Jérôme Lindon, el nombre de Roland Barthes.

Estos textos de Robbe-Grillet son como el eco diferido de los que Roland Barthes le dedicó en 1964 en sus Ensayos críticos.

Editorial: Paidós
Colección: Colección El Arco de Ulises
Páginas: 128

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Libros de Empresa en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

Artículo anteriorCádiz, sede del Foro Europeo de Mujeres Beijing+15
Artículo siguienteFlorentina Maestro, Denodo